14
jul
11

URUGUAY, la huelga general de la CNT

GESTAS

Para no olvidar: la huelga general del 73

Dari Mendiondo Bidart Edil de Montevideo. NE FA

Siempre será poco el espacio para escribir sobre tal acontecimiento histórico en la República Oriental del Uruguay. No cabe duda de que la primera demostración de masas del pueblo oriental fue el éxodo; 15.000 seguidores, 3 meses de marcha a caballo, en carretas y de a pie, luego cruzar el río e instalarse en el Ayuí; evoca las gestas épicas pero dejan en el imaginario popular un valor espiritual y un trasfondo psicológico que en posteriores sucesos irán conformando rasgos sublimes de una identidad nacional que escritores compatriotas (tales como Eduardo Acevedo Díaz, Javier de Viana, Figari, Rodó, Zorrilla de San Martín, entre otros) irán reflejando en obras literarias que exaltan una identidad y, a la vez, nos enorgullece sentirnos uruguayos.

Pero quizás la antesala de tal comunión de estado de ánimo está en la convocatoria a la movilización dentro y fuera de la Ciudadela, para enfrentar con armas a la invasión inglesa, esta decidida a “entrar a hierro y sangre en la Plaza fuerte” que era Montevideo. Fue una etapa de la historia en que los protagonismos ya no estaban en los salones rococó, ni en las rosadas cámaras del “dolce far niente”, sino en la gente; llámense comerciantes, buhoneros, guardias, soldados, indios o negros libertos. Eso fue lo nuevo del sacudón que produce las guerras napoleónicas en el Río de la Plata, y así como así, aparentemente de la nada, van a aparecer los nuevos jefes, los caudillos, los que serán los líderes de la América emancipada en su nueva redención. Por ello, cuando un grupo de militares (impulsados por una secta selecta, pero secta al fin) acompañados de civiles apóstatas barrieron los poderes institucionalizados, e iniciaron su “proceso de democratización del país”, no percibieron que confrontarían en el tiempo una larga lucha (no militar) sino social, política, cultural, ideológica con los partidarios de la institucionalidad derrocada y que estos los derrotarían, transformando lo que fue una victoria militar en 1973, en una tremenda derrota política.

Ese es el trauma de las fuerzas armadas, en particular el Ejército, no admitir y reconocer el error histórico de la violación de un principio artiguista básico sobre el despotismo militar; de ahí su famosa frase: “Es muy veleidosa la probidad de los hombres, solo el freno de la Constitución puede afirmarla”. Más allá de lo coyuntural, de las especulaciones, que si bajan, que si suben, que si fueron, que si vienen, su destino está sellado, el pueblo oriental tiene además de memoria otros atributos para jugársela por la libertad. Y eso se significó en la huelga general.

No voy a escribir cuánto estuve ni cuánto protagonicé, ahí están los testigos, los que me vieron, los que me acompañaron, los que compartieron desde la noche del 27 de junio hasta el 9 de julio ocupaciones, manifestaciones, corte de árboles, fabricación y siembra de miguelitos y demás yerbas para impedir que la enorme presión del ejército sobre el transporte funcionara, sobre todo la militarización de Amdet, sin lugar a dudas el núcleo más firme, más resistente, más duro y organizado para todas las formas de lucha en el transporte montevideano. Solo me voy a referir a una anécdota internacional protagonizada por el magnífico camarada que fue Francisco Toledo, “el Negro” Toledo, el metalúrgico; también estaba Angel Toledo, gran compañero textil de La Aurora, y Pedro Toledo, luego presidente de la Unión Ferroviaria, también gran amigo con quien trabajamos juntos en Talleres de Peñarol. La semana previa al 27 de junio, ya funcionábamos semiclandestinos, nos encontramos Francisco Toledo y yo en la calle Smidel, en lo de Teodoro Medina, zapatero, viejo dirigente del Sindicato del Cuero. Toledo me informa “me voy a Europa, me designó la CNT”. Respuesta: “¿Te vas a perder la huelga general? A lo que me responde “me designaron”. Conclusión, estalla la huelga general, Francisco Toledo visita países europeos llamando a la solidaridad; llega a Inglaterra, lo reciben los Trade Union, les explica “van diez días de huelga”; los ingleses inquieren ¿cómo llevan 10 días de huelga general, todos los gremios y no hay una plataforma económica? Respuesta: “la plataforma es la defensa de la democracia”. Palabras del “Negro” Toledo: no podían creerlo, tuvo que convencerlos, por suerte llevaba abundante información.

Un día de junio de 1976, me llevaron del 5º de Artillería al Juzgado Militar de 8 de Octubre y Jaime Cibils; estamos horas esperando encapuchados y esposados; de pronto oigo una voz: “¡guardia!”… que pide para ir al baño. Era la voz del Negro Toledo, pese a estar requerido volvió al país, participó en la resistencia, cayó preso y se encuentra en el Penal con uno de sus hijos “Marito”, dirigente textil de La Popular de Maroñas. Luego compartimos en el Penal de Libertad, en el 1er. Piso, año 1979, hasta su libertad de 1984. Hombres como esos fueron los que generaron las condiciones para que un movimiento sindical disciplinado, lleno de heroísmo, hubiese resistido 15 días de huelga general en condiciones terribles de frío, y al final de hambre. Que nadie se engañe, esa voluntad de libertad, de democracia, aún está en el corazón de las fábricas, de los centros de trabajo, también de los estudiantes y de la Universidad, de la cultura y en el alma de los más humildes orientales, cuyos ancestros acompañaron el viento de la historia junto al prócer, ayer derrotado, hoy triunfador luminoso, ya que su ideal de federación, patria grande, es patrimonio intangible de la nueva realidad que estamos construyendo en paz, en libertad, en democracia. ¡Ay de aquellos que equivoquen el camino! El pueblo oriental, la ciudadanía, además de conservar memoria mantiene el coraje para batirse una y mil veces por la libertad, la Constitución y la democracia. Que no se confundan, paciencia no es cobardía. Sentido común no es blandura. Ansias de vivir en paz no es desdeñar ni bajar la guardia, es un grito que muchos conocen, que saben lo que quiere decir: Centinela alerta! Alerta está!

About these ads

0 Responses to “URUGUAY, la huelga general de la CNT”



  1. Dejar un comentario

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: