13
Nov
13

Uruguay … partidos de derecha

¿A que le teme la derecha?

 

 

escribe: Esteban Valenti / Periodista, escritor, director de UYPRESS y Bitácora. Uruguay.

No es por cierto la prueba de la verdad, pero es un buen punto de referencia. Me refiero a aquellos temas que hacia la disputa electoral y más en general en toda la acción política, la derecha les preocupa o la favorecen y las utilizará en la batalla política, ideológica y en la pelea por cada voto, por cada palmo de espacio electoral.

Todos nos hacemos los más o menos interesados, pero la disputa electoral ya está candente y levantando temperatura. Coincido totalmente con la definición de que este gobierno debe seguir al timón hasta el 28 de febrero del 2015, pero la izquierda y la derecha estamos en pleno proceso de confrontación.. Y crecerá. Por eso me parece válida la pregunta: ¿A que le teme la derecha?

En el Uruguay nadie quiere ser llamado de derecha. Es un buen síntoma, pero no es real. Los uruguayos en todas las encuestas se autodefinen ideológicamente, de izquierda, de centro y de derecha, incluso en algunas encuestas aparecen más matices: extrema izquierda, izquierda, centro, derecha y extrema derecha. Así que lo que está en los ciudadanos, existe, aunque algunos dirigentes no les gusten. Nosotros en la izquierda nos auto definimos de izquierda e incluso disputamos entre nosotros para definir quién es más de izquierda. Estamos orgullosos de ser de izquierda.

También por eso interesa formularse esa pregunta y sus derivadas.

¿A que le teme de la derecha, la lúcida y la otra, la pura y el centro derecha?

A lo que más le teme es a la candidatura de Tabaré Vázquez porque le teme por sobre todas las cosas a otro gobierno de izquierda, que sobre la base de lo que ya hemos construido consolide y profundice los cambios económicos, productivos, sociales, culturales, educativos, en la salud, en la innovación, en la seguridad y en las relaciones internacionales más amplias y en la integración más inteligente. Ese es el padre de todos los temores.

 

¿A la derecha le preocupa o le molesta que la izquierda discuta un cambio en la política económica, un giro a la izquierda en relación a los dos primeros gobiernos del FA?

Nos harían un monumento, es lo que más desean, por una simple razón, los avances, los logros sociales, en obras, en resultados, no hubieran sido imposibles sin los éxitos en nuestra política económica y social. Esos resultados que mostramos en todos los indicadores sociales y que son los mejores de América Latina hoy no existirían. Sería como pegarnos un tiro en cada uno de nuestros pies y en alguna otra parte sensible de nuestra anatomía.

Lo que la derecha le teme son a los resultados concretos, tangibles, en la vida de la gente, mejorándola, construidos por los dos gobiernos de izquierda. No le teme a las declamaciones radicales en las palabras y huecas en los resultados. O mejor dicho que aplicadas en otras latitudes no son por cierto un ejemplo a seguir.

Y si no que nos muestren mejores indicadores sociales para tomar como ejemplo.

¿La derecha le teme a una serie de aumentos de impuestos con la bandera de la distribución de la riqueza?

No, en absoluto. Si la izquierda quiere incorporar al debate electoral no la evolución natural de una reforma fiscal que tantos resultados le ha dado a los cambios de izquierda y a la estrategia económica y social del gobierno. Ellos se cortarían ambas manos para que uno de los centros del debate sea impositivo. No creo que nadie tenga dudas.

La revolución no avanza a golpe de impuestos, sino de una estrategia.

¿A la derecha le preocupa o le asusta que se introduzcan cambios drásticos en la política de promoción de inversiones?

En absoluto, deben rogar todos los días a todos los santos, para que lo hagamos lo antes posible, para que se reduzcan las inversiones nacionales y extranjeras y si fuera posible que el Uruguay ocupe nuevamente el privilegiado penúltimo lugar (solo superados por Haití) en cuanto al porcentaje de inversión en relación al PBI, que tuvimos durante los gobiernos blancos y colorados. No por maldad, sino por política, porque luego de vaticinarnos que la reforma fiscal y la ley de promoción de inversiones iban a precipitar el país en el desastre, en la pérdida de consumo y en otras catástrofes, ahora guardan discreto silencio. Y esperan, que algunos compañeros vociferen contra las inversiones.

¿A la derecha le preocupa la formación de un Frigorífico Nacional, de una flota pesquera del estado y hasta de un frigorífico estatal para la pesca?

No, que la izquierda proponga mil frigoríficos nacionales de todo tipo, hasta para las nutrias, ya tienen acumulados los años de fracaso en el pasado, de inutilidad, de épocas pretéritas donde el estado absorbía tareas que en nada favorecían el crecimiento del país, y si la formación de una nuevo núcleo duro de beneficiarios de la burocracia estatal. Esperan ansiosos para darnos con un caño, basados en los malos resultados.

Además una derrota productiva, en la gestión, la burocratización de esas empresas sería una gravísima derrota ideológica y programática, sobre formas serias y sostenibles de economía y propiedad social. Los fracasos ya sucedieron, no hay nada que inventar.

¿La derecha le teme a la formación de un banco de fomento?

Y no digo de desarrollo porque ese papel en el Uruguay y hasta nuevo aviso lo cumple y ahora muy bien el Banco República. Nadie en la izquierda está en contra de un banco especializado en el fomento, con dos condiciones: que no sea un nuevo bulbo burocrático y que nadie quiera copiar el modelo venezolano de que en lugar de PEDEVESA sea ANCAP el mentado banco. No es un problema de tamaños y de origen de los recursos, sino de diseño institucional y de funciones. Más allá que incluso las iniciativas de ANCAP, en algún momento también en la izquierda vamos a tener que mirarlas con sentido crítico. En serio.

A ese banco de fomento contra natura la derecha no le tiene ningún miedo, no le genera la más mínima preocupación. Se harán un festín.

¿La derecha le teme a que le demos el 6% del PBI a la educación?

Comencemos, como corresponde por el principio, ese debe ser un objetivo estratégico de la izquierda. En 10 años pasamos del 2.8% del PBI al 4.8% y somos conscientes de que a medio plazo debemos aumentar ese porcentaje. Una aclaración, el 2.8% de un PBI de 16.000 millones de dólares y un 4.8% de un PBI de 55.000 millones de dólares. Un poco más de dinero…

No se trata de plata, se trata de objetivos. Todos estamos de acuerdo con el objetivo estratégico de ir aumentando en forma constante los recursos destinados a la educación, a la investigación, a la innovación, pero sobre la base de un proyecto con resultados.

Más recursos para más escuelas y centros de educación media en régimen de tiempo completo, con una reducción sensible de la deserción, con mejores resultados comprobados y medidos en el aprendizaje, con educadores mejor pagos, con mejores infraestructuras. Nosotros estamos de acuerdo, totalmente con esa visión, recursos y resultados.

La derecha, quiere un debate donde la izquierda se quede con los porcentajes del gasto de la educación y ellos con la otra parte, con los resultados de la educación. Y parece que algunos compañeros quieren ayudarlos a ese debate.

¿La derecha le tiene miedo a discutir sobre la redistribución de la riqueza?

No, ellos tienen una concepción integral de que el mercado y la restauración son los mejores redistribuidores de la riqueza. Y lo demuestran, cuando se pisan el palito y en un arranque de sinceridad afirman que están de acuerdo con los Consejos de Salarios, pero claro, con el gobierno de parte de las patronales. No deberían ni siquiera aclararlo.

La campaña electoral tiene la ventaja que todos hablan, y algunos se les escapa su verdadero pensamiento…sobre los Consejos de Salarios, sobre la búsqueda de los desaparecidos y otros temillas.

¿La derecha le teme a los indicadores sociales y sobre todo a la tasa de desempleo más baja de la historia desde que hay registros y que es la mitad de la tasa de desocupación de sus gobiernos y un tercio de la de los años de la crisis?

A eso si que le tienen pavor. Tanto desde el punto de vista político, como ideológico, es el mayor desmentido práctico y tangible que se puede y se DEBE crecer con distribución de la riqueza, con aumentos de los salarios, las jubilaciones, las pensiones y los ingresos familiares.

Le temen porque el trabajo, el empleo son la base sobre la que construir la cultura del trabajo como la principal política social y la derrota de las visiones decadentes de la sociedad uruguaya y sus perspectivas. No hay mejor respuesta a aquella pregunta sobre si el Uruguay era viable, ¿la recuerdan, en el 2002 y el 2003? Que el trabajo, el crecimiento nacional basado en el trabajo.

¿La derecha le teme a empresas públicas eficientes, con una visión estratégica, que se integre orgánicamente en el Proyecto Nacional?

Le temen por los resultados que son muchos e importantes, y le temen porque es otra derrota de su visión de desmantelamiento del estado. Las empresas del estado uruguayo con un gobierno de izquierda pueden competir con grandes transnacionales, invertir y realizar obras y mejorar sus servicios. No empresas para cualquier cosa, sino en los sectores estratégicos y dentro del Proyecto Nacional.

¿La derecha le teme a las políticas sociales?

Ellos quisieran que ese debate sea sobre el clientelismo, aunque no logran encontrar asidero en la realidad, pero quieren oponer una visión integral de las políticas sociales para los sectores más débiles, en especial para invertir la terrible tendencia del 2004, en la que el PBI comenzó a crecer y siguió creciendo la marginación y la pobreza, y que hoy privilegia a los niños, los jóvenes y las mujeres a cargo de su hogar.

La izquierda uruguaya no tiene ni tendrá una política asistencialista, pero si una visión que sin políticas sociales activas, no resolveremos el grave tema de un núcleo duro de la marginación económica, social y cultural.

¿La derecha le teme a un debate profundo sobre la inseguridad?

La derecha le teme a un debate no sobre las consecuencias, sino sobre los procesos que llevaron al país a la situación de inseguridad y al crecimiento de ciertos delitos. Incluso un debate en serio sobre los aprendizajes que hicimos en la izquierda sobre el delicado y complejo tema de la seguridad, a nuestros aciertos y a nuestros errores. La derecha quiere otra cosa, quiere concentrarse en la baja de la edad de imputabilidad y en la ineficiencia de nuestros gobiernos, porque husmea un humor social que le puede ser favorable. Y además porque la derecha en esos temas casi no tiene límites.

¿La derecha le tema a la comparación de los resultados de la gestión de los gobiernos de izquierda?

Algunos compañeros tienen una confusión de fondo, consideran que la gestión es un problema técnico o profesional. Discutir sobre ese tipo de gestión es papita para la derecha. La izquierda considera la gestión y sus resultados como un tema eminentemente político, institucional y ético. Claro que sin personas capaces, estudiosas, que tengan una actitud de extremo respeto por la preparación, la capacitación como parte de una visión política, progresista y no neutral o supuestamente técnica, no hay resultados.

La derecha le teme a la comparación de los resultados en muchas áreas, en las principales con la gestión y los resultados de la izquierda.

¿La derecha le teme a la reforma constitucional?

Nadie debería estar cerrado a priori a cambios constitucionales, pero tampoco se puede juguetear con el tema que implica el máximo pacto político e institucional que regula la vida de los uruguayos. Debería ser siempre considerado como un tema de avance en la construcción de grandes mayorías, de progreso cultural e institucional del país, y no para ajustar planes de corto plazo y encontrar atajos y supuestas radicalizaciones.

En un debate donde la visión de la izquierda sea ajustar la Constitución a un determinado camino propio y sectario, que la derecha hizo en muchas oportunidades, tiene todo para ganar contra la izquierda, para levantar fantasmas y para demostrar que para temas tan sensibles como la relación entre los poderes de estado, el funcionamiento del Poder Judicial, vamos a imponer supuestas mayorías circunstanciales. Tenemos todo para perder. En el debate y en los hechos, ya lo probamos. O acaso los plebiscitos fallidos y mil veces explicados no son una muestra clara de que esos intentos en lugar de fortalecer debilitaron y estrecharon la causa de los derechos humanos.

¿La derecha le teme o le agrada un debate fratricida donde una parte de la izquierda le impone al resto, a través de un aparato, sea el que sea, sus opiniones?

Festejará alborozadamente porque por una disputa de perfiles y discursos más que de realidades se pondrá en riesgo las bases de la unidad, la fuerza esencial de la izquierda uruguaya.

La unidad no se puede proclamar, hay que construirla y practicarla todos los días, sobre todo cuando la derecha tiene un notorio plan restaurador y cuando tenemos por delante no solo otro gobierno progresista, sino la posibilidad, sobre la base de lo que ya construimos, de los cambios que ya existen en las estructuras nacionales, de dar un gran salto en nuestro desarrollo, en la riqueza del país, en la justicia social, en mejorar todavía más y de manera más radical los indicadores sociales y en atender a fondo una materia pendiente: todavía a nivel de niños, adolescentes y jóvenes tenemos niveles de exclusión y de pobreza que nos deben preocupar en serio.

La derecha le teme como a la peste a una izquierda unida, pensante, diversa pero creativa y audaz que no recurre a recetas superadas ampliamente por la vida, sino que aprende del difícil arte de gobernar para cambiar y hacer más justa y más libre nuestra sociedad. A un nuevo gobierno de izquierda.

 

Anuncios

0 Responses to “Uruguay … partidos de derecha”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


noviembre 2013
D L M X J V S
« Oct   Dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

A %d blogueros les gusta esto: