16
Nov
13

Constanza Moreira

LO QUE FALTA HACER

Constanza y un programa contra las desigualdades

 

Decíamos en artículos anteriores que las buenas cifras promedio del país en materia de avances sociales no deben ocultar grandes desigualdades que siguen existiendo según las clases sociales, los territorios, la edad, la etnia, el género y la orientación sexual.

Los datos del Reporte Social 2013 muestran que la cantidad de niños en condiciones  de pobreza continúa siendo intolerablemente alta. La pobreza está en 12,4% y en las personas mayores de 65 años en 3,2% mientras en la infancia alcanza a 24% y sube a 35% en Montevideo.

La información del censo de 2011 muestra que 34% de los uruguayos tiene por lo menos una carencia crítica, un millón de personas. El Instituto Cuesta Duarte revela que más de la mitad de los  trabajadores subsisten con menos de diez mil pesos.

En los niños vuelve a subir el porcentaje con necesidades básicas insatisfechas hasta un 44% promedio y todavía más si lo miramos en el área metropolitana y en la frontera norte. Son más de 66 mil niños que tienen tres o más carencias críticas.

Acerquemos la mirada. Con datos sobre familias de ‘Uruguay Crece Contigo’ esto significa que 33% de estos hogares se inunda cuando llueve y en el  65% se filtra agua y viento. Uno de cada cuatro no tiene baño y 78% carece de termofón. No tienen saneamiento un 78% y 65% tienen residuos y aguas contaminadas en la cuadra. Es decir que seguimos teniendo una situación de emergencia habitacional, razón de ser del Plan Juntos.

Solo un 13% de estos niños tiene cobertura de CAIF con modalidad diaria, y un 17% más en modalidad semanal. Es decir que el Estado no brinda cobertura de cuidados para la gran mayoría de estos niños. Luego de 10 años de gobierno progresista sigue faltando acceso a la cobertura de servicios sociales básicos.

¿Cómo extrañarse de que presenten alteraciones en su desarrollo?  En las áreas social y motora, 15% y  en lenguaje, casi un 30%. En la desnutrición crónica medida por retraso de talla en relación con la edad, las cifras nacionales alcanzan al 11%, altísimas para un país como el nuestro. Entre la población incluida en UCC llegan al 25%.

Un programa de izquierda tiene que poner el énfasis en estas desigualdades, así como en las que surgen de la discriminación por razones de género, de etnia, de orientación sexual, de discapacidades. Valorando lo hecho hasta el momento pero diciendo con claridad que es insuficiente. Como denuncia, como diagnóstico, como compromiso ético y como programa de gobierno.

Es reduccionista y equivocado contraponer las contradicciones de clase con las demás formas de opresión y discriminación. Muchas veces se potencian mutuamente y siempre todas ellas forman parte de los objetivos de democratización y justicia que dan razón de ser a la izquierda.

La precandidatura de Constanza coloca estos temas en el debate frente a miradas que desestiman la agenda más amplia de derechos humanos o cuestionan la ley de interrupción voluntaria del embarazo y la regulación estatal de la marihuana. Posiciones que una y otra vez se omiten frente a las desigualdades existentes y apuestan al “derrame” del crecimiento económico.

Porque además se ha producido una gran concentración de la riqueza. Ganancias extraordinarias, concentración y extranjerización de la tierra y de cadenas productivas claves que dejan en pocas manos partes relevantes de la riqueza nacional. Cuando se promovió un tímido e insuficiente intento de redistribución como el Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales, la reacción de esta clase fue virulenta. Anularon el ICIR, incumplen con las 8 horas, reprimen la sindicalización de los trabajadores rurales, faltan condiciones de trabajo dignas y seguras. ¡Continúan exoneradas del Impuesto a Primaria que pagan todo el resto de los inmuebles!

Por eso no alcanza con políticas sociales que intenten compensar las desigualdades sino que también se necesitan políticas productivas que estimulen a la pequeña y mediana empresa y a los emprendimientos cooperativos. Y nuevos pasos en la reforma impositiva que graven más a los que tienen más.

Son imprescindibles líneas de acción focalizadas sobre la niñez en situación crítica y políticas universales de salud, educación, cuidados, vivienda y trabajo que eviten la reproducción de la desigualdad.

Este es un énfasis, una priorización que hay que acentuar en el  programa del Frente Amplio. Y traducir en propuestas concretas para el Programa de Gobierno.

Hay mucho para avanzar y corregir. Lo peor que nos puede aquejar es la autocomplacencia y el conformismo. Por eso importa el Congreso Hugo Cores y también la precandidatura de Constanza hacia las elecciones internas de junio.

 Nota; diario La República

 

Anuncios

0 Responses to “Constanza Moreira”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


noviembre 2013
D L M X J V S
« Oct   Dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

A %d blogueros les gusta esto: