03
Oct
13

Uruguay …

Editorial

Dos modelos de país

 

Desde las elecciones de 1999 –cuando el Frente Amplio obtuvo la mayoría relativa y luego fue superado en el balotaje por los dos partidos tradicionales unidos–, el electorado uruguayo aparece dividido prácticamente en dos mitades.

Si algo positivo tuvo la reforma electoral de 1996, fue que obligó a un sinceramiento del sistema político. A los ojos del ciudadano, se esfumaron las diferencias entre los partidos tradicionales, que pasaron a conformar, de hecho, un solo bloque político, representante de los sectores conservadores; y la coalición de izquierdas se fue afirmando como la opción progresista.

Esta realidad política se mantiene con leves variantes hasta hoy, lo que queda demostrado por los datos de las encuestas de opinión. Mes a mes, los resultados que brindan las empresas de opinión señalan una relativa paridad entre el Frente Amplio y los dos partidos históricos sumados, aunque aparece un ligero predominio de la izquierda que permite augurar el triunfo del progresismo en las elecciones que tendrán lugar dentro de poco más de un año.

No obstante los matices ideológicos que inevitablemente afloran en un conglomerado como el FA, el programa de esta fuerza política con vistas a un tercer periodo de gobierno recogerá, sin duda, el consenso de sus distintos sectores acerca de los temas fundamentales en los que habrá que profundizar. Los avances logrados en las dos administraciones frentistas son valorados por el ciudadano medio y juegan a favor de obtener la adhesión de la mayoría del cuerpo electoral.

Las opciones para los próximos comicios siguen siendo básicamente las mismas desde mediados de los noventa del siglo pasado, con dos proyectos opuestos. El de los cambios en pos de justicia social, sustentado por el Frente Amplio, y el de la reacción conservadora, encarnado en los partidos Nacional y Colorado; el de las reformas socializantes y el de la restauración del antiguo régimen; el que pone el énfasis en una legislación tuitiva para los más desamparados, y el que propende a la defensa de los intereses de los poderosos.

Son dos modelos de país, dos concepciones antagónicas sobre los cuales habrán de pronunciarse los uruguayos en octubre del año próximo. Un eventual triunfo de las fuerzas reaccionarias significaría el desmantelamiento del modelo progresista que trabajosamente ha venido construyendo el Frente Amplio.

Diario La República de Uruguay

Anuncios

0 Responses to “Uruguay …”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: