Archive Page 2

20
nov
14

elecciones en uruguay

ardid de las mitades

escribe: Miguel Aguirre Bayley

 

Dirigentes de los partidos tradicionales y algunos medios de comunicación, con el diario oficialista de la dictadura cívico-militar a la cabeza, insisten en señalar que Uruguay está dividido políticamente en mitades.

 

A esta afirmación, expresada con indisimulable frustración, le adunan la descalificación, el agravio mediático y los exabruptos, lanzados como anatemas contra el Frente Amplio. No reparan ni valoran que, con esa conducta, dañan la democracia y devalúan la política, alejándola de la ética y la deontología.

Sin embargo, las recientes elecciones confirmaron que hay dos realidades bien diferenciadas, muy lejos de constituirse en familias ideológicas por mitades. En un plato de la balanza, se sitúa el Frente Amplio como expresión definidamente mayoritaria y consolidada. En el otro, se advierte una clara atomización de la oposición. Está conformado por los Partidos Nacional, Colorado e Independiente, afines a las ideas de la derecha y defensores a ultranza del neoliberalismo. Pero –justo es señalarlo– también lo integran Asamblea Popular, el PERI y el PT, cuyas plataformas electorales coliden y carecen de sintonía con los postulados conservadores. Esta práctica falaz nos retrotrae a los tiempos de gobiernos teñidos de pálido color rosado, sustentados por mayorías parlamentarias, medidas prontas de seguridad sin garantías individuales, estado de guerra interno, represión despiadada y dictadura comisoria.

En 1994 –última elección antes de la reforma constitucional– el país se dividió en tercios. El Partido Colorado ganó las elecciones y el doctor Julio María Sanguinetti, con mayoría relativa, fue el Presidente de la República con solo el 30.83% de los votos. El Partido Nacional alcanzó el 29.75% y el Frente Amplio, logró el 29.18%. Hubo empate técnico en los tres primeros lugares, pero colorados y blancos conformaron mayorías parlamentarias en ambas cámaras y excluyeron al Frente Amplio. Veintiún senadores (11 colorados y 10 blancos) y sesenta y tres diputados (32 colorados y 31 blancos), aseguraron la mayoría rosada.

En 1999, cambiaron las reglas de juego con la nueva Constitución, promovida y apoyada por el Partido Colorado, el Partido Nacional y el Nuevo Espacio. Allí se introdujo el balotaje con la clara intención de impedir el acceso del Frente Amplio al gobierno. En primera vuelta, ganó el Frente Amplio (bajo el lema electoral PEPFA) con el 39.06% de los votos. Se impuso por más de siete puntos (7.13) sobre el Partido Colorado (31.93%), pero debió ir al balotaje. Colorados y blancos, aliados nuevamente, dieron el triunfo al doctor Jorge Batlle con el 52.52% de los votos, sobre el 44.5% del doctor Tabaré Vázquez. Dieciocho senadores (11 colorados y 7 blancos) y 55 diputados, conformaron el predominio rosado. En una actitud antidemocrática, el Frente Amplio con mayoría relativa en ambas cámaras (12 senadores y 40 diputados), volvió a quedar al margen.

En 2004 no hubo necesidad de balotaje. El Frente Amplio (lema electoral PEPFANM) logró el 50.45% de los votos y la mayoría absoluta en las dos cámaras (17 senadores y 52 diputados). En 2009, el Frente Amplio alcanzó el 47.96% de los sufragios y repitió la mayoría absoluta en ambas cámaras (17 senadores y 50 diputados). En ambos ejercicios, no hubo ajuste fiscal y cientos de leyes, con significativo avance social, fueron promulgadas. Los parlamentarios de la oposición participaron activamente en las comisiones de trabajo, en la Comisión Permanente, en la elaboración y posterior discusión del Presupuesto y en las Rendiciones de Cuentas, entre otras leyes de fundamental trascendencia.

En todo caso, lo que está fuera de todo cuestionamiento es que la vocinglería de la alianza rosada, mimetizada con el “poncho blanco” y el “sobretodo”, pero tan ajena a las ideas de Aparicio Saravia y de José Batlle y Ordóñez, está –como antes– dirigida a bloquear cualquier pretensión de avanzar hacia la concreción de una democracia social y participativa. Dicho de otra forma, todo vale para impedir el triunfo del Frente Amplio que en octubre aventajó por diecisiete puntos de diferencia a su escolta más cercano, se impuso en 14 de los 19 departamentos y, lo que configura un avance revolucionario, ganó con los votos de la franja joven en todo el territorio nacional.

Hace bastante tiempo que el pueblo uruguayo ha dicho basta y ha hecho saber que no está dispuesto a seguir alisando la fusta, con la que le han molido el lomo en los tiempos aciagos de la prevalencia del contubernio blanquicolorado. En la militancia y en las urnas estará, otra vez, la respuesta de la ciudadanía.

17
nov
14

frente amplio … crecimiento y razones

MONTEVIDEO (Uypress) — Luego del triunfo del Frente Amplio en las urnas, luego del fracaso de las empresas encuestadoras y del fracaso de múltiples análisis previos a octubre, todo indica que hubo mitos que se disolvieron.

El sociólogo Gustavo Leal, integrante del Compromiso Frenteamplista 711 y asesor del Ministro del Interior, desde su cuenta en la red Twitter, reseñó, lo que dio a llamar, los 10 falsos mitos que se derrumbaron.


Mito nro.1 “La clase media no respaldaría al Frente Amplio”. Sin embargo ganó en todo Montevideo incluso Pocitos, Punta Carretas y Prado.

Mito nro.2 “El Frente Amplio perdía respaldo entre los jóvenes”. Sin embargo el FA ganó en los circuitos de votantes jóvenes de 18 a 30 años.

Mito nro.3 “La imagen de Lacalle estaba en ascenso y sin techo”. Pero en octubre había perdido 10 puntos y muchos decían que crecía.


Mito nro.4 “El poder desgasta y hace perder electorado sistemáticamente. Es una regla inevitable”. El domingo ya hablaron las urnas.

Mito nro.5 “En el Uruguay “moderno” de CIFRA la oposición crecía”. Blancos y colorados sacaron 7500 votos menos en área metropolitana que en 2009.

Mito nro.6 “El Partido Colorado estaba creciendo y junto con los blancos eran mayoría”. Fue la segunda peor votación de la historia del PC.


Mito nro.7 “Mujica le hacía mal al Frente Amplio”. El MPP sacó más votos que el Partido Colorado, ganó en 12 departamentos y en todos los barrios de Montevideo.


Mito nro.8 “Sendic no le aportaba a la fórmula por su bajo perfil”. Su popularidad creció de 34% a 71% en 8 meses.
Mito nro.9 “Tabaré Vázquez ya no sintonizaba con las nuevas demandas de la sociedad”. Entre votantes de 18 a 30 años el Frente obtuvo 52%.

Mito nro.10 “Era el fin de la era progresista. Enojo y vaivenes del gobierno molestaron al electorado de centro”. El Frente Amplio obtuvo con mayoría por 3ªvez.

 

16
nov
14

el “sordo” gonzales …

Gustavo Leal: Luis Eduardo González “se desprestigió”

 

 

Entrevistado por Sonia Breccia en el programa “Primera Voz” de La Catorce 10, el sociólogo e integrante del comando de campaña del candidato Tabaré Vázquez, comentó sobre la tarea de las consultoras en las elecciones nacionales: “Que las empresas encuestadoras se equivocaron es un dato objetivo de la realidad, eso lo hemos visto todos”.

 

“Además, llamó mucho la atención porque se equivocaron cuando consultaban a la población qué iba a votar y también se equivocaron cuando contaron votos, el domingo de las elecciones después que se abrieron las urnas”.

“Los circuitos cierran a las 19.30 y hay una hora donde no se puede informar, pero se están abriendo las urnas y se están contando los votos. Si uno tiene una buena muestra, lo que se hace es poner personas en circuitos clave, que son representativos de toda la población, y de alguna manera con esos votos se pueden proyectar los datos”, precisó.

A modo de ejemplo, Leal explicó que el Frente Amplio realizó esa tarea, logró una muestra muy buena y a las 20.15 horas del 26 de octubre “tenía una proyección de los votos que le daba 47,8% al FA, 30,2% al Partido Nacional y 12,8% al Partido Colorado”. Agregó que “a las 8 y media vimos lo que fueron las encuestadoras, con datos que empezaron y después fueron subiendo…”

“Se cruzó una frontera”

Por otro lado, “hubo errores teóricos de cómo se interpretó el cambio en la sociedad”, partiendo de ideas equivocadas, sostuvo Leal. Por ejemplo, “la empresa Cifra, en concreto Luis Eduardo González y Mariana Pomies, plantearon la tesis de que en el Uruguay moderno el FA había logrado un desarrollo económico importante en los últimos diez años y que la gente estaba mejor”.

“Esa economía dinámica había generado en determinados sectores de la sociedad un conjunto de expectativas, que hoy ya no las podía representar el Frente Amplio porque no era moderno. Y que el candidato moderno era Lacalle. Y esa modernidad la asociaban, en primer lugar a su estrategia publicitaria y la asociaban a la edad y a las ideas que estaba planteando el candidato”, comentó Leal.

“A partir de ahí, desarrollaron la tesis de que el FA, en las zonas más modernas del Uruguay era donde iba a tener un castigo masivo, por lo tanto, el Frente Amplio iba a estar en el 42 ó 43% del electorado, lo que significaban 200 mil votos menos de los que tuvo. Es un error enorme. Y que el Partido Colorado iba a crecer fruto de esa cuestión e iba a estar alrededor del 20%”, señaló.

“Yo creo que hay horrores teóricos, pero también pienso que muchos analistas cruzaron una frontera donde dejaron la objetividad de lado y les pesaron otras cosas. Probablemente, también su corazón o sus ganas de que sucedieran determinado tipo de cosas, y se convirtieron en apostadores. Luis Eduardo González terminó apostando tortas fritas y hamburguesas para ver quién ganaba”.

“Creo que cruzó una frontera de cómo se hace ciencias sociales en el Uruguay y me parece que se desprestigió. Creo que a él le pasó lo mismo que en su momento le sucedió a Néber Araújo, es decir, era considerado como un pope, casi intocado, y comenzó a cometer errores y errores y al final todos sabemos como terminó”.

“Esos planteos teóricos iluminaron una idea, como esta por ejemplo del Uruguay moderno, que era totalmente equivocada y no tenía referencias con datos objetivos”, afirmó Leal.

La frase

“Hubo errores metodológicos antes y después que se abrieran las urnas, por un lado con datos muestrales equivocados. No era solamente que le echan la culpa a que la gente no contestaba u ocultó el voto”.

15
nov
14

elecciones en uruguay … balotage 2da. vuelta

 “y se desvaneció en el aire como pompita de jabón …”

escribe: víctor BAGNUOLI, director del blog e integrante de la comunidad universitaria y la salud pública del Uruguay.

Luis Lacalle Pou, fue entrevistado por el diario El País (a poco de la elección donde finalmente la población lo dejó en un pobre 30.8%) Claro queda que éste periódico blanco y retrógrado, no nos quiere y es parte y arte del bloque de derechas del Uruguay.

 Sin embargo, en dicha entrevista -por más esfuerzos denodados del diario- no pudo lograr que Luis Lacalle Pou luciera, ni que desarrollara una o dos ideas que mostraran cuál será su estratégia para gobernar al país en los próximos cinco años. No supo ni pudo marcar ¿cuál será? su principal preocupación si fuese presidente de la Nación, en suma; NO LOGRÓ MOSTRAR CON CLARIDAD, IDEAS NI CERTEZAS Y MENOS -es decir- HACER UNA BUENA PLANA ANTE LA CIUDADANÍA.

El periodico lo abordó de una manera “amigable”  con alguna mojada de oreja para que reaccione y ponga sobre la tinta y papel, su idea, pensamiento y proyectos pero … se desvaneció en el aire como “pompita de jabón”. 

El País efectuó la entrevista de forma menos “agresiva” que el señor Gabriel Pereyra en VTV a Luis Lacalle, que tuvo el valor de no ocultar preguntas en un marco de respeto pero Luis Lacalle, no pudo despegar. Es que el candidato como alguien dijo por ahi, “no logra brillar, por más que lo froten”

Subjetivización mediante, el efecto “pompita” también fue ingeniosamente captado por el artista Arotxa, que en sus dibujos siempre logra reflejar una actitud y una decodificación política del instante, del personaje.

Esta prensa y sus periodistas estrellas, que no trabajan para medios de comunicación de izquierda y menos, son amistosos con el FA y su gobierno, se llevaron la sorpresa de que Lacalle Pou no logra despegar de lo obvio, ni de la nada. Y asombra en sus huestes observar, que se está ante un candidato que no brinda seguridad a la ciudadanía, sin prioridades programáticas, solo declamando su famoso y hueco slogan; “por la positiva”.

Ahora, ¿estamos diciendo que no puede ganar las elecciones nacionales? Probabilisticamente NO podría ganarlas, pero de ninguna manera es el perdedor anticipado. Por tanto, hay que seguir dando la batalla hasta el último minuto como bien se refiere la fórmular TABARÉ-SENDIC; nada es seguro hasta que se abran “las latas”.

Es muy importante analizar, que aún hay un amplio sector de la sociedad que no nos ha confiado el voto. Y dentro de esa parte de la sociedad, hay otra parte menor que ha sido encandilada  por las formas de Lacalle Pou, entendida estas  como espectáculo donde la facha y el discurso trivializado y banal, sin contenido programático, sería el recambio novedoso perse, y no da lugar al razonamiento. 

En el otro escenario es claro a la vez, que Tabaré está jugando un papel protagónico creciente, genera confiabilidad y certezas. Pero de lo que no hay dudas … es que a Tabaré Vázquez no lo dibujan sin cara.

14
nov
14

la derecha opina de si misma y sus errores

Opinión – COLUMNA DE OPINIÓN
Explorando razones del predominio del FA
La probabilidad de una victoria de Luis Lacalle Pou sobre Tabaré Vázquez tiende a cero. Por Adolfo Garcé

Es cierto, todavía falta el balotaje. Pero la probabilidad de una victoria de Luis Lacalle Pou sobre Tabaré Vázquez tiende a cero. Confirmada la mayoría frenteamplista en diputados, con el Partido Independiente reafirmando su equidistancia y con tantos batllistas mirando hacia el candidato del PN con reticencia, el Frente Amplio puede empezar a preparar los festejos de su tercera victoria consecutiva con mayoría parlamentaria. Luego de una década en el poder, la izquierda eludió la maldición del “costo de gobernar”. Analicemos por qué.La economía. Política y economía son dimensiones sociales diferentes. Pero no cabe duda de que no puede separarse el éxito electoral del FA del boom experimentado por la economía uruguaya durante la última década. La izquierda confirmó su predominio político porque la economía funciona: el producto creció, el desempleo siguió en niveles muy bajos, la inflación permaneció bajo control y, en ese contexto, los salarios aumentaron.

Los pobres. El FA no se preocupó por los más humildes para aumentar su capital político. Lo hizo porque, al decir de Norberto Bobbio, la “estrella polar” que guía a los partidos de izquierda es la búsqueda de la igualdad. Pero, al ocuparse de los más pobres, además de atender su mandato moral, la izquierda se benefició electoralmente. Es lógico que los más pobres premien a quienes demuestran atender sus necesidades. La izquierda goza de buena salud porque hizo mucho por cuidar y “fidelizar” a su principal clientela.

El interior. El FA nació en Montevideo. Fue durante muchos años, en esencia, un partido urbano. Sigue siendo así, pero su apoyo en Montevideo cayó levemente. Esta pérdida fue compensada por un llamativo crecimiento en el interior del país. El FA pasó de ser el partido más votado en 11 departamentos (2009) a serlo en 14 (2014). El aumento del voto a la izquierda en el interior, a su vez, se explica fundamentalmente por la combinación de las dos razones anteriores. La economía fue especialmente dinámica en el interior (en 10 años el paisaje rural se transformó) y los que más se beneficiaron fueron, justamente, los trabajadores del interior.

El “rastrillo” electoral. El FA nació criticando la falta de coherencia de los partidos tradicionales. Sin embargo, a medida que fue creciendo, se fue convirtiendo en el partido más fraccionalizado del sistema. La fraccionalización, como demuestra la historia política del país, es un problema a la hora de gobernar. Sin embargo, es una herramienta espléndida cuando llega el tiempo de recoger apoyos electorales. El FA sigue siendo poderoso porque tiene muchas fracciones diferentes capaces de captar apoyos en sectores muy distintos tanto en términos sociológicos como ideológicos.

La agenda. La excelente votación del FA se explica mejor desde el enfoque “retrospectivo” (por la evaluación de los resultados del gobierno) que desde el “prospectivo” (por las nuevas promesas electorales).

Pero el FA también logró una excelente votación porque se las ingenió para reformular su propuesta electoral. Un partido no puede ganar sin ilusionar. Aunque no le sacó todo el jugo que hubiera podido, la izquierda uruguaya demostró que sigue teniendo una agenda para proponerle al país. El FA sigue vivo porque habla de “desarrollo productivo” y “sistema de cuidados”, mantiene su vigencia porque sigue ofreciendo futuro.

Solemos decir que los partidos componen un sistema. Esto quiere decir que lo que hace cada uno de ellos incide en los otros. Mirado desde este ángulo, cabe preguntarse en qué medida la fortaleza del FA podría ser explicada por las características de los partidos de oposición. Desde mi punto de vista, la oposición, sin proponérselo, favorece la reproducción del poder político del FA. Falla en términos estratégicos y discursivos.

La estrategia. La oposición facilita el predominio frenteamplista porque actúa dividida: como he dicho hasta el cansancio, ofrece un equilibrio entre competencia y cooperación que beneficia al FA. Blancos, colorados e independientes han coincidido durante 10 años cuestionando al FA. Pero no son capaces de articular entre ellos para construir una alternativa al predominio del FA.

El discurso. El PN recorrió toda la campaña electoral insistiendo en hacer política de “una nueva forma”, “por la positiva”. Este enfoque, muy novedoso para nuestros códigos políticos, parece haber sido funcional al despegue de Lacalle Pou como nuevo líder del PN durante el primer semestre del año. Pero, con los datos del 26 de octubre a la vista hay que preguntarse, otra vez, a quién favoreció más, si al PN… o al FA.

Este punto me parece especialmente interesante. En teoría, este encuadre permitía desplegar críticas al gobierno y prometer cambios. En la práctica, el discurso nacionalista terminó poniendo más énfasis en la continuidad (en admitir que hay “cosas que están bien y que hay que cambiarlas”) que en la novedad.

En los hechos, “la positiva” contribuyó a legitimar buena parte de las alternativas de políticas públicas ensayadas por la izquierda gobernante (recién ahora, hacia el balotaje, con una elección virtualmente perdida, los blancos incorporaron cambios en sus prioridades discursivas).

En política no hay mucho espacio para inventar. Si la oposición no se esfuerza en construir el relato de los errores, aunque no haya sabido narrar bien sus propios aciertos y realizaciones, el partido de gobierno no va pagar el tan mentado “costo de gobernar”.

Adolfo Garcé- Doctor en Ciencia Política, docente e investigador en el Instituto de Ciencia Política, Facultad de Ciencias Sociales, Udelar- adolfogarce@gmail.com

11
nov
14

balotage en uruguay

A culminar la victoria del FA el 30 de noviembre

escribe: Nico Schvarz / periodista

 

Una plena confirmación de la rotunda victoria electoral del Frente Amplio es lo que surge de las cifras oficiales definitivas de la primera vuelta. El FA no solamente es por cuarta vez consecutiva la primera fuerza política nacional, sino que además supera la suma de los votos del Partido Nacional más el Partido Colorado más el Partido Independiente.

 

Se ha transformado en una fuerza política de sólida raigambre a escala nacional, que penetra hasta lo más profundo del territorio, hasta las más pequeñas poblaciones, por lo cual se erige en la fuerza mayoritaria en 14 de los 19 departamentos, algo que nunca había acontecido. Esto coloca al Frente en óptimas condiciones de culminar el triunfo inicial logrando la presidencia y vicepresidencia de la República el 30 de noviembre, y con el consiguiente alcance de la presidencia del Senado asegurar también en la Cámara Alta la mayoría absoluta que ya obtuvo en la Cámara de Diputados.

El Frente Amplio logró 1:134.187 votos, cifra superior a los 1:111.679 votos que resultan de la suma de votos del Partido Nacional (732.601), del Partido Colorado (305.699) y del Partido Independiente (73.379). De igual modo, en los porcentajes sobre la votación total, el Frente Amplio con 47,81% supera al 46,86% que es la suma del PN (30,88%), del PC (12,89%) y del PI (3,09%). Se contabilizaron además votos para Asamblea Popular (AP), Partido Ecologista Radical Intransigente (PERI) y Partido de los Trabajadores (PT), con porcentajes respectivos de 1,2%, 0,8% y 0,1%. Hubo además 42.969 votos en blanco y 33.933 votos anulados, que completan el 100% de los votos emitidos.

El FA fue la primera fuerza política en 14 de los 19 departamentos: Artigas, Salto, Paysandú, Río Negro, Soriano, Colonia, San José, Montevideo, Canelones, Florida, Maldonado, Rocha, Cerro Largo y Rivera. Varios de ellos son de añeja tradición blanca y colorada. En los 5 restantes ganó el Partido Nacional: Flores, Durazno, Tacuarembó, Lavalleja y Treinta y Tres. El Partido Colorado no ganó ninguno y salió tercero en todos, salvo en Salto donde fue segundo. Allí el FA supera con mucho margen a la suma de colorados y blancos, y obtiene dos diputados. El FA logra en todo el país la mayoría absoluta de 50 diputados, de los cuales 23 corresponden a Montevideo, 8 a Canelones, 2 a Salto, 2 a Maldonado, y una banca a cada uno de los otros 15 departamentos. Sin faltar ninguno, otro hecho inédito.

En Montevideo hay 115 circunscripciones, y el Frente ganó en 111. No lo hizo en Trouville (por pocas decenas), en Villa Biarritz, en Pocitos playa y en Carrasco Sur. En toda la zona periférica, en La Teja, el Cerro y Casabó, el Frente tuvo una votación de 60% y más, que en Santa Catalina superó 70%. La votación en Montevideo arrojó 53,51% para el Frente, contra 25,70% para el PN y 10,61% para el PC.

En Canelones, el FA obtuvo más del 50% en las ciudades más pobladas, arrasó en Colonia Nicolich y en las localidades costeras, ganó con 55,40% en Las Piedras (donde Lacalle cerró su campaña), en la capital, Pando, Sauce, Toledo, Salinas. Otro dato de gran interés es que el Frente ganó entre los sectores más jóvenes, de 18 a 30 años, en todo el país, en todos los departamentos del interior, incluso donde el PN llegó a la cabeza. En Montevideo el FA captó 7 de cada 10 votantes jóvenes y a nivel nacional alcanzó un promedio de 58,5% en esa franja.

La reunión en que las huestes de Bordaberry presididas por Max Sapolinsky expresaron su apoyo a Lacalle Pou demostró la fragilidad de esa alianza contra natura. El rechazo a dicha postura por parte de los batllistas quedó expresado en la pancarta exhibida por un militante con el lema: “Ahora y nunca, batllistas no votan herreristas”. Pertenece al grupo del diputado Fernando Amado, quien llamó a no votar a Lacalle, actitud seguida por otros dirigentes del PC. Se hace cuesta arriba votar al candidato de un partido una de cuyas dirigentes, Ana María Ugolini (del sector de Javier García en Lavalleja),  declaró abiertamente: “Si tienen que volver las botas, que vuelvan ya”. Otros, como Leonardo Costa, secretario de la presidencia de Jorge Batlle, declaró sin vueltas que votará por Tabaré Vázquez. Alfredo Villalba, líder del Movimiento Serrano de Lavalleja y suplente de la intendenta Adriana Peña, con 4 mil votos, abandonó el Partido Nacional y votará a Vázquez. Sin duda habrá otras decisiones análogas en los sectores batllista y wilsonista.

09
nov
14

elecciones en uruguay

 

El pueblo frenteamplista, protagonista de la campaña  

Fueron muchos los factores que influyeron para que el Frente Amplio lograra la votación que logró. La acción transformadora de sus gobiernos, el peso de la fórmula presidencial y en particular de Tabaré Vázquez, la popularidad y llegada de José Mujica, la explicitación del carácter restaurador y conservador de las propuestas de la derecha, entre otros. Pero hubo uno que fue decisivo el protagonismo del pueblo frenteamplista movilizado haciendo política.

Eso se expresó de múltiples maneras y formas en todo el país, pero muy especialmente en los 19 actos de cierre de campaña, particularmente el de Montevideo y el día de la elección.

EL POPULAR brinda una serie de fotos y un resumen de lo vivido en esas dos instancias, en reconocimiento a las y los miles de frenteamplistas que consolidaron el enorme triunfo popular.

Impresionante

Una multitud estimada en más de 350 mil personas transformó en un acontecimiento político trascendental el acto final del Frente Amplio en Montevideo, en la Rambla Presidente Wilson y Bulevar Artigas, en la zona de Punta Carretas.
Desde temprano y convocados por las Redes Frenteamplistas, miles de militantes, sobre todo jóvenes, homenajearon a la Comisión No a la Baja plantando más de 20 mil colibríes en las arenas de Playa Ramírez.
Luego un mar humano fue desplazándose desde todos los puntos hacia el lugar del acto. Desde Playa Ramírez salió una bandera de más de mil metros de largo portada por miles de manos y seguida por una multitud. La gente desbordó la amplia explanada y cubrió la Rambla a todo su ancho hasta más allá de las Canteras del Parque Rodó. Miles más llenaban Bulevar Artigas sin poder ingresar a la zona del acto.
A las 21 horas, aproximadamente, Tabaré Vázquez y Raúl Sendic subieron al escenario, y fueron recibidos por un tsunami de aplausos que los hacía moverse de un lado al otro saludando sin cesar. Las 350.000 personas que bordeaban el estrado cantaban fuerte y claro “y ya lo ve, y ya lo ve, el presidente es Tabaré”, “Si esto no es el pueblo, el pueblo donde está”..

“¡Es un mar humano que rodea este escenario!”, exclamó el presidenciable ante tanta calidez. “Defendamos esta alegría que la conquistó el pueblo uruguayo con su Frente Amplio que fue parido desde las entrañas del pueblo. Defender la alegría como una trinchera, defenderla del caos, de las pesadillas”, dijo Vázquez parafraseando al poema de Mario Benedetti denominado Defensa de la alegría.

Asimismo, reivindicó “la solidaridad para luchar contra toda forma de egoísmo” así como el desarrollo humano que “implica el bien común, la felicidad personal, la solidaridad y el humanismo”.

“A los más jóvenes les digo que hablen con sus abuelos o sus padres, que les pidan que les expliquen cuáles eran las condiciones de vida antes que el Frente llegara al gobierno, que les cuenten que en cada esquina de cada barrio, de cada departamento, había gente que tenía que ir a comer a las ollas populares, que había niños que comían pasto, que había desocupación, tristeza, que cuando había déficit económico en el Estado, la variable de ajuste era bajar los salarios y las jubilaciones, ¿o miento uruguayas y uruguayos?”, aseveró con firmeza.

Por otro lado, Raúl Sendic agradeció a todos los uruguayos que participaron en la campaña por un tercer gobierno del FA, entre ellos a la juventud que se embanderó para defender sus derechos. “No solamente nos comprometemos con el no a la baja, con los derechos y las libertades, sino que también nos comprometemos a asegurar que nuestros jóvenes y las nuevas generaciones de uruguayos tengan el mejor país con desarrollo y oportunidades. Ese es nuestro compromiso”, expresó.

Luego, señaló que, a lo largo de la historia del FA, “ha defendido a los más humildes, a la democracia, a los valores de Uruguay” y pueden “mirar con orgullo y satisfacción” al pasado y presente que se ha construido con el respaldo de todos los uruguayos. “Pero también miramos hacia el futuro lleno de esperanza y con convicción de que estamos yendo hacia un mejor Uruguay. Nos comprometemos a poner todo nuestro esfuerzo para que en el tercer gobierno del FA podamos cumplir con los sueños que nuestra fuerza política ha desatado a lo largo y ancho del país”, sentenció.

El acto cerró con dirigentes de diferentes sectores de izquierda, entre ellos la intendenta Ana Olivera; la presidenta del FA, Mónica Xavier; los vicepresidentes Juan Castillo, Ivonne Pasada y Rafael Michelini, Lucía Topolansky, Constanza Moreira, Danilo Astori, entre otros. El intendente de Canelones Marcos Carámbula no paraba de firmar banderas y sacarse fotos con miles de militantes del FA. También saludaban Fernando Lorenzo, Mario Vergara, Daniel Olesker, Susana Muñiz, Oscar Andrade, Marcelo Abdala, Miguel Fernández Galeano, Marina Arismendi.

El acto culminó con fuegos artificiales y una euforia colectiva difícil de describir. Un veterano militante del FA con una enorme bandera resumió muy bien el sentimiento: “Acá estamos carajo, acá estamos y vamos seguir estando”, gritaba al borde de las lágrimas a miles que lo aplaudieron como si fuera otro orador.

Movilización y festejos

El domingo mismo, en todo el país una marea popular roja, azul y blanca se expandió por todo el país. En las calles, en los barrios, durante la votación y después.

Inmediatamente cerrados los circuitos y mientras las encuestadoras seguían equivocándose Tabaré Vázquez dio un primer mensaje en La Huella de Seregni.

Vázquez agradeció a todos los que los apoyaron para que el FA sea la fuerza política más votada en el país. Además, indicó que lo más importante es buscar consensos políticos y sociales para que el pueblo uruguayo viva cada vez mejor, más allá de los resultados de las elecciones.

También lamentó mucho la muerte de dos uruguayos que llevaban banderas del Frente Amplio y se electrocutaron luego de tocar un cable de alta tensión con un caño utilizado como mástil de una bandera en Canelones.

Por otro lado, afirmó ya a esa hora, que se estaba en el umbral de obtener la mayoría parlamentaria.

“¡Para regocijo de todos nosotros, triunfó el No a la Baja!”, exclamó e inmediatamente dirigentes y frenteamplistas presentes gritaban “Uruguay, Uruguay”.

Acompañado de toda su familia y de su compañero de fórmula –Raúl Sendic-, Vázquez se dirigió a 18 de Julio y Río Negro, lugar donde lo esperaba una multitud de uruguayos que, en clima festivo, lo recibieron bajo la calidez de una noche con aire veraniego.

“¡Festejen uruguayos que la victoria es de ustedes!”, expresó mientras la gente coreaba “¡si esto no es el pueblo, el pueblo dónde está!”.

Dijo que la mayoría parlamentaria “no debe servir para imponer sino para convocar al diálogo con más fuerza”.

“El 30 de noviembre elegimos cuál debe ser el rumbo del país en los próximos cinco años”, aseguró y añadió: “En esta segunda etapa no nos corremos a ningún lado. Somos lo que somos, lo que pensamos. Decimos lo que pensamos y actuamos como decimos”.




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.