25
Nov
13

Uruguay … la derecha arcaica

El regresivo paradigma machista y patriarcal

escribe: Hugo Acevedo / periodista

Nostálgica, arraigada y congelada en la decadente y ya finada cultura patriarcal, la derecha refuerza permanentemente su discurso conservador y regresivo.

Aunque se maquille por razones de oportunidad ante el advenimiento de los tiempos electorales, sigue conservando su impronta reaccionaria.

Esa zona de riesgo originada en la convocatoria a las urnas, donde se disputan los espacios de poder y las hegemonías políticas, ha modificado transitoriamente algunas conductas.

Si bien el bloque rosado no acompañó la ley que consagra la interrupción voluntaria del embarazo, sí adhirió a algunas iniciativas gubernamentales que tienen el intransferible sello progresista.

Tal el caso de la Ley de Matrimonio Igualitario, que fue sancionada este año con los votos del oficialismo y de parte de la oposición y la norma que consagra el derecho a la identidad de género y el cambio de nombre, que fue aprobada en 2009 y reglamentada en 2010. Empero, esas camaleónicas actitudes no deben obnubilar la memoria ciudadana, que sabe bien quién es quién en materia de derechos.

No en vano blancos y colorados gobernaron más de un siglo y, pese a disponer en muchos casos de mayorías parlamentarias, jamás osaron tocar el inmutable statu quo patriarcal hegemónico heredado de un pasado mítico pero nada idílico.

Esa arquitectura social engendrada por mentalidades ancladas en apócrifas dobles morales, condenaba a la mujer a un lugar decorativo en la sociedad y a ser una mera hembra paridora.

Obviamente, se dedicaba exclusivamente al cuidado de sus hijos y a tareas meramente domésticas, en una situación de semiesclavitud y férrea sujeción a la autoritaria voluntad masculina.

En tanto, las personas que tomaban opciones sexuales diferentes a la moral dominante eran crudamente denostadas, excluidas y sistemáticamente segregadas.

Los homosexuales fueron perseguidos hasta hace unos años, como si fueran delincuentes. Al respecto, recuérdese las razzias del primer gobierno de Julio Sanguinetti, en cuyo marco se demonizaba la diversidad sexual.

Esas prácticas inquisidoras propias del criminal sacerdote Tomás de Torquemada, están imbricadas al más visceral fanatismo religioso o bien a dogmas laicos tan o más intransigentes que este.

Estos temas, para los cuales despuntó un nuevo amanecer desde la instalación de los gobiernos del Frente Amplio, atañen directamente a los derechos civiles, que son inalienables.

La propia Constitución de la República (artículo 8) establece el principio de igualdad ante la ley, no reconociendo otra distinción entre las personas “que los talentos y las virtudes”.

Esas severas restricciones, que fueron convalidadas durante más de un siglo por blancos y colorados, constituían severas cortapisas al usufructo de las libertades públicas inherentes al siempre invocado sistema democrático.

El debate parlamentario de la ley que amplía la licencia maternal y otorga diez días de asueto a los padres que trabajan en el sector privado, promovió un inverosímil regreso a un pasado oscuro que consideramos ya laudado.

El ex presidente y hoy senador Luis Alberto Lacalle, referente del bloque más conservador del Partido Nacional, cuestionó la licencia que se otorgará a los padres. “Me parece que desde el punto de vista de la paternidad, 10 días es un tiempo excesivo. Los primeros meses de vida del niño la que es necesaria es la madre y los hombres a veces hasta molestamos en ese tipo de tareas”, afirmó enfáticamente.

El histórico líder herrerista también se interpeló por los costos de este beneficio, traduciendo, como acostumbra, los derechos en términos meramente económicos.

Pese a ser padre, Lacalle ignora que -luego de dar a luz- los primeros días y semanas la mujer necesita más que nunca de amor, porque está más sensible y vulnerable.

La explicación a este dislate machista, que recoge el peor legado de un modelo civilizatorio agotado, debe ser su condición social de burgués privilegiado, que está escasamente asociada al universo afectivo.

Lo contradictorio es que todavía osan pontificar con referencia a la familia como base de la sociedad y hasta se permiten impartirnos lecciones en materia de valores.

En la hipótesis que la derecha vuelva a gobernar, este personaje seguramente recuperará su hoy devaluado espacio en la escena política nacional.

Anuncios

0 Responses to “Uruguay … la derecha arcaica”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


noviembre 2013
D L M X J V S
« Oct   Dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

A %d blogueros les gusta esto: