27
Nov
13

Obelisco 1983 …

A 25 años del Acto en el Obelisco
 
  escribe: Víctor BAGNUOLI / director del blog e integrante de la comunidad universitaria.

Esa tarde, concurrimos junto a mi compañera de toda la vida y mi pequeño hijo de 4 años. Como veinteañeros, no teníamos dudas, si temor, pero no vacilamos como no vaciló el pueblo. Teníamos dudas por que era la máxima prueba que nos porponíamos para abatir al fascismo que azolaba la Patria. No podía fallar pero la ciudadanía, era ferózmente reprimida y naturalmente, todos teníamos miedo.

Militaba en la clandestinidad para reconstruir el diesmado, perseguido y encarcelado SUANP/CNT en aquél entonces, en filas del PCU/Frente Amplio y en toda actividad militante que se organizaba para definitivamente hacer caer al fascismo. Y para ese acto precisamente, fui parte activa desde la organización sindical.

Hoy, emociones que resurgen y me traen recuerdos emotivos, miro a mi alrrededor y veo como cayó o cambió, la participación ciudadana de izquierda política y sindical; los nuevos tiempos, las comunicaciones virtuales y los nuevos códigos (ni mejores nui peores, distintos) han hecho su trabajo. Pero sembramos !SEMBRAMOS! conciencia de la que hoy, las nuevas generaciones, tendrán que saber retrasmitir a sus relevos. Otros tiempos pero el mismo compromiso: generar  condiciones de conciencia social y política, para mejorar la calidad de vida, del trabajo, el salario, la salud, la educación, la vivienda, etc. etc EN SUMA: hacer avanzar la sociedad hacia una instancia popular y democrática con ella y con su consentimiento y NO !! por decreto iluminista, el mismo siempre alejado de la vida real.

 

El trabajo de resistencia a la dictadura fue permanente y comenzó al otro día de instaurada la misma. Si bien la represión fue siempre dura y el control sobre vida y costumbres de los ciudadanos fue estricta, el ansia de libertad fue permanente y la resistencia se expresó de mil formas. No se permitían las reuniones públicas y hasta para las reuniones familiares había que pedir permiso, es decir no respetan los derechos de asociación consagrados en la constitución de la república. Sin embargo la gente se daba mil formas ingeniosas de contactarse y de intercambiar información: las recepciones diplomáticas en las fechas nacionales de los distintos países eran aprovechadas a esos fines por periodistas y dirigentes políticos y sindicales; los obreros organizaban asados, los estudiantes usaban las pausas de descanso de sus clases y hasta los velorios eran un buena excusa para encontrarse.

 

 Sin embargo en 1983 algunos hechos facilitaron el uso de espacios para avanzar en una mejor resistencia. En mayo comienza el diálogo entre los militares y los partidos políticos autorizados o sea los que se mantenían proscriptos (Nacional, Colorado y Unión Cívica) y éstos condicionaron que se realizara en un lugar “neutral”, optándose por el Parque Hotel”.
 
Dentro de las búsquedas ingeniosas de incidencia, toda la resistencia desde lo cultural, desde lo escrito, las canciones, las obras teatrales, la iglesia barrial (no la señorial iglesia de la plaza Matriz) y sus comprometidos párrocos y ni que hablar de las presentaciones de los conjuntos de carnaval, servían y acumulaban a favor nuestro.
Los trabajadores y la incipiente organización en el PIT (hoy PIT-CNT) jugó un rol insustituible en el Acto del 1 de mayo y en acciones posteriores , desde las organizaciones sociales se cumple un papel relevante de acumulación y concientización con las jornadas de ayuno , de oración, de caceroleos. Se reclamaba crecientemente la reinstitucionalización democrática y el respeto de los Derechos Humanos. Reclamos que se hacían oír fuertemente desde el exterior del país , los jóvenes de todas las ramas de la enseñanza que venían reuniéndose en ASCEEP (hoy FEUU) salieron a la calle el 25 de setiembre marchando y llenando el Estadio Franzini.
El NO de 1980 y la participación en las elecciones de 1982 daban muestras del “agotamiento” del gobierno de facto, de los gorilas del fascismo.
Siguiendo este camino los partidos políticos, los rehabilitados y los que no lo estaban convocaron al acto bajo la consigna:
 

“Por un Uruguay Democrático y sin Exclusiones”.

 

parte del texto lectura del actor Alberto Candeau, único orador:

 

“Los partidos políticos uruguayos , todos los partidos sin exclusión alguna , han invocado hoy al pueblo a celebrar la fecha tradicional de la elección de sus gobernantes y a proclamar su decisión irrevocable de volver a ejercer su derecho al sufragio de aquí a un año el último domingo de 1984”

 

 Desde el inicio quedaba clara la decisión irrenunciable de que el pueblo volviera al año siguiente a elegir libremente a sus gobernantes, la formidable concentración no dejó lugar a dudas:

 Si ese no era el Pueblo: ¿el pueblo dónde estaba?…
En el estrado además de Alberto Candeau se ubicaron más de 120 Políticos y Militantes sindicales y de organizaciones sociales que representaban a todo el espectro, algo que no se había dado desde el comienzo de los años oscuros.
No todos pudieron estar en el estrado, varios dirigentes ya habían dado su vida en la lucha, o estaban desaparecidos, otros proscriptos o exiliados, presos la mayoría por lo que se decidió que algunos lugares quedarán libres, expresando que los “ausentes” estaban presentes y otros fueran ocupados por familiares de los mismos.
 
Nuestros políticos y militantes sindicales y estudiantiles tuvieron la habilidad y la grandeza de dejar de lado “enfrentamientos”, “agravios”, “heridas sin curar” para acordar una consigna, la integración del estrado, el texto de la proclama y la elección de un orador.
 

Pero cuanta habilidad tuvieron las ciudadanas y ciudadanos que llegaron al acto, cuanta inteligencia para difundirlo del boca en boca, de mano en mano, susurrando, murmurando, hablando cada vez más alto hasta volverse gritos:

 

¡Se va a acabar! ¡Se va a acabar la Dictadura Militar!…

 

De todas formas, la gente iba llegando, caminando, marchando en diferentes columnas que se habían organizado, en bicicleta, en cualquier tipo de vehículo. en ómnibus, muchos de los cuales no cobraron el pasaje.

Cuantas uruguayas y uruguayos desde el anonimato trabajaron en la difusión y organización del mismo, cuantas y cuantos tuvieron allí su primer responsabilidad militante, cuantos las estaban cumpliendo una vez más.
 

 

Dos de esos anónimos a los que quisiera reconocer hoy, son mi hijo Fabricio (con 4 años entonces) y mi compañera de toda la vida Marta. Con ellos fui al acto, lloramos y vibramos intensamente , recordando las luchas estudiantiles,  la lucha de los obreros. Una vez que terminamos de cantar el Himno Nacional nos sentimos mas fuertes, unidos y seguros que el fascismo … caería. Y CAYÓ.

Seguramente esta anécdota se repetirá por miles, por cada una y cada uno que estuvo allí, pero fue la forma en la que lo viví y me marcó mucho. Fue la movilización que más me ha impactado.

Repitamos esa convocatoria, ese gesto del Abrazo y una vez más digamos: 

¡Viva la Patria!, ¡Viva la Libertad!, ¡Viva La República! ¡Viva la Democracia!…

Anuncios

0 Responses to “Obelisco 1983 …”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


noviembre 2013
D L M X J V S
« Oct   Dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

A %d blogueros les gusta esto: