Archive Page 2

22
oct
14

alba portal …

 

 
Alianza del Pacifico: ¿Alianza económica o político-militar?
Portal ALBA
 
“La Alianza del Pacifico no cumple con su principal propósito profundizar la integración de sus economías, -todo lo opuesto- solo ha profundizado el carácter extrativista de la economías del bloque”

Aníbal Garzón sociólogo español y analista internacional en uno de sus trabajos sobre la Alianza del Pacifico[1] plantea la división de nuestro continente en dos modelos: el primero integrado por países que defienden la extensión del modelo neoliberal, bajo el dominio de los Estados Unidos como potencia hegemónica, agrupados en el regionalismo abierto y el segundo modelo constituido por estados que buscan consolidar su autonomía e independencia nacional, países que Garzón agrupa en el regionalismo estratégico.

Ambos modelos -regionalismo abierto y estratégico- se encuentran en pugna y poseen esquemas regionales de integración antagónicos.

Los agrupados en el regionalismo abierto defienden esquemas de integración como: La CAN, los tratados de libre Comercio (TLC), recientemente la Alianza del Pacifico, etc. Asimismo los agrupados bajo de regionalismo estratégico plantean que la integración es viable a través de esquemas como la UNASUR, MERCOSUR y el ALBA, entre otros.

La Alianza del Pacifico (AP), se define como: un bloque o alianza económica comercial de ámbito subregional conformado por cuatro países -Chile, Colombia, México y Perú-, creada el 28 de abril de 2011. La Alianza del pacifico afirma que su principal propósito es profundizar la integración de sus economías.

Sin embargo, El Prof. Atilio Boron, sociólogo argentino y doctor en Ciencia Política, asegura: “Alianza del pacifico es una alianza político-militar, y no precisamente una alianza económica”.

Recientemente un estudio presentado en Berlín por la Fundación Bertelsmann[2] califica a la Alianza del Pacifico como un modelo pionero de integración económica. Samuel George, autor del estudio, dijo: “México, Colombia, Perú y Chile están lejos de estar en una situación perfecta, pero tienen una oportunidad de oro”.

El economista estadounidense – Samuel George- afirma que los ‘pumas’ del Pacífico Chile, Colombia, México, y Perú, han adoptado una política agresiva de liberalización comercial, empleando una estrategia que según George ha probado ser exitosa en el área de Asia-Pacífico, con el objetivo de acercarse a los llamados ‘tigres’ asiáticos (Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong y Singapur). Ya que uno de los objetivos que persigue la Alianza del Pacifico es convertirse en una plataforma de articulación política, integración económica y comercial, con proyección a Asia y el Pacífico.

Al cumplir los 1000 días de creada la Alianza del Pacifico la integración económica aun no se consolida así lo demuestra la evidencia estadística que permite corroborar que este bloque no cumple con su principal propósito -profundizar la integración de sus economías-, ni tampoco existe evidencia significativa que demuestre la vinculación de la Alianza del Pacifico con fuerza a los mercados de Asia y el Pacifico, más allá del un robusto despliegue comunicacional.

Por consiguiente, la evidencia estadística demuestra que no se cumple la afirmación de Samuel George y en consecuencia del estudio de la Fundación Bertelsmann.

Chile

Según cifras de la División de Estadística de las Naciones Unidas -avaladas por la CEPAL-, las exportaciones al tercer año de constituida la Alianza del Pacifico, exhiben resultados negativos con cierre a la baja para Colombia, México y Perú. En el caso de Chile la tendencia es un poco más atenuada.

Para el 2011 por cada cincuenta (50) productos que constituían la oferta exportable Chilena solo tres (3) provenían de Colombia, México y Perú. Al cierre del 2013 esta cantidad se redujo a tan solo (2) dos por cada cincuenta (50) productos; es decir solo el 5.37% de los productos producidos por Chile tienen como destino sus aliados estratégicos del pacifico.

Las estadísticas revelan que Chile importaba de los países provenientes de la Alianza del Pacifico al cierre del 2011el 9% del total de sus importaciones, cifra que cae durante el 2013 a 7.5%.

En la región los países afines al regionalismo abierto, avanzan con fuerza en una campaña de gran despliegue mediático que persigue el objetivo de desplazar la Mercosur, señalando que la Alianza del Pacifico es modelo pionero de integración en la región.

Sin embargo las cifras muestran que las exportaciones chilenas direccionadas al Mercosur casi duplican a las exportaciones cuyo destino es la Alianza del Pacifico, superando la barrera de los 6 mil 682 millones de dólares al cierre del 2013, lo que representa 8,6% de su oferta exportable.

Las importaciones chilenas al Mercosur también son significativamente superiores a las provenientes de sus aliados del pacifico. Por ejemplo: al cierre del 2013 asciendan a 9 mil 956 millones de dólares –es decir 12,5 % de sus importaciones totales- provenían del Mercosur y 6 mil 022 millones -el equivalente al 7,5 %- de sus socios estratégicos “Los pumas del pacifico”.

Colombia

Estudiando el caso Colombiano la cantidad de productos exportados e importados de los países que integran la alianza, también se redujo.

La evidencia estadística demuestra que Colombia paso de exportar a los países de la alianza cuatro (4) productos de cada cincuenta (50) durante el 2011 a tan solo tres (3) productos al cierre del 2013. Lo que represento cerca de 3 mil 709 millones de dólares – representando el 6.3%- de los 58 mil 821 millones del total de sus exportaciones. Las importaciones provenientes de la Alianza del Pacifico también se vieron afectadas desde que se creó la alianza.

Durante el 2011 Colombia importaba ocho (8) de cada cincuenta (50), y al cierre del 2013 solo seis (6) productos de los cuales cinco (5) provienen de México.

Colombia importo cerca de 5 mil 495 millones de dólares de México y solo le exporto 863.800 millones de dólares durante el 2013.

México

Al cierre del 2013 México destinó uno (1) de cada (50) productos de su oferta exportable a sus socios del pacifico; específicamente el 2,2% del total de sus exportaciones de las cuales más del 50% tiene como destino el mercado colombiano.

Las exportaciones mexicanas a sus socios estratégicos de la Alianza del Pacifico durante ese periodo superaron 8 mil 590 millones de dólares; mientras que las importaciones solo alcanzaron los 2 mil 935 millones de dólares –México importo menos del 1% del total de sus importaciones a sus socios del pacifico- y nada indica que este comportamiento pueda variar significativamente en el tiempo.

Para el mismo periodo el 49% de las importaciones mexicanas provenían de los EEUU y el 79% de sus exportaciones tenían el mismo destino. Siendo los Estados Unidos -país con el cual México posee Tratados de Libre Comercio- su mayor socio comercial.

Perú

Perú demostró ser el país de la Alianza del Pacifico que más exporto al cierre 2013 a sus socios comerciales estratégicos, destinando el 7,2% del total de su oferta exportable. Sin embargo las importaciones proveniente de los países que integran la Alianza del Pacifico han disminuido y nada indica que la tendencia se revierta.

Por consiguiente, las relaciones comerciales intralianza no se han fortalecido precisamente desde la creación del bloque. Al contrario solo han profundizado su carácter extrativista debilitando sus economías locales.

Retomando la afirmación del Prof. Atilio Boron: “La Alianza del pacifico es una alianza político-militar, y no precisamente una alianza económica”.

Cifras del Banco Mundial demuestran que el gasto militar Colombiano, Mexicano y Peruano[3] se ha incrementado sostenidamente desde la creación de la Alianza del Pacifico.

El gasto militar colombiano es el más elevado de la región y de los países del bloque –ascendiendo 3.44% de porcentaje total de su PIB –. Sin embargo, Colombia es el país que percibe más recursos por concepto de ayuda militar directa por parte de los EEUU solo superado por Israel y Egipto y cuenta con nueve (9) de las setenta y seis (76) bases militares de los Estados Unidos en la región.

La ONG norteamericana Just the Facts[4] , encargada de monitorear el gasto militar de los EEUU, señala que desde 1996 hasta la actualidad Colombia ha recibido cerca de 6.820 millones de dólares, México 2.015 y Perú 909 millones.

Ahora bien, Perú destinó para el 2013 más de 2 mil 800 millones de dólares al gasto militar, representando el 1,42% de su PIB y -al igual que Colombia- alberga nueve (9) bases militares estadounidenses en su territorio. Finalmente México y Chile con tres (3) bases y una (1) respectivamente.

La evidencia estadística expuesta, corroboró la afirmación del Prof. Atilio Boron: “Alianza del pacifico es una alianza político-militar, y no precisamente una alianza económica”.

Demostrando que la Alianza del Pacifico no cumple con su principal propósito “profundizar la integración de sus economías”, -todo lo opuesto- solo ha profundizado el carácter extrativista de la economías del bloque debilitando el comercio intraliaza y el fortalecimiento local.

Finalmente, la Alianza del Pacifico está sirviendo de instrumento para minar a nuestro continente con 22 de las 76 bases militares del imperio estadounidense en la región con el propósito de controlar nuestros recursos naturales y tratando de imponer nuevamente por la fuerza “la América para los Americanos”[5].

[1] Alianza del Pacifico: Renace el regionalismo abierto como contra al nuevo regionalismo estratégico pos neoliberal. Caso Chile y Venezuela.

[2] Alianza del Pacífico, modelo pionero, según estudio. http://www.dw.de/alianza-del-pac%C3%ADfico-modelo-pionero-seg%C3%BAn-estudio/a-17682967

[3] Gasto Militar Chileno según cifras del Banco Mundial, supera 5 mil 400 millones de dólares, lo equivalente al 1,9 % de su PIB y cuenta con una de las 22 bases militares de las 76 de la región.

[4] Curso: Coyuntura Geopolítica en América Latina. La Militarización del Imperio. Atilio Boron.

[5] “La América para los Americanos”. Doctrina Monroe 1823

 

20
oct
14

calloia …

Calloia: una sentencia ¿reparadora?

 

 

El  Tribunal de Apelaciones Penal de 1er Turno revocó el procesamiento del ex presidente del Banco República, Fernando Calloia. Había sido procesado por la jueza del Crimen Organizado Adriana de los Santos a pedido del fiscal Juan Gómez por abuso innominado de funciones.

La sentencia 353 de 13 de octubre de 2013 de una extensión de 43 páginas establece en su parte resolutiva: ”Revocase la resolución impugnada y clausurase el sumario respecto al encausado. Téngase por cancelada la caución. Oportunamente, devuélvase”

Luego de la sentencia revocatoria sobre el procesamiento del escribano Pablo Seitung en el ambiente judicial y político se esperaba con mucho interés este pronunciamiento. El Tribunal resolvió por dos votos contra 1.

Esta sentencia tiene aspectos obviamente judiciales, políticos y humanos. Aunque ese no sea el orden igual para todos.

Obviamente para Calloia, su familia, amigos y compañeros el primer impacto es notoriamente en el plano individual y humano. Lo mismo sucede, aunque no forme parte de la sentencia para Fernando Lorenzo. Y las cosas humanas deben tener su importancia, no para impostar la voz y dolerse, sino para entender el lado más complejo y difícil de las cosas, de todas las cosas.

Fernando Calloia y se puede decir lo mismo de Lorenzo sufrieron un linchamiento en los medios durante muchos interminables meses. No recuerdo en toda mi vida y estoy seguro que no hay antecedentes en el país de un linchamiento de ese tipo alimentado por chacales políticos que fogonearon en forma constante ese proceso. La clave de todo fue mezclar, entreverar y transmitir la idea de lo ilegal, de lo delictivo, de los provechos personales, de la corrupción. Aunque la Vista fiscal y el procesamiento de la jueza dejara establecido que no había nada que los inculpara ese era el objetivo. Premeditado, bajo, digno de buitres.

Ahora la primera sensación que me asalta impetuosa es la alegría y el alivio por Fernando Calloia, porque en parte termino ese calvario. ¿Terminó?

Yo era conocido de Calloia y en medio de esa persecución me hice muy amigo. Eso me impide tener una visión objetiva, afortunadamente, porque detrás de supuestas objetividades hay muchas veces mucha miseria. Para Calloia con 42 años de trabajo en el BROU, con 9 años como presidente del Banco, con un esfuerzo enorme y pasional al frente de uno de los ganglios vitales del país y del Proyecto Nacional ese procesamiento fue una tragedia. Lo golpeó en el fondo del alma. Yo lo ví llorar el día del cumpleaños de su nietita. Quiso la fatalidad que fuera el mismo día en que el fiscal pidió el procesamiento. Esta sentencia no es reparadora de todo lo que el sufrió, lo que padeció su familia. No hay reparación.

Fue una tremenda injusticia y esas injusticias, ese tiempo perdido y sufrido no tiene reparación.

Hay un dolor que es proporcional a la dignidad de cada uno y al empeño, al esfuerzo de cada uno. Y Calloia estaba metido en el BROU hasta el cuello, en todo y con la misma pasión, rigor y severidad trató de resolver el aval. Y lo resolvió.

Y lo procesaron mal y la sentencia del Tribunal de Apelaciones es terminante, sobre  el fiscal y sobre la jueza.  Pág. 32: ”Analizada la prueba recibida, no se advierte que la actuación de Calloia se apartara de la que correspondía a su cargo. Él, como Presidente del Banco, podía conceder autorizaciones hasta el 1%. Para las que superaran esa cantidad se requería el consentimiento de los demás directivos. Y eso fue lo que hizo el encausado.” Eso en cuanto a la formalidad de la resolución adoptada por el BROU.

Y en la página 42 dice algo todavía más concluyente: ”Por ende, no puede presumirse que Calloia haya impartido directivas sin importarle que COSMO tuviera o no capacidad financiera para adquirir los aviones. No fue alegado ni hay prueba de algo semejante. La intención de favorecer, que como se dijo,  constituye la piedra angular del pedido de procesamiento y cuyo examen fue indebidamente soslayado en la recurrida, no surge de las actuaciones practicadas.”
”No hay prueba de algo semejante” esa es una piedra angular de todo, ni el fiscal ni la jueza tenían pruebas para semejante acusación y el Tribunal se los dice con todas las letras.

Yo que soy totalmente lego en materia lo escribí en varios artículos, y aunque obviamente no tenían  por qué leerme, si tendrían que haber seguido los básicos procedimientos judiciales, es decir probar las cosas para luego resolver. Y no las probaron luego de muchos meses de actuaciones, del fiscal y de la jueza.

Pero el Tribunal abunda: ”En tal sentido hay que señalar que, significativamente, en ninguno de los pronunciamientos antecedentes se indica de qué manera y en qué medida la conducta del imputado perjudicó a la Administración (obviamente parece impensable un perjuicio a los particulares).

Más allá del subrayado enfático de fs. 1192, la mayoría de la Sala de mérito no consignó en que consistió el perjuicio a la Administración En conclusión, estima la mayoría de la Corte, que la Sala de mérito aplicó erróneamente el art. 162 del Código Penal al no ponderar la ausencia del perjuicio para la Administración, legalmente requerido.”

Es que los hechos han demostrado que no se perjudicó en un centavo, en nada a la Administración porque no importa el monto, lo concreto es que a cambio de una multa por un aval, una empresa Buquebus está pagando. Y la Sala no se tomó el trabajo mínimo de demostrar cuál era el perjuicio económico, y cuál era el monto por el otorgamiento del aval. Y no lo hizo sencillamente porque no hubo ningún perjuicio, ni de un solo dólar. Y el procesamiento mezclaba y, contribuyó a mezclar temas para hacer todo más oscuro y turbio. No quiero opinar sobre intenciones, errores o incapacidades básicas.

Pero la sentencia sigue:
”Demás está decir que es deber funcional de la Sala, sustraerse a la opinión pública, los medios de comunicación, actores políticos, grupos de presión, no juzgar en base a reglas de buena administración, ni presunciones de dolo, etc.”
Si esto se menciona en la sentencia es porque el Tribunal consideró necesario llamar la atención sobre un hecho grave, ni las denuncias de los senadores blancos en bloque, ni las feroces campañas de los medios y de los grupos de presión en cualquier sentido, hacen que un ciudadano pueda ser considerado  culpable. Y llama la atención específica sobre ese hecho. Algo básico para no pasar de la justicia al linchamiento.

Y cuando dice ”no juzgar en base a reglas de buena administración ni presunciones de dolo etc:” es otra lección implacable. Ni el fiscal, ni la jueza penal pueden juzgar considerando que son intérpretes de las reglas de buena administración, eso corresponde a otros mecanismos institucionales y políticos y nunca a la justicia penal, que debe probar que hubo dolo. Yo en lugar del fiscal y la jueza me pondría a estudiar derecho de apuro. Para ser suave.

¿Es de ”buena administración” otorgar un préstamo de 14 millones de dólares para que los productores lecheros puedan comprar alimento pues su ganado corría el peligro de muerte en medio de una sequía? ¿Es de ”buena administración” lo que hizo el Banco Central y el BROU y más alto en el Poder Ejecutivo, durante la crisis del 2002 para tratar de enfrentar las corridas bancarias y el derrumbe del sistema financiero?¿Es una jueza la que puede y debe evaluar si había en alguno de esos  casos: aval, préstamos a lecheros o ,medidas ante la crisis bancaria si se trataba de una ”emergencia financiera”? No, no es ni su responsabilidad, ni está entre sus capacidades y por lo tanto invadió áreas institucionales abusando de sus funciones.
¿Es de buena administración aprobar 42, si 42, nuevas refinanciaciones de deudas en los diez años anteriores a que asumieran los gobiernos frenteamplistas?

De buena administración es haber presidido un banco durante 9 años y haber logrado resultados de casi 1.600 millones de dólares de ganancias, sobre todo si se los compara con los 400 millones de pérdidas del BROU de los 20 años anteriores, los de los gobiernos blancos y colorados.

Eso sí que es buena administración.
”Buena administración” es haber iniciado la gestión en el BROU con una morosidad, en realidad una incobrabilidad del 8% y dejar la presidencia con una morosidad del 1%  y habiendo cobrado los créditos incobrables pasados a un fideicomiso, por el doble del valor del traspaso, es decir recuperando para el BROU decenas de millones de dólares?

Para el registro, la diferencia es que a los senadores frenteamplistas no se les ocurrió hacer un peregrinaje a los juzgados durante o después de la crisis del 2002, porque son diferentes. Si diferentes en recurrir a la justicia siempre y cuando se pueda obtener alguna migaja y agregarle a la política alguna miseria.

Nosotros no lo hicimos por buenos, sino simplemente por diferentes y me siento orgulloso de esa diferencia. Y voy a escribir en su momento de esa diferencia de comportamientos en forma concreta, con anécdotas sobre la crisis del 2002 y el 2003.

Otro mazazo en la sentencia es cuando habla de: ”(obviamente parece impensable un perjuicio a los particulares)” Ustedes recuerdan que uno de los núcleos principales es la acusación contra Calloia y Lorenzo de que se favoreció a Cosmo en contra de otros supuestos oferentes, y en la vista fiscal se menciona a tres, pero al final quedó solo uno, el fantasma de Mont Fortelco. Era y es ”impensable” con dos dedos de apego a las normas legales que se pueda acusar a alguien de haber desfavorecido a Mont Fortelco, la famosa truchada probada y reprobada ante la Justicia de su intento de fraude. Pues también en eso la sentencia del tribunal es concluyente.

Vayamos a otro horror, las declaraciones del fiscal Juan Gómez, al otro día de conocerse su pedido de procesamiento cuando afirmó que había procesado a dos policías por abuso de funciones y por eso debía hacerlo con dos altos funcionarios, el ministro y el presidente del BROU. ¿Lo recuerdan? Pues vean lo que le dice el Tribunal:  ”El debido proceso y el principio de legalidad imponen decidir y motivar en mérito a la prueba de hechos con posibilidad de defensa y subsunción en conductas predeterminadas por la normativa penal vinculante. Con este sentido, el principio de inocencia impide modificar el umbral de la prueba cuando se trata de indagados con altas responsabilidades, o categorías de delitos cuyo esclarecimiento reviste cierta complejidad”.
”Impide modificar el umbral de la prueba” ergo el fiscal lo modificó. Es grave, muy grave y soy generoso.

Y agrego, porque hay momentos en que el derecho se hace tan volátil que cuesta encontrar la realidad, que los dos policías mencionados en las declaraciones de Juan Gómez fueron procesados por castigar a un detenido en un claro acto de abuso de poder. No innominado, sino brutal abuso de poder.

Pero como el fiscal Gómez parece no tener límites, el jueves en Búsqueda realiza comparaciones y declaraciones temerarias. Me pregunto ¿un fiscal penal del Crimen Organizado no debería tener un mínimo, una pizca de equilibrio?

Lean esta joya del derecho nacional: ”volvería a pedir el procesamiento de Calloia y Lorenzo?  No tenga ninguna duda. Si yo mañana tomara el teléfono (lo señala) y me dirigiera a la señora juez que me perdone porque me merece el máximo respeto y le dijera: Recuerda tal procesado que es el más peligroso y connotado delincuente, en nombre del interés general ahora mismo usted disponga la libertad inmediata de esa persona . Si yo hiciera eso, estaría cometiendo un acto absolutamente incompatible con mi función, estaría violentando las reglas de derecho y, por tanto, estaría cometiendo un acto arbitrario y estaría incurriendo en un delito. Eso es lo que me dice el sentido común y yo lo parangono con esta situación. Para mí, el interés nacional siempre es proteger el Estado de derecho, es probable que este servidor público esté equivocado, pero no tengo otra forma de ver las cosas”. Firmado Juan Gómez

Yo creo que este señor ha perdido los puntos de referencia totalmente, compara ”el más peligroso delincuente” con un trámite administrativo bancario y una llamada entre jerarcas del gobierno, nada menos que con el delito de reclamar por parte de un fiscal la libertad de un delincuente. Es de antología, de antología del disparate judicial. ¿Nadie lo llamará a silencio para que no siga haciendo el ridículo?

Esta es materia árida, lo sé perfectamente porque he tenido que dedicarle muchas horas, pero es en esa aridez que nos sumergieron los escuálidos, los que ahora se callan, los escribas que viven en los juzgados  dándonos lecciones morales a todos y de los que aguardo sus sabias opiniones.

Así como de los locuaces senadores que no han tenido hasta ahora la decencia de decir una palabra. Ellos no se retractan, no hacen autocrítica simplemente dejan el tendal de miserias.

No pasó un minuto desde que en los portales y por todo el Uruguay circuló la noticia de la sentencia del Tribunal de Apelaciones que ya el fiscal Juan Gómez adelantó sin posibilidades materiales de leer el documento de 43 páginas que apelaría ante la Suprema Corte de Justicia. Es cada día más claro que no actúa reflexivamente y con justicia sino lisa y llanamente por otros motivos. ¿Cuáles?

Es que la Sentencia 353 tiene que ver tanto con las actuaciones del fiscal como de la jueza del crimen Organizado, pero es claro que el mayor peso de la argumentación de la sentencia del Tribunal destruye tanto la Vista fiscal como las numerosas declaraciones de prensa del Dr. Juan Gómez y su participación en todo este proceso.

Hay todavía mucho paño para cortar sobre este episodio y sobre todo el proceso. Solo una reflexión final: imaginen por un instante lo que estarían diciendo, haciendo y alborotando los feroces senadores de la oposición y cierta prensa si el Tribunal de Apelaciones de 1er Turno hubiera ratificado el procesamiento de Calloia. Y saquen sus conclusiones sobre la importancia de esta Sentencia.

NOTA: semanario Bitácora /Uruguay

 

16
oct
14

uruguay elecciones … 26 de octubre

Los apáticos,  los enojados, los desilusionados y los desmotivados

 

 

escribe: Esteban Valenti  Periodista, escritor, director de UYPRESS y BITACORA. Uruguay)
Una campaña electoral trata de instalar una línea divisoria entre candidatos y partidos de carácter nacional y también debe atender a sectores ciudadanos específicos, tanto a nivel territorial, social, edades o niveles culturales.

En el caso del Frente Amplio es claro que el eje de su campaña es la continuidad y el cambio del proyecto progresista en todos los diferentes planos de la acción pública, incluyendo las áreas donde existen carencias o lentitudes.

Con una particular atención a que será lo nuevo, lo diferente, lo mejor, porque luego de dos gobiernos, lo que tiene claro la gente es en qué consiste la continuidad, que políticas básicas se mantendrán.

Toda esta reflexión se basa en tres elementos diferentes: en los cuadros analíticos de las diferentes encuestas cuantitativas, en los estudios motivacionales que lógicamente realizamos con diversos grupos de opinión pública y por la experiencia personal, reuniones en casa de familias, conversaciones, aniversarios, cumpleaños y en algún boliche. Lo que pedía el ”Corto” Buscaglia, boliches y cumpleaños de quince para poder hacer campañas.

Yo me voy a concentrar en una nueva realidad que emergió con fuerza en estas elecciones y que si bien es un desafió para todos los partidos, tiene especial significado para el progresismo, para el Frente Amplio. No todos son iguales, ni tienen la misma sensibilidad ni reaccionan a los mismos mensajes.

Comencemos por los apáticos, que podría considerarse en dos segmentos, los nuevos y los apáticos mayores. En el primer sector hay un número importante de jóvenes, porcentaje mayor que en otras elecciones anteriores que no se interesan por la política, la sienten muy lejos de sus vidas, eso no quiere decir en absoluto que son apáticos a todo, tienen sus propios intereses y preocupaciones. Los segundos forman parte de esa porción creciente de la población del planeta que se aleja paulatinamente de las elecciones y de la política. Ambos tienen puntos en común, pero también importantes diferencias. Por el respeto o el temor a las sanciones establecidas en la ley  la gran mayoría vota.

Luego están los que en estos 9 años de gobiernos del FA por los más diversos motivos, algunos totalmente justos y otros derivados de una expectativa equivocada y muy personal sobre las responsabilidades de un gobierno y del Estado y obviamente por nuestras carencias y errores, tienen alguna bronca entripada. A lo largo de la campaña han ido disminuyendo, pero existen, vaya si existen y apuntan contra el gobierno o la IM. Todos conocemos unos cuantos.

Luego están los que tenían y mantienen una visión de cambios y de velocidades en los cambios que debía realizar la izquierda en el gobierno que no se cumplió. En este caso se trata siempre de gente progresista, con un proceso racional, complejo y lleno de tensiones. Algunos militan directamente contra el FA, en estos días he leído alguna columna con ese enfoque. Argumentos se pueden coleccionar de cualquier lado y color. Ellos ya han cruzado el Rubicón, y no se sienten responsables de nada ni de lo que sucederá si asume el gobierno la derecha. Están más allá de todo.

Y luego a un nivel diferente están los desmotivados, votan pero muy suavemente. Eso sucede en todos los partidos. Viendo algunas fotos de campaña de algunos candidatos a los que les sacan la sonrisa con un tirabuzón se puede percibir que es un grupo transversal y que la inmensa mayoría terminará votando aunque sea a regañadientes.

Hay procesos que no dependen de la campaña electoral, son más profundos, son la acumulación de años con una muy baja actividad política masiva, la falta de contacto con mucha gente que ve la acción del gobierno, de la intendencia o de las intendencias progresistas desde afuera e incluso ha roto todo contacto regular con el Frente Amplio. Y estamos hablando de decenas de miles de personas.

La política es uno de los músculos más sensibles, si no se ejercita se atrofia.

En 10 años de poder y de falta o debilidad de nuestra actividad política no se arregla con unos meses de campaña electoral, al menos en la izquierda. Son cosas que hay y que habrá que evaluar y analizar en otra etapa, después, pero con mucho rigor.

Solo si logramos trazar una marca muy profunda y creíble, sin truculencias, pero con los verdaderos riesgos sociales, económicos y políticos que afronta el Uruguay con el retorno del bloque de poder de la derecha podemos lograr que ciertos temas personales o puntuales asuman su verdadero valor. Todos tenemos heridas y bronquitas, el eje de la campaña adversario es bajar al mínimo posible la línea divisoria, como si todo fuera más o menos igual o parecido, para tratar de pescar en esas pequeñas heridas.

Aunque atrás de ”La Positiva” viene una lista histórica del herrerrismo, la 71, el poder verdadero con su jingle: ”somos experiencia, somos tradición ” ¿De qué experiencia nos hablan, de la del 90? No tengan dudas que tienen experiencia y tradición, que es lo que la campaña fumosa trata de ocultar a toda costa.

Solo o principalmente explicando que fue lo que se hizo en estos 9 años que cambiaron el país, no alcanza, es evidente que no alcanza. Las encuestas y la sensación en la calle confirma que solo si logramos darle a esta batalla electoral el verdadero y profundo sentido de lo que se juega el país y cada uno de nosotros, los uruguayos podremos ganar las elecciones. En las diversas etapas.

Una definición ligth es muy mala, es exactamente el escenario que busca la derecha siempre condimentada con la ”mano dura” en el tema de seguridad y poco más. Y huir despavoridos de cualquier debate y confrontación sobre los temas económicos, donde han perdido sistemáticamente, por una razón muy simple, porque pierden con la realidad.

Pero hay otro aspecto importante, es la credibilidad. Los gobiernos del FA y en particular Tabaré Vázquez tienen su credibilidad depositada en el cumplimiento de grandes y complejos compromisos asumidos durante la crisis del 2002 y en la campaña del 2004. En todos los casos de indicadores económicos, sociales y productivos en estos diez años se superaron todas las metas. Si hace 10 años, en octubre del 2004 hubiéramos manejado las actuales cifras e indicadores de la vida nacional, ni nosotros mismos lo hubiéramos creído. Tengo buena memoria. En los compromisos siempre fuimos muy conservadores y las superamos en los hechos.

Recuerdo que sobre el tema desocupación, algo muy complejo y sensible, el compromiso fue bajar del 18% de ese momento por debajo del 10% (un dígito) al finalizar el mandato, en el 2010, y lo logramos mucho antes (2008) y mucho mejor en el 2010. Y ahora estamos entre el 5 y el 6%!
Si hubiéramos propuesto el Plan Ceibal y distribuir un millón de ceibalitas, nos hubiéramos reído de nosotros mismos.

Esa credibilidad es una de las claves de nuestras propuestas, hay que utilizarla con gran seriedad y sobre bases muy sólidas y hay que utilizarlas en temas claves.

Para llegarle a esos sectores en disputa, no solo con los otros partidos, sino con la apatía, con el desgano hay que naturalmente utilizar la emoción, el impacto que en lo afectivo han tenido los cambios y las posibilidades que hoy tiene el Uruguay, pero complementando con mensajes claros y precisos.

Las heridas pequeñas o medianas por diversas circunstancias no pueden responderse una por una, tratando de contestar todas las circunstancias, una tendencia que muchas veces asumimos. Al menos yo. Hace falta otra cosa, es sentido crítico, el que tenemos cada uno de nosotros, la gran mayoría de los frenteamplistas. Ese sentido crítico y autocrítico es clave para establecer un vínculo, para tenderle una mano a los ”no convencidos”, hay que compartir y mostrar ese sentido crítico.

Llenos de certezas y verdades reveladas no le llegamos a los que dudan a esta altura de la campaña y por otro lado no expresaríamos la realidad. La realidad es que todos tenemos mayores exigencias, tenemos rasguños, queremos más calidad en todos los aspectos, y muchos queremos calificar al más alto nivel posible la acción del gobierno. Queremos un fuerte encuentro entre los principios de la izquierda, sus valores, sus grandes objetivos estratégicos y sus mejores cuadros y las mejores fuerzas intelectuales de la sociedad uruguaya. Esa es la tradición de nuestra izquierda, de nuestro progresismo.

El sentido autocrítico no sirve solo para la polémica es el arma más poderosa que tienen los verdaderos gobiernos progresistas acompañado por la posibilidad de poner marcha atrás. Los gobiernos con una lenta y decadente marcha en zigzag y con tono autosuficiente y desde lo alto del poder, es y termina siendo siempre de derecha. Fuertes compromisos de resultados hacia un Proyecto Nacional con visión estratégica que avanza hacia adelante, pero que tiene siempre vivo el sentido de la crítica y la capacidad de corregir y dar marcha atrás, es un enorme capital, no como discurso, sino como herramienta de cambio.

09
oct
14

ernesto che guevara

 

  09-10-2014

 

Entrevista a Gerardo Bavio, que recuerda al Che en un nuevo aniversario de su caída en combate
“Trabajar con el Che fue uno de los momentos más importantes de mi vida”
-M:- Conociste y trabajaste con el Che Guevara en La Habana.

-G:- Así es, mi estadía en Cuba fue desde mediados del 1962 hasta fines del 1963, estuve con un compañero que era además compañero de estudios del Che, Jorge Vexenat, abogado cordobés.

Lo entrevistamos al Che el 2 de junio de 1962 en el Ministerio de Industria. El Che acababa de ser designado Ministro de Industrias meses antes y estaba iniciando una transformación interna de la economía cubana centrada fundamentalmente en el monocultivo y la exportación de azúcar. Tenía el plan de transformar eso en un desarrollo industrial, con una concepción socialista.

Fue un encuentro inolvidable, nos atendió cerca de la una de la mañana, ya que sus horarios durante el día eran muy absorbentes, y volvía cerca de la madrugada a su despacho del Ministerio a darle una mirada a los papeles y a resolver cosas rápidas.

Ahí nos encontramos, él entró sonriente, nos dimos un fuerte abrazo, le traía cartas de su padre, a quien habíamos entrevistado en Buenos Aires, el arquitecto Ernesto Guevara Lynch.

Charlamos distendidamente, le expliqué las razones por las que estábamos ahí. Mi historia de participación en la Resistencia Peronista en Córdoba fue la que nos llevó a plantear ese viaje a Cuba. Hablamos de muchos temas, él nos explicó cuál era el papel tan importante de las Organizaciones Revolucionarias Integradas, las ORI, que fue la unificación de las fuerzas que habían impulsado a la Revolución cubana. El movimiento 26 de julio, el Directorio Revolucionario, que tenía sede en la ciudad de La Habana y el Partido Socialista Popular que también se adhirió a la revolución prácticamente cuando estaba triunfando a través del Movimiento 26 de julio.

-M:- El Partido Socialista Popular era el Partido Comunista.

-G:- Claro, que fue fundado entre otros por Julio Antonio Mella, que fue un personaje muy importante que murió asesinado en México por los esbirros de Machado, tuvo que salir de Cuba porque imperaba la dictadura en ese entonces, pero de todas maneras fue asesinado en México. Después podemos ampliar este tema, que lo fue de varias conferencias de Gregorio Bermann, uno de los impulsores, junto con Deodoro Roca, Julio V. González y otros, de la Reforma Universitaria en Córdoba, que tuvo mucha importancia en todo el continente, sobre todo para la juventud revolucionaria de Cuba.

La conversación con el Che derivó pronto a la realidad de ese momento en la Argentina, a la Resistencia Peronista, al papel que podía tener el peronismo en el armado de una revolución emancipadora en Argentina.

Ese año, 1962, fue un año clave, el año de las elecciones del 18 de marzo, cuando triunfa la formula Framini-Anglada en la provincia de Buenos Aires. Después es desplazado Frondizi, las Fuerzas Armadas lo ponen a José María Guido de presidente. Esto fue muy importante a nivel histórico, la frustración de la posibilidad de una salida legal y electoral sin proscripción. Evidentemente eso repercutió en el pensamiento revolucionario de mucha gente de la Resistencia, empezaron a pensar que era necesario armarse, contra una dictadura que se imponía y proscribía. Fue un año crucial, eso nos llevó a Cuba, a hablar con el Che. También teníamos el plan de hacerlo con John William Cooke y Alicia Eguren, que vivían en La Habana.

A partir del encuentro con el Che, empecé a trabajar en el Ministerio de Industria.

-M:- ¿Cuáles eran tus tareas?

-G:- Si bien es cierto que yo trabajaba en el Ministerio de Industria, lo hacía en un organismo que no estaba en el edificio del Ministerio, sino en la Compañía Cubana de Electricidad Antonio Guiteras. Por eso mi contacto con el Che no era cotidiano, nos encontrábamos una vez por mes, más o menos. El proyecto que yo desarrollaba en la Compañía Cubana de Electricidad, era de desarrollo termoeléctrico. Cuba tiene pocas posibilidades de producción de energía hidráulica, porque es una isla chica, no tiene grandes ríos internos con diques. Había varios proyectos con trabajo de técnicos checoslovacos, de desarrollo de centrales termoeléctricas, una en Ogurke, Cienfuegos, y yo trabajé en el cálculo estructural de esas usinas termoeléctricas. Para eso viajaba mucho al interior, como ingeniero civil y con mis conocimientos en materia de cálculos y estructuras, formé parte del desarrollo de esas centrales en sus aspectos arquitectónicos y estructurales en conjunto con otros compañeros ingenieros soviéticos, mexicanos, argentinos y una mayoría de cubanos.

La compañía se llama Antonio Guiteras, quien fue ministro durante el gobierno del presidente Grau San Martín, que propuso la nacionalización de la industria, la producción y la energía de Cuba. Después fue desplazado del gobierno y Antonio Guiteras murió asesinado por el enemigo, creo que en la dictadura de Machado. Fue un hombre nacionalista con sentido popular, transformador, recordado con mucho respeto.

 

El Che y el peronismo 

-M:- ¿Cuál era la visión del Che del peronismo?

-G:- En mi primer contacto con el Che a mi llegada a Cuba hablamos de ese tema, yo le llevé un documento del PAR (Peronismo de Acción Revolucionaria) que habíamos creado en Córdoba. El Che sintetizó su opinión en varios conceptos, él consideraba que para hacer una transformación social y para hacer la revolución en Argentina, la presencia, o la realidad del movimiento peronista con tanto respaldo de los trabajadores era algo fundamental. No se podía negar ni desplazar de la realidad un movimiento con tales características y que lideraba la resistencia contra la dictadura, posterior a 1955.

El Che mencionó los conceptos de John William Cooke, que ya estaba residiendo en Cuba. Algo que dijo y que me quedó muy grabado fue que temía que si bien el peronismo tenía una potencialidad revolucionaria muy grande, y que había que partir en gran medida de ahí, en un momento de crisis para el capitalismo en Argentina, la figura de Perón fuera utilizada para frustrar la posibilidad de hacer la revolución, es decir, desconfiaba del papel que podía jugar Perón en una etapa de crisis y de tensión en la Argentina.

Dijo que había que transformar, como decía Cooke, la potencialidad revolucionaria del movimiento, en acto. ¿Cuándo? ¿Cómo? Esa era la tarea, impulsar el peronismo revolucionario, vincularlo con los sectores de izquierda, promover una política de masas. Esa era su idea en cuanto a la realidad argentina, evidentemente durante mi estadía en Cuba persistía en la idea del foco, por el contrario, Cooke sostenía una idea de política de masas.

No se puede determinar cuál es la dialéctica de causa y efecto entre lo que es la apertura de un foco revolucionario y el posterior apoyo de masas; o lo que es, organización de masas tendiente hacia una insurrección o inclusive hacia la apertura de uno o varios focos revolucionarios. Sí estaban de acuerdo en que eso tenía un componente fundamental en la lucha armada, lo cual nosotros veíamos como real. Ese fue otro elemento importante de 1962, hay que recordar las elecciones del 18 de marzo de 1962, en donde se le da a los sectores populares la posibilidad de manifestarse y luego clausuraron las elecciones porque perdió el sector de la derecha. Ante la frustración de esa posibilidad democrática, no quedaba otra alternativa que la lucha armada que terminó en el Cordobazo. Ese año fue clave, no solamente en el área internacional sino dentro de la Argentina, es cuando se fortalecen y se desarrollan las organizaciones armadas. Estaba clausurada la posibilidad de una salida política democrática.

-M:- El cambia su posición con respecto al peronismo.

-G:- Sí, porque él, cuando era estudiante, estaba muy influenciado por el anti peronismo, por los sectores de la juventud estudiantil de esa época. Sus padres inclusive, eran anti peronistas. Creo que su padre había sido de los Comandos civiles.

-M:- Me imagino que John William Cooke y Alicia Eguren habrán ayudado a cambiar esa postura.

-G:- Por supuesto. Se trataba de mostrar la realidad, desenmascarar el engaño que había, yo recuerdo una entrevista que le hicieron al Che al poco tiempo de su triunfo, donde el periodista le preguntaba si la revolución cubana y la caída de Batista, se asemejaban a lo que había sido la caída de Perón en Argentina con Aramburu, Rojas, etc. Y el Che rechazó totalmente esa versión: “No tiene nada que ver, al contrario, son antagónicas”. La Revolución cubana tiene una base social totalmente distinta a lo que fue el golpe cívico militar de 1955.

-M:- Alguna vez se hizo esa comparación, ¿no?

-G:- Sí, se hizo, sobre todo en los medios, que ya sabemos cómo tergiversan la realidad, lo planteaban de esa forma, equiparando una cosa con la otra. Al contrario, las fuerzas que impulsaron ambos golpes eran completamente antagónicas.

-M:- ¿Cómo te impactó ver en persona al Che?

-G:- Para mí fue una emoción muy grande, uno de los momentos más importantes de mi vida, que un médico joven, prácticamente de 30 años, se adhiere, forma parte de la Revolución Cubana, es el protagonista de su triunfo a través de la batalla de Santa Clara. Esa fue la batalla determinante de la caída de Batista.

-M:- Cuando hace volar el tren blindado.

-G:- Claro, exactamente. Ese muchacho tiempo después tiene que enfrentar la transición económica de un capitalismo totalmente dominado por el imperio yanki a un socialismo independiente, y transformar eso. Ese era el objetivo que se planteaba cuando yo lo conocí en 1962. Que ya venía trabajando de antes, en el INRA (Instituto Nacional de la Reforma Agraria) en el área de industrialización, había sido presidente del Banco Nacional de Cuba. Empezó a formarse desde el punto de vista económico.

 

El Che economista

-M:- Llegaste a Cuba a mediados del año 1962, en el Año de la Planificación, cuando el Che ya estaba a cargo del Ministerio de industria. Posterior a la polémica con Charles Bettelheim, quien defendía el modelo soviético de dirección económica.

Cuando vos llegás, ¿quedaban resabios de esa polémica? Porque el Che defendía el Sistema Presupuestario de Financiamiento en el Ministerio de industria y sin embargo, en el INRA, Carlos Rafael Rodríguez aplicaba el cálculo económico, defendido justamente por Bettelheim.

-G:- Había concepciones encontradas en muchos aspectos pero, según mi criterio, el Che no rechazaba el cálculo económico.

El cálculo económico era una forma de medir la eficiencia de la producción, implicaba hacer un análisis económico, de costos, de cada empresa. Esto se hace en el capitalismo, se busca reducir los costos, superar las ganancias y con ellas volver a invertir, buscando la máxima rentabilidad.

El Che no rechazaba esto, lo que yo interpreté de su política, estando allí, fue que buscaba que la eficiencia económica, o la ganancia, la plusvalía que se generaba en cada una de las empresas, fuera centralizada en el Ministerio de industria y desde ahí invertir en los sectores que la planificación económica consideraba fundamentales para el objetivo de la transformación de la economía cubana. Tenemos que tener en cuenta que el Che hereda una industria cubana monopolizada, con monocultivo, monoproducción, sin industria prácticamente, dedicada a la producción azucarera. Había que transformar ese modelo productivo en dos aspectos fundamentales, uno de ellos, socializar los centros de producción, que sean dirigidos con la participación protagónica de los trabajadores, y que el Ministerio analizara la realidad para generar nuevas industrias, viendo cuáles eran las necesidades del mercado. Eso representaba darle al Ministerio de industria la posibilidad de orientar las inversiones de acuerdo a los objetivos de la planificación. Transformar una industria capitalista monopolizada, en una industria socialista que buscara la industrialización del país. El quería desarrollar el reemplazo a las importaciones mediante industrias cubanas.

-M:- ¿Esa participación de los trabajadores cómo funcionaba en la práctica?

-G:- Cada industria tenía sus organismos asesores.

-M:- El Comité Técnico Asesor.

-G:- Exacto, los sindicatos intervenían en eso. Se elaboraba un programa en cada industria, de producción, para el año siguiente. Eso se centralizaba en el Ministerio de industria y en base a eso se hacía el plan anual.

-M:- ¿En qué aspectos difería esto que estás contando del planteo de Bettelheim?

-G:- El planteo de Bettelheim era de planificación centralizada, en donde se procediera a que cada industria tuviera su plan, para que desde el Estado se centralizara todo y se distribuyeran los recursos.

No había una diferencia muy grande entre ambas concepciones, lo que la postura soviética cuestionaba era la excesiva industrialización de Cuba, porque lo que quería el Che era una industrialización que generara autonomía. El concepto de planificación chocaba en la aplicación práctica, así comenzó a discrepar con la opinión de Carlos Rafael Rodríguez Mora y de otros personajes conductores de la economía cubana de ese momento.

-M:- Hay también una postura del Che en cuanto al trabajo voluntario, ¿verdad?

-G:- Antes de tocar ese tema, uno de los temas de discusión que fue muy interesante, es sobre la aplicación de la teoría del valor en la etapa de transición del capitalismo al socialismo. El Che no estaba en contra de que hay una teoría del valor, eso significa que hay trabajo, valor agregado, hay plusvalía, que se centraliza y esa es la ganancia que en el capitalismo se distribuye en función de cada empresa y tiende a la monopolización. El Che no negaba su existencia, opinaba que ese plusvalor se centrara en la planificación en base a un proyecto de transformación de la economía cubana, con la participación del Ministerio de industria, que centralizara el valor en un proyecto que él llamaba “programa presupuestario”, cada empresa presentaba su presupuesto y de acuerdo a ese plan de inversiones para el año siguiente se le asignaban los recursos desde el Ministerio en conjunto con el JUCEPLAN, “la Junta Central de Planificación”. 1962 fue un año fundamental porque fue el Año de la Planificación, esta junta se había creado el año anterior, posteriormente a Playa Girón, comienza el proyecto de transformación socialista.

En la interpretación de esa transformación era donde discrepaban el Che y otros más vinculados al concepto de la economía soviética. La planificación soviética, transformándola en un esquema, surge de la realidad soviética, y lo que el Che planteaba era una concepción de una planificación enraizada en la realidad de Cuba y Latinoamérica, los otros no negaban eso, pero ponían el acento en respetar las formas de lo que era la planificación al estilo soviético, que chocaba con la idea de dar más participación, de descentralizar más, que cada industria tenga su grupo de asesoramiento técnico, que participen los trabajadores y que juntos elaboraran el programa de producción que luego se analizaba centralmente en el ministerio y, de ahí, de acuerdo con la programación presupuestaria se distribuían las inversiones. Es un poco la idea del Che para transformar la realidad económica de Cuba en un país que tuviera una industria independiente.

En cuanto al trabajo voluntario no creo que haya habido grandes choques, porque estaban todos de acuerdo. El Che lo impuso con el ejemplo, el trabajador dejaba de ser un explotado y aportaba su trabajo al conjunto de la sociedad. Él salía y tomaba las herramientas junto con el resto de los trabajadores, ya sea en una empresa, en la cosecha de caña, él se ponía al frente de los trabajadores impulsando la producción. Su concepción del socialismo era esa, poner el trabajo al servicio de la sociedad.

-M:- Eso estaba vinculado a estímulos morales, pero, ¿también se contemplaban estímulos materiales, relacionados con el trabajo voluntario, por la mayor productividad de una empresa o de un trabajador?

-G:- No, él ponía el acento en el estímulo moral. No se le iba a pagar más al trabajador de la empresa que produjera más valor, o que tuviera mayor eficiencia. En ese sentido el cálculo económico es necesario y el Che no lo rechazó. Pero poniéndolo al servicio de una planificación centralizada a ese Sistema Presupuestario de Financiamiento.

Creo que han sido años cruciales para el Che que definieron su pensamiento. El Che tuvo que vivir en esa etapa un conflicto con algunos sectores del gobierno cubano que cuestionaban algunas de sus ideas y prácticas dentro del Ministerio de Industria.

Es interesante rescatar esas discusiones y profundizarlas porque nos enseñan mucho sobre las cuestiones inherentes a la transición que tiene que darse entre una sociedad capitalista y la construcción del socialismo que se basa en el gobierno y el poder de los trabajadores, del pueblo organizado para transformar la sociedad.

El Che planteaba que ese período de transformaciones tenía que ser dirigido por los trabajadores, sobre todo por los trabajadores organizados. Por eso trató de organizarlos, creó cuerpos técnicos, de asesoramiento, que salían de los mismos centros de trabajo. El proyecto de transformación se gestaba fundamentalmente en las fábricas, en los centros de trabajo, con los trabajadores y para eso propugnaba que se organizaran. Además, con un principio que mantendría siempre y era la formación del Hombre Nuevo.

Había que salir de la alienación capitalista hacia una desalienación socialista, podríamos decir. El socialismo significa desalienación, o sea, la verdadera liberación del hombre que trabaja, en cambio, había otros cuadros dirigentes que planteaban, y los hechos parecen haberles dado la razón, que el trabajador en el régimen socialista seguía siendo un hombre enajenado, no era dueño de su trabajo, estaba sujeto a una falta de libertad que fue evidente en los regímenes socialistas del siglo XX, sin ir más lejos el estalinismo en la URSS.

El Che era un crítico de todo eso. Quería que el socialismo fuera un proceso de liberación del trabajador y del hombre, dándole posibilidades de acción, pensamiento y organización para transformar la sociedad.

Ese pensamiento del Che a veces chocaba con algunas opiniones muy rígidas de sectores formados o, mejor dicho, deformados por las concepciones de la URSS vigentes en ese momento.

Realmente es un tema muy profundo. Siempre decimos que nos planteamos el socialismo del siglo XXI, pero para conocer cuáles son los datos importantes a rescatar de la historia del siglo XX, uno sería el por qué y cómo se frustró la experiencia socialista en el siglo pasado. A eso nos ayuda este tipo de análisis donde caben diferentes posiciones dentro de lo que es el campo popular.

 

El Che y John W. Cooke 

-M:- Mencionaste al “Gordo” Cooke. ¿Cómo era la relación del Che con John W. Cooke?

-G:- De acuerdo a mi experiencia fue muy buena de ambas partes. El Che admiraba y respetaba mucho al “Gordo” Cooke y asumía mucho de su pensamiento, sobre todo, con respecto al peronismo.

-M:- El “hecho maldito”.

-G:- Así es. El “Gordo” Cooke tuvo la capacidad de influir en muchos sectores de la sociedad y dirigentes cubanos. Además, para Cooke, el Che era una figura fundamental y su proyecto no era antagónico con el suyo, eran complementarios. Cooke tenía más la concepción de la revolución como un proceso de insubordinación de las masas, de las bases sociales y el Che tenía algo de aquello que critican como foquismo, que las condiciones las crea “el foco” guerrillero. Ese fue uno de los debates que no los llegaron a antagonizar en ningún momento ya que podrían ser complementarios, según la realidad, porque lo que marca la táctica de un proceso revolucionario es la realidad concreta, sin partir de ella no se puede pensar en una transformación social. Eso es lo básico.

-M:-Estando en la isla viviste la llamada “Crisis de los misiles”.

-G:- Así es. En un momento determinado, se vio sacudida por aquella crisis en octubre de 1962, que puso al mundo prácticamente al borde de la guerra nuclear. De pronto se descubrió que Estados Unidos, a través de vuelos en aviones especiales, había detectado la existencia de instalaciones de armas nucleares en el territorio cubano. Eso se había hecho a través de convenios, impulsados por la Unión Soviética, a modo de defensa de Cuba y del bloque socialista, de modo apresurado y que provocó la reacción de los Estados Unidos y la amenaza de represalias.

Nosotros, que además de trabajadores éramos milicianos, nos organizamos para la defensa ante un posible ataque de Estados Unidos, sobre todo después del frustrado ataque del año anterior en Playa Girón. Estábamos organizados para la defensa, el Che tuvo una importante actividad de organización de la defensa ante un posible ataque del Imperio. Afortunadamente, el proceso se resolvió telefónicamente en diálogos entre Kruschev y Kennedy y se evitó ese ataque que hubiera sido devastador. Fue un gran alivio, pero se generaron críticas, porque se había resuelto sin la intervención del gobierno cubano y eso molestó muchísimo a la estructura del gobierno revolucionario. El Che se manifestó molesto por esta resolución sin tener en cuenta la soberanía y el carácter fundamental que para Cuba tenía ese arreglo. Recuerdo que cantaban por la calle “Nikita (Kruschev) mariquita lo que se da no se quita”. Más allá de eso, se llegó a un acuerdo, que considero equitativo. Estados Unidos aseguró no atacar a Cuba y no invadir, Kennedy prometió respetar la soberanía cubana y la URSS decidió retirar las armas de Cuba y exigió que las bombas norteamericanas que estaban en Turquía fueran retiradas.

Después, en Argentina ya, me encontré con un amigo ingeniero, que había estado trabajando en Kansas City en esos días, y me transmitió cómo fue desde el lado norteamericano, que había sido de terror, el pánico generalizado, muchas familias se iban a Canadá, otras cavaban sótanos en sus casas para protegerse, realmente eso no se registró de la misma manera en Cuba porque confiábamos con en el optimismo de la voluntad de que no podía darse un apocalipsis de esa naturaleza.

En una etapa posterior, el Che comienza a desarrollar un proyecto guerrillero para América Latina, y fue realizándolo de manera compartimentada, es decir, los argentinos que estábamos ahí ignorábamos los detalles de los preparativos de lo que culminó con la guerrilla de Jorge Masetti en Salta. Con el Comandante Segundo al frente, y que fracasó por las crisis internas, el aislamiento y la pronta ubicación de ese foco guerrillero. Ahí comenzó un accionar que culminaría con el Che en Bolivia, el concepto “foquista”.

John William Cooke era crítico de este concepto, sostenía que generar una patrulla perdida, con una vanguardia caída de la estratósfera no tenía sentido, ya que en realidad esa vanguardia y esa lucha insurreccional deberían ser la culminación de todo un proceso de lucha de masas y organización, de toma de conciencia y de apoyos en los distintos sectores de la población para luego culminar con una acción armada.

Nosotros creíamos que el Che compartía esas ideas, pero prevaleció la idea de acelerar el proceso. Inicialmente esto da para discutir bastante, en primer lugar el heroísmo del Che para llevar adelante un proceso, que sabemos que fracasó, en sus relatos en su propio Diario se puede leer su autocrítica. Ese fue el proceso que culminó con la muerte heroica del Che y que abrió camino a una crítica más profunda de lo que debería ser la insurrección armada en América Latina y que todavía hoy es un tema abierto a la discusión.

Posteriormente al papel de Guevara al frente de la lucha, el papel de John William Cooke respaldando la acción del Che desde una posición más de organización de masas y de toma de conciencia. Su idea era transformar el peronismo con su gran mayoría de clase obrera y sectores combativos en una fuerza revolucionaria.

Finalmente, a fines de 1963 yo regreso a Argentina, y me reincorporo en Córdoba a la Resistencia. 

 

 

* Gerardo Bavio. Nacido en Salta el 23 de febrero de 1926. Se recibió de Ingeniero Civil en la Universidad de Córdoba. En 1962 fue contratado por el Ministerio de Industrias de Cuba, a cargo de Ernesto Che Guevara. Se desempeñó como profesor en la Universidad de La Habana. A principios de los ´70 milita en la organización Montoneros. El 25 de mayo de 1973 es designado Intendente de la ciudad de Salta. Fue detenido durante la gestión de Isabel Perón. Liberado en febrero de 1975 constituye la Junta Promotora del Partido Peronista Auténtico junto a ex gobernadores, Andrés Framini, Armando Cabo y otros. Dado el golpe genocida permanece en Argentina hasta mayo de 1978. Parte al exilio en México, allí suscribe un documento crítico a la conducción de Montoneros junto a Jaime Dri y Miguel Bonasso, entre otros. Se desempeña en la Universidad Autónoma Metropolitana hasta 1990 en que regresa a Argentina siendo designado asesor legislativo de la Cámara de Diputados de la Provincia de Tucumán. En 2008 es nombrado Profesor Honorario de la Universidad Nacional de Salta. Actualmente reside en Tucumán. Autor de Huellas de la Memoria. Historia, vivencias y reflexiones sobre el siglo pasado y El peronismo que no fue. La (otra) otra historia, junto a Mario Hernandez.

 

07
oct
14

lacalle; la nueva derecha, embustera siempre

 

¡Qué toupet!

 

Por Esteban Valenti Periodista, escritor, director de Bitácora y de Uypress. Uruguay

 

Los que conocen un mínimo de la historia nacional, saben que las dos palabras del título tuvieron un trágico peso en la política uruguaya. Fue el título de una columna de Washington Beltrán  del año 1920 que motivó la inmediata reacción de José Batlle y Ordoñez que lo retó a duelo.

El final es conocido, Batlle mató a Beltrán de un disparo en el pecho.

Que lejos estamos de aquello, pero es nuestro pasado, no aceptemos los relatos deformados, que esconden nuestra historia. Somos hijos de esas pasiones, de esos personajes, de nuestra trayectoria como país. Detrás de la construcción de un relato asexuado y falso de la historia del Uruguay hay una profunda operación ideológica, incluso para algunos que ni siquiera son conscientes de ello. Hablan en prosa como el personaje de Moliere y no lo saben. Y hablan en una prosa muy peligrosa.

A la salida de la dictadura se produjo el choque frontal entre relatos diferentes sobre las causas, las consecuencias, los procesos de salida del régimen por parte de diferentes actores políticos e ideológicos uruguayos. La teoría de los dos demonios, quería esterilizar la responsabilidad tanto de la política internacional de los gobiernos norteamericanos que sembraron de dictaduras el continente, como de sectores fundamentales de las clases dominantes uruguayas. Y si para eso debían pagar el precio de una deformación flagrante del papel jugado incluso por las diferentes fuerzas de izquierda, lo consideraron un precio razonable.

Ese relato incluía amortiguar y dejar en el olvido los crímenes de la dictadura. Si nuestra consigna fue verdad y justicia, la consigna implícita de esa operación, era olvido y perdón indiscriminado. Era una amnistía disfrazada de generosidad, cuando en realidad era totalmente funcional al intento de reconstruir una historia falsa y sin responsabilidades por la llegada de la dictadura. Y durante un buen tiempo tuvieron éxito. Con el apoyo de buena parte de los grandes medios de comunicación, que sepultaron el tema de las violaciones de los derechos humanos a un rincón incómodo y oscuro de la vida social y política del Uruguay.

Con la salida de la dictadura y los 4 gobiernos democráticos del Partido Colorado, Nacional, Colorado y de co-participación, la decadencia nacional no se detuvo, continuó ondulando con indicadores diversos, pero hacia la profundidad de una crisis material y espiritual creciente. Culminó en la explosión del 2002, que se venía preparando desde hacía varios años. Porque lo que estaba en crisis era el modelo, que con matices y retoques se aplicó en la economía, en la producción, en la sociedad, en la inversión pública y privada, en el empleo y el trabajo como factor de ajuste, en la política fiscal de acumulación geológica de ajustes sobre ajustes y en la gestión decadente de entes y bancos del estado. El resultado final los conocemos todos.

En estos últimos diez años intentaron con la tenacidad de siempre construir su propio relato, a través de los discursos, en el parlamento, en diversos libros y en varias polémicas. Todo el desastre había sido el resultado de condiciones internacionales y regionales adversas y no había la mínima responsabilidad o autocrítica que asumir. Al contrario, lentamente trataron de presentaron como los salvadores de la Patria. Y como contrapartida, todos los avances innegables obtenidos por los gobiernos progresistas eran por el ya famoso ”viento de cola”. Una década construyendo palabra por palabra el mismo discurso.

No tuvieron grandes resultados, ni con la imagen de la dictadura, que en estos años apareció en toda la desnudez de sus crímenes, de sus desaparecidos, de madres casi niñas asesinadas, de los bebés robados y del latrocinio nacional. Tampoco les fue muy bien con el relato sobre la crisis, los resultados electorales del 2004 y del 2009 son una clara demostración. Pero ha pasado una década y la memoria social suele ser compleja, a nadie le gusta recordar en forma permanente las tragedias y las derrotas.

Así que decidieron construir el relato desde otra perspectiva totalmente diferente: nada de confrontación y se concentraron totalmente en un supuesto futuro sin pasado y donde el factor de renovación era generacional. Los mismos personajes políticos reciclados para darle soporte a ese nuevo relato basado en una ”sensación”, en un ”clima”, en interpretar las tendencias nuevas de la sociedad y en particular de los jóvenes.

Es un relato que trata de sepultar las ideologías, que deposita en la tecnocracia el manejo de la economía, de la seguridad, en definitiva de la política y que responde prolijamente a las exigencias surgidas de las encuestas de opinión. Darle a la gente lo que la gente reclama en forma de promesas vagas y de mensajes de autoayuda. Nosotros aportamos nuestro balde de arena gruesa a la construcción de ese mensaje. No es el momento para analizar como lo hicimos y porque lo hicimos.

Una sola frase, cuando un relato se hace cansino, aburrido, sin vitalidad, sin entusiasmos surgidos de las ideas y de las nuevas realidades se refuerzas los relatos de los adversarios. Los relatos no se construyen por repetición publicitaria, sino con ideas, con argumentación y con propuestas. No son solo sobre el pasado, son el sustento para el futuro.

Aún las fortalezas mejor custodiadas dejan sus rendijas, y en medio de tanto jingle, de tanta frase ”positiva” obvia y sin contenido, de tanto auto análisis, se filtran los temas de la economía y el modelo tradicional, la visión autoritaria de la seguridad, el freno y seguramente el retroceso de los derechos ciudadanos y laborales y sobre todo el antiguo y tradicional bloque político y social. En Uruguay no hay espacio para construir ese relato desde la novedad, desde otro lado que no sean los partidos tradicionales, en este caso encabezados por los sectores más de derecha.

Y de estas  circunstancias surgen dos candidaturas que aunque seguramente terminarán juntos en la oposición o en un eventual balotaje tienen sus diferencias. Las simplificaciones nunca ayudan y menos en política.

La candidatura de Lacalle es la síntesis extrema de la construcción de ese relato ”renovador” por parte de un dirigente que viene de una de las familias más tradicionales de la política uruguaya y que tiene a sus espaldas 15 años de presencia en la Cámara de Diputados, 10 de los cuales siendo un férreo opositor negativo a la política de los gobiernos progresistas.

¿Cómo es posible que a solo 10 años de la peor crisis conocida por la generaciones vivas en el Uruguay se pueda construir o intentar construir ese relato ”neutro” de las responsabilidades y las causas de la crisis y de la actual prosperidad nacional?

Los uruguayos se apropiaron de los grandes resultados obtenidos en estos diez años y ese es el principal capital cultural, ideal y social que tiene hoy el Uruguay para darle sostenibilidad a su desarrollo. Sin esa apropiación no podemos proponernos seguir creciendo en todos los frentes.

Esa apropiación es contradictoria, por un lado es la mejor síntesis de los cambios que se han producido en la sociedad y por otro lado impulsan fuertes reclamos. Los uruguayos, la gran mayoría de los uruguayos queremos más calidad, incluso desde vertientes muy diversas.

Queremos más calidad en la gestión del estado, en todos sus servicios y en especial en la seguridad y en la educación. No queremos transformarnos en especialistas en educación y en seguridad, esa es responsabilidad de los gobernantes en general y en esos sectores muy sensibles en particular, nosotros queremos mucha más calidad y mejores resultados.

Queremos más calidad en todo, en la salud, porque ahora que cubre a la mayoría de la población no nos conformamos solo con la masificación, queremos mejorar y hacerlo en forma constante.

Los uruguayos queremos que aumente la producción y reclamamos respeto por el medio ambiente porque nos convencimos que Uruguay es un país natural y ese es un capital muy valioso.

Los uruguayos asumimos que se pudo bajar la miseria, la indigencia, el porcentaje de fumadores, de desempleados y que por lo tanto se deben reducir los delitos y la deserción y repetición educativa. Y si alguien quiere gobernar nos tiene que dar garantías de que lo hará y lo hará bien, mejor que hasta ahora.

Queremos que siga la prosperidad, el crecimiento, el aumento del ingreso medio de los hogares en Montevideo y en el Interior y cualquier cosa que afecte esos factores puede llegar a preocuparnos, pero por ahora estamos lejos de esas preocupaciones. Y este es un elemento que hay que tener muy en cuenta, porque no es una condición estelar, sideral, es el resultado de las políticas diferentes que se aplicaron y que no hemos explicado e informado en forma adecuada.

Que toupet sería creer en cualquier momento de nuestra historia que alguna fuerza política tiene asegurada su continuidad también por la naturalidad de los hechos, por un designio supremo e inapelable. Cada cinco años nos convocamos a decidir y todos los días a construir la realidad y también los relatos dominantes.

¡Que toupet! más allá del trágico desenlace, fue hace casi un siglo el choque frontal no solo de personalidades muy diferentes, sino de relatos políticos, morales, ideológicos muy diversos. De eso se trata la política.

 

30
sep
14

lacalle pou … el invento cosmético de la derecha criolla

La campaña de la derecha uruguaya

El payasito del mes

escribe: Emilio Cafassi Profesor titular e investigador de la Universidad de Buenos Aires, escritor, ex decano. cafassi@sociales.uba.ar

El artistocrático matutino argentino “La Nación” dedicó en su edición de ayer un artículo a lo que considera la “reinvención para no perecer” de la “centroderecha” sudamericana (aunque en varios casos el antepuesto afijo “centro” resulte un ideologismo cosmético) sobre la que celebra su apoliticismo, desideologización y pragmatismo. Los rasgos expuestos no resultan errados. Precisamente la ambigüedad y la vacuidad forman parte de las nuevas muecas propagandísticas de la vieja derecha encomendados a frescos rostros que fingen renovación. El campo propicio para estas maniobras de seducción comunicativa siempre estuvo a disposición de las derechas y nunca ha estado yermo, pero es ahora cuando se propone potenciar exponencialmente el cultivo. No es otro que el de la mercadotecnia y video política que imponen la subcultura de la imagen por sobre la enunciación de problemas y soluciones, la telegenia de los actores políticos por sobre sus trayectorias y argumentaciones y los slogans por sobre los programas de gobierno. ¿Quién podría estar contra “la positiva”, tal como se autoposiciona el candidato Lacalle Pou para las próximas elecciones uruguayas?

¿Avanzaría entonces la redistribución de la riqueza? En absoluto, está por la negativa. ¿Se profundizarían las investigaciones sobre violaciones a los derechos humanos y el procesamiento de sus perpetradores? Por el contrario, se abandonarán las búsquedas. ¿Se aceleraría la resolución del déficit habitacional con un impulso de acceso a la vivienda? Menos aún, su preocupación es reducir el déficit fiscal. ¿Se incrementará el presupuesto educativo y la calidad de la educación pública? Nuevamente por la negativa. ¿Se garantizará la vigencia de conquistas como el matrimonio igualitario o la interrupción voluntaria del embarazo? Negativo. Las preguntas que pueden formulársele sobre adquisiciones últimas de derechos populares u horizontes futuros son infinitas y variadas, mientras las respuestas son unívocas. Siempre por la negativa. Pero no se trata de suposiciones o proyecciones futurológicas. Se desprende sin ambages de la posición parlamentaria “por la negativa” que tanto el partido que lo erige candidato, el blanco, hoy casi mimetizado en alianza carnal con su histórico rival, el colorado, mantuvieron ante cada proyecto de ley del gobierno progresista durante los últimos 9 años. Y si no bastara, deberá recordarse que hace exactamente 5 años, la campaña que el entonces candidato homónimo por el mismo partido (ex presidente de ultraderecha en los ´90 y padre del actual candidato histrión) no pudo apelar a esta clase de ardides simuladores precisamente por haber desnudado su práctica en el ejercicio pasado del poder. Así que optó por la sinceridad y la contundencia. Propuso recortar la inversión pública con una motosierra, desvalorizó al actual presidente Mujica por su vivienda a la que calificó de sucucho y propuso crear peluquerías y baños en los asentamientos con fines higiénicos y desodorizantes entre otras medidas de cuneo racista.

En ningún caso atribuyo a la genética inclinación ideológica alguna, sino que en este caso tanto la convergencia partidaria, sumada a la ausencia de toda crítica o distancia respecto a la gestión paterna cuanto la campaña precedente que tuvo por protagonista al progenitor, nos autoriza a concluir que el verdadero rostro del candidato actual no es del Dorian Grey esplendoroso sino el de su oculto retrato carcomido.

Sin embargo, para mejor digestión de un homo ludens, la mercadotecnia política diseña un atractivo envase opaco al que etiqueta con slogans eludiendo toda precisión sobre su contenido. Ya desde su etimología, esta rama de la sociología entiende la política como un mercado y el producto como una competitiva mercancía cuya virtud depende de su capacidad de venta. Pretende mcdonalizar la polis induciendo al ciudadano a autoservirse chatarra en salsas sintéticas empaquetada en una cajita feliz.

Mientras calcula discretamente la recaudación y perfecciona sus recursos publicitarios, la derecha expondrá con retrato y sincero reconocimiento a su más eficiente empleado: el payasito del mes.

28
sep
14

la gusanera en miami beach

 
Tiembla el “exilio” histérico cubano en Miami
 
El pasado jueves 18 de setiembre el dúo de artistas cubanos Buena Fe realizó un concierto en el Miami Dade County Auditorium. La presentación de Israel Rojas y Yoel Martínez forma parte de la política de intercambio cultural entre Washington y La Habana.La presencia de artistas cubanos en Miami no es reciente; en esa ciudad hay un vasto público, ávido por escuchar a artistas de diferentes géneros musicales provenientes de la Isla. Definitivamente el arte –como es el caso de la música- traspasa todo tipo de fronteras, desde las geográficas, pasando por las generacionales, hasta las fronteras políticas. Oponerse a alguna manifestación cultural, no es otra cosa que promocionarlas más. Quienes así actúan siempre son minoría. Es de ingenuos querer silenciar algunas voces musicales, tildándolas de políticas. Pero tratándose de Miami no es extraño.

Lo insólito sucedió días previos a la presentación del dúo Buena Fe. Los noticieros de la televisión de Miami informaron así: “Indignados y enardecidos por la presentación en Miami del polémico dúo Buena Fe, Miguel Saavedra y Osvaldo Hernández del grupo extremista Vigilia Mambisa arremetieron contra un cartel publicitario que anuncia la presentación”. Escuchar sólo el titular parecía broma. Esta vez la televisión de Miami no mentía ni exageraba. Frente a un cartel que contenía los rostros de Israel Rojas y Yoel Martínez, aparecían Saavedra y Hernández con palos y piedras golpeando con furia las fotos en la pancarta y diciendo “Fuera, no queremos basura aquí”, “que se vayan de aquí, no los queremos”. Cuando el reportero le acercó los micrófonos y le dijo a Saavedra: “Buena Fe hace versos”. Saavedra reaccionó expulsando bilis y amenazas: “Sí, versos va hacer cuando el jueves la aplanadora explote crack crack los discos de Buena Fe”.

“Vigilia Mambisa” es un grupo minúsculo de la extrema derecha cubanoamericana, que cómicamente se declara “último reducto de la dignidad del exilio cubano en Miami”.

Otro incidente sucedió en América TeVé de Miami en el programa “Arrebatados” dirigido por María Laria. Dado que el concierto se realizaría de todas maneras, un grupo “debatía” el tema. Dos de los ocho participantes hacían el papel de “defensores” del concierto; estos aparecían con una careta, diciendo que no había ley que podía prohibir la presentación. Enseguida los otros le caían encima gritando: “quítate la careta, quítate la careta”.

En el mismo programa, un joven, asumiendo pose de preocupado, soltó la ingeniosa idea: “El problema está en que si Estados Unidos tiene a Cuba en la lista de países terroristas. A mí no me entra en la cabeza que dejen entrar a un grupo de un país terrorista a los Estados Unidos”. La última genialidad la expresó una señora: “Para mí esa gente que va ir al teatro a escucharlos tiene la culpa…el tipo o la mujer que va ir al teatro, para mí es un sinvergüenza y un desvergonzado”.

Tres días antes del concierto se habían vendido las casi tres mil entradas. El jueves 18 el Dade County Auditorium estaba repleto. En las afueras no estuvo la aplanadora del “valiente” Saavedra, sino un grupo de personas mayores de edad, que pegaban gritos de histeria: “Las calles de Miami no son de Fidel”. Una abuelita portaba una camiseta que decía: “Las calles de Miami no son de los cubanos comunistas”. Siete octogenarios sujetaban una manta del grupo terrorista Alpha 66 y una anciana levantaba con mucha dificultad una bandera de Cuba.

Según los entendidos, una de las razones del ataque de histeria de toda esta gente (muchos de ellos también querían estar gozando en el Dade County Auditorium) se debe a que el dúo Buena Fe ofreció el pasado martes 12 de agosto un gran concierto en el municipio capitalino de Playa en La Habana para celebrar el Día Internacional de la Juventud; cantaron hasta muy tarde, y a las doce de la noche le cantaron ¡Felicidades! a Fidel, por su cumpleaños 88.

El dúo Buena Fe inició el concierto en el Dade County Auditorium con la emblemática canción de Silvio Rodríguez “Cuba va”. Parte de la letra dice: “Del amor estamos hablando, /por amor estamos haciendo, /por amor se está hasta matando /para por amor seguir trabajando. //Que nadie interrumpa el rito, /queremos amar en paz /para decir en un grito: / ¡Cuba va, Cuba va! Los asistentes cantaron con ellos y aplaudieron como si estuvieran en La Habana.

Todo indica que cada vez pierden acogida los cavernícolas en Miami con los prosaicos e irracionales programas en los medios y los absurdos pataleos en las calles.

Como suele decir un periodista cubano en Miami: “Felizmente la contrarrevolución cubana está en buenas manos”




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.