Archive Page 2

10
sep
14

fmi …

Serie: 70 años de Bretton Woods, del Banco Mundial y del FMI

 

escribe: Eric Toussaint (*)
La anulación de la deuda alemana en 1953 en comparación con el tratamiento reservado al Tercer Mundo y a Grecia
CADTM

Estados Unidos procedió a la anulación de la deuda de algunos de sus aliados. La operación más evidente en ese sentido fue el tratamiento de la deuda alemana, regulada por el Acuerdo de Londres de 1953. Para asegurar el relanzamiento de la economía de la Alemania occidental y que constituyera un elemento estable y central del bloque atlántico, los aliados acreedores, con Estados Unidos a la cabeza, hicieron concesiones muy importantes a las autoridades y a las empresas alemanas endeudadas, que iban mucho más allá de una reducción de la deuda. Comparar el tratamiento acordado a la Alemania occidental de la postguerra con el dado a los países en desarrollo y a Grecia actualmente es edificante.

El acuerdo de Londres de 1953 sobre la deuda alemana
El radical alivio de la deuda de la República Federal Alemana (RFA) y su rápida reconstrucción después de la segunda guerra mundial fueron posibles gracias a la voluntad política de sus acreedores, es decir, Estados Unidos y sus principales aliados occidentales (Reino Unido y Francia) dentro del marco de la guerra fría. En octubre de 1950, estos tres aliados formularon un proyecto en el que el gobierno federal alemán reconocía la existencia de deudas de los períodos anterior y posterior a la guerra. Además agregaban una declaración que estipulaba que ”los tres países están de acuerdo en que el plan prevea una liquidación adecuada para Alemania de las exigencias, cuyo efecto final no debe desequilibrar la situación financiera de la economía alemana por repercusiones indeseables ni afectar excesivamente las reservas potenciales de divisas. Los tres países están convencidos de que el gobierno federal alemán comparte su posición y que la restauración de la solvencia alemana irá acompañada de un reembolso adecuado de la deuda alemana que asegure a todos los participantes una negociación justa que tenga en cuenta los problemas económicos de Alemania”. |1|

La deuda reclamada a Alemania correspondiente al período anterior a la guerra se elevaba a 22.600 millones de marcos incluidos los intereses. La deuda de la posguerra se estimaba en 16.200 millones de marcos. Por un acuerdo alcanzado en Londres el 27 de febrero de 1953 |2| , estos montos se redujeron a 7.500 millones y 7.000 millones de marcos, respectivamente. |3| Lo que representó una reducción del 62,6 %.

El acuerdo establecía la posibilidad de suspender los pagos y renegociar las condiciones de éstos si se presentaba un cambio substancial que limitara la disponibilidad de recursos. |4|

Para garantizar que la economía de Alemania occidental realmente se relanzara y constituyera un elemento estable y central en el bloque atlántico frente al bloque del Este, los aliados acreedores hicieron grandes concesiones a las autoridades y empresas alemanas, que fueron mucho más allá de la reducción de la deuda. Se partía del principio de que Alemania debía estar en condiciones de reembolsar la deuda manteniendo un alto nivel de crecimiento y una mejora de las condiciones de vida de la población. Pagar sin empobrecerse. Con este fin, los acreedores acordaron:

1.- que Alemania reembolsara en su moneda nacional, el deutshe mark, lo esencial de la parte que se le reclamada. En forma marginal, reembolsara en divisas fuertes (dólares, francos suizos, libras esterlinas ).
2.- que al comienzo de los años cincuenta, mientras el país todavía tenía una balanza comercial negativa (el valor de las importaciones es mayor que el de las exportaciones), las potencias acreedoras aceptaban que Alemania redujera sus importaciones puesto que podía producir muchos bienes que antes importaba. Al permitir que Alemania sustituyera importaciones por bienes de producción propia, los acreedores aceptaban reducir sus exportaciones hacia este país. En el período 1950-1951, el 41 % de las importaciones alemanas provenían del Reino Unido, de Francia y de Estados Unidos. Si se suma a esta cifra la parte de las importaciones provenientes de otros países acreedores participantes de la conferencia (Bélgica, Países Bajos, Suecia y Suiza), la suma total llegaba hasta el 66 %.
3.-que los acreedores autorizaban que Alemania vendiera sus productos en el extranjero, estimulando incluso sus exportaciones, con el fin de conseguir una balanza comercial positiva. Estos diferentes elementos estaban consignados en la declaración antes mencionada. ”La capacidad de pago de Alemania, a sus deudores privados y públicos, no significa sólo la capacidad de efectuar los pagos regularmente en marcos alemanes sin consecuencias inflacionarias, sino también que la economía del país pueda cubrir sus deudas teniendo en cuenta su balanza de pagos actual.

El establecimiento de la capacidad de pago de Alemania requería hacer frente a ciertos problemas que eran: 1) la futura capacidad productiva con una consideración particular sobre la capacidad productiva de bienes exportables y la capacidad para la sustitución de importaciones; 2) la posibilidad de vender mercaderías alemanas en el exterior; 3) las probables condiciones de comercio en el futuro; 4) las medidas fiscales y económicas internas necesarias para asegurar un superávit para exportar.” |5|

Además, en caso de litigio con los acreedores, en general, los tribunales alemanes eran competentes. Se dice, explícitamente, que, en ciertos casos, ”los tribunales alemanes podrán rechazar la ejecución [ ] la decisión de un tribunal extranjero o de una instancia arbitral.” Es el caso, cuando ”la ejecución de la decisión sería contraria al orden público” (p.12 del Acuerdo de Londres).

Otro elemento muy importante: el servicio de la deuda se fijaba en función de la capacidad de pago de la economía alemana, teniendo en cuenta los adelantos en la reconstrucción del país y los ingresos por exportación. Así, la relación entre servicio de la deuda e ingresos por exportación no debía superar el 5 %. Esto quiere decir que Alemania occidental no debía dedicar más de una vigésima parte de sus ingresos por exportación al pago de su deuda. En la práctica, Alemania no destinó jamás más del 4,2 % de estos ingresos al pago de la deuda (cifra alcanzada en 1959).

Y otra medida excepcional fue la aplicación de una reducción drástica del tipo de interés , que osciló entre 0 % y 5 %.

Las potencias occidentales le brindaron a Alemania del Oeste una ofrenda de un enorme valor económico: el artículo 5 del acuerdo firmado en Londres postergaba el pago de las reparaciones y de las deudas de guerra tanto de la primera como de la segunda guerra mundial que la República Federal Alemana debía a los países ocupados, anexados o agredidos, así como a sus poblaciones.

Finalmente, hay que tener en cuenta las donaciones en dólares de Estados Unidos a Alemania occidental: 1.173, 7 millones de dólares en el marco del Plan Marshall, entre el 3 de abril de 1948 y el 30 de junio de 1952 (o sea, cerca de 11.500 millones de dólares actuales). A los cuales se agregaban, por lo menos, 200 millones de dólares (cerca de 2.000 millones de dólares actuales), entre 1954 y 1961, principalmente a través de la Agencia Internacional de Desarrollo de Estados Unidos (USAID).

Gracias a esas condiciones excepcionales, Alemania occidental se recuperó económicamente en forma muy rápida y terminó por absorber a Alemania del Este a comienzos de 1990. Y ahora, es por lejos, la economía más fuerte de Europa.

Algunos elementos para comparar
El resultado de una primera comparación entre la Alemania occidental de la postguerra y los PED de ahora es esclarecedora. Alemania, aunque devastada por la guerra, era económicamente más fuerte que la mayoría de los PED actuales. Pero en 1953 le concedieron lo que se niega a los PED.

Cuota de los ingresos por exportación dedicados al reembolso de la deuda.

Alemania fue autorizada a no dedicar al pago de la deuda más del 5 % de sus ingresos por exportación.

En el 2004, los países en desarrollo tuvieron que destinar al pago de la deuda, en promedio, el 10 % de sus ingresos por exportación en 2012. Este porcentaje era incluso superior al 20 % a finales de los años 90, inicio de los 2000.

Tipo de interés de la deuda externa.

En el caso del acuerdo de 1953 concerniente a Alemania, el tipo de interés osciló entre 0 % y 5 %.

En cambio, en el caso de los PED, el tipo de interés ha sido mucho más alto. Una gran mayoría de los contratos prevé tipos variables, al alza.

Entre 1980 y 2000, para el conjunto de los PED, el tipo de interés medio osciló entre 4,8 % y 9,1 % (entre 5,7 % y 11,4 % en el caso de Latinoamérica y el Caribe, llegando a oscilar en el caso de Brasil entre el 6,6 % y el 11,9 % entre 1980 y 2004).
Moneda en que se reembolsó la deuda externa.

Alemania fue autorizada a reembolsar en moneda nacional.
Ningún país del Tercer Mundo está autorizado a hacer los mismo, salvo excepción y por una suma irrisoria. Todos los grandes países endeudados deben efectuar la totalidad de sus reembolsos en divisas fuertes (dólares, euros, yenes, francos suizos, libras esterlinas).
Cláusula de revisión del contrato.

En el caso de Alemania, el acuerdo establecía la posibilidad de suspender los pagos y renegociar las condiciones si se presentaba un cambio substancial que limitara la disponibilidad de recursos.
En el caso de los contratos de préstamos con los PED, los acreedores consiguen que no haya cláusulas de este tipo.

Política de sustitución de importaciones.
En el acuerdo sobre la deuda alemana, se había previsto explícitamente que el país podía producir localmente lo que hasta entonces importaba.
Por el contrario, el Banco Mundial y el FMI imponen a los PED la renuncia a producir en el país lo que podrían importar.

Donaciones en divisas (en efectivo).
Alemania, aunque responsable en gran parte de la segunda guerra mundial, fue gratificada con donaciones importantes en divisas, en el marco del Plan Marshall, y más aún.
Los PED, en conjunto, a los cuales los países ricos han prometido asistencia y cooperación, reciben una limosna en forma de donaciones en divisas. Mientras que, colectivamente, desembolsan unos 300.000 millones de dólares por año |6|, reciben en efectivo unos 30.000 millones de dólares |7|

Los países más grandes del Tercer Mundo endeudados no reciben, estrictamente, ninguna ayuda en forma de donaciones en divisas.

Incontestablemente, la negativa a conceder a los PED endeudados el mismo tipo de concesiones que a Alemania indica que, en realidad, los acreedores no quieren que estos países se desendeuden. Los acreedores consideran que lo que les interesa es mantenerlos en el endeudamiento permanente, para obtener de este modo un beneficio máximo bajo la forma del pago de la deuda, y para imponerles unas políticas acordes a sus intereses de acreedores y asegurarse su lealtad en el seno de las instituciones internacionales.
Alemania 1953/Grecia 2010-2012

Si nos arriesgamos a hacer una comparación entre el tratamiento al que es sometida Grecia y el que se le reservó a Alemania después de la segunda guerra mundial, las diferencias y la injusticia son asombrosas. Presentamos aquí una lista no exhaustiva en 11 puntos:
1.- Proporcionalmente, la reducción de la deuda concedida a Grecia en marzo de 2012 es infinitamente menor que la otorgada a Alemania.
2.- Las condiciones sociales y económicas que se incluyen en este plan (y en los precedentes) no favorecen en absoluto el relanzamiento de la economía griega mientras que los concedidos a Alemania contribuyeron ampliamente en el relanzamiento de su economía.
3.- A Grecia se le imponen privatizaciones a favor de los inversores extranjeros, principalmente, mientras que a Alemania se la alentaba a reforzar su control sobre los sectores económicos estratégicos, con un sector público en pleno crecimiento.
4. Las deudas bilaterales de Grecia (respecto a los países que participaron en el plan de la Troica) no se han reducido (solamente fueron las deudas con respecto a los bancos privados) mientras que las deudas bilaterales de Alemania se redujeron en un 60 % o más.
5.-Grecia debe reembolsar en euros a pesar de que está en déficit comercial y por lo tanto con una penuria de euros con sus socios europeos (especialmente Alemania y Francia), mientras que Alemania reembolsaría lo esencial de sus deudas en su propia moneda fuertemente devaluada.
6.-El Banco Central griego no puede prestar dinero al gobierno griego mientras que el Banco central de la RFA prestaba a las autoridades alemanas y hacía funcionar (por cierto, con moderación) la máquina de fabricar billetes.
7.-Alemania estaba autorizada a no disponer más del 5 % de sus ingresos por exportación al pago de la deuda mientras que ningún límite se le ha fijado a Grecia.
8.-Los nuevos títulos de la deuda griega, que reemplazan a los antiguos debidos a los bancos, no responden más a la competencia de los tribunales griegos, sino que son competencia de las jurisdicciones de Luxemburgo y del Reino Unido y bien sabemos cómo son favorables a los acreedores privados , mientras que los tribunales de Alemania (la antigua potencia agresora) tenían esa competencia.
9.-En materia de reembolsos de la deuda exterior, los tribunales alemanes podían rechazar la ejecución de las sentencias de los tribunales extranjeros o de los tribunales arbitrales en el caso en que su aplicación amenazara el orden público. En Grecia, la Troica rechazó, por supuesto, que los tribunales griegos pudieran invocar razones de orden público para suspender el reembolso de la deuda. Ahora bien las enormes protestas sociales y el surgimiento pujante de las fuerzas neo-nazis son directa consecuencia de las medidas dictadas por la Troica y por el pago de la deuda. De hecho, las autoridades griegas podrían perfectamente invocar el estado de necesidad y razones de orden público para suspender el pago de la deuda y abrogar las medidas antisociales impuestas por la Troica, a pesar de las protestas de Bruselas, del FMI y de los ”mercados financieros” que dichos actos provocarían.
10.-En el caso de Alemania, el acuerdo establecía la posibilidad de suspender los pagos para poder renegociar las condiciones si se producía un cambio substancial que limitase la disponibilidad de recursos. Nada de eso está previsto para Grecia.
11.-En el acuerdo sobre la deuda alemana, está explícitamente previsto que el país pudiera producir en su territorio lo que antes importaba con el fin de alcanzar un superávit comercial y de reforzar así a sus productores locales. En cambio, la filosofía de los acuerdos impuestos a Grecia y las reglas de la Unión Europea prohíben a las autoridades griegas ayudar, subvencionar y proteger a sus productores locales, ya sea en agricultura, industria, o servicios frente a la competencia de los otros países de la UE (que son los principales socios comerciales de Grecia).

Se podría agregar que Alemania, después de la segunda guerra mundial, recibió donaciones en una cantidad considerable, especialmente, como ya vimos, en el marco del Plan Marshall.

Se puede comprender por qué el líder de Syriza, Alexis Tsipras, hace referencia al acuerdo de Londres de 1953 cuando se dirige a la opinión pública europea. La injusticia con la que es tratado el pueblo griego (así como los otros pueblos cuyas autoridades siguen las recomendaciones de la Troica) debe despertar la conciencia de una parte de la opinión pública. Pero no alberguemos ilusiones, las razones que empujaron a las potencias occidentales a tratar Alemania del Oeste de la manera que lo hicieron después de la segunda guerra mundial no son de recibo en el caso griego.
Para conseguir una verdadera solución al drama de la deuda y de la austeridad, serán necesarias más y más potentes movilizaciones sociales en Grecia y en el resto de la Unión Europea así como el ascenso al poder de un gobierno popular en Atenas. Las autoridades griegas (apoyadas por el pueblo) deberán realizar un acto unilateral de desobediencia como es la suspensión del reembolso de la deuda y abrogación de las medidas antisociales. Esto forzaría a los acreedores a hacer concesiones de envergadura y finalmente se podría imponer la anulación de la deuda ilegítima. La realización, a escala popular, de una auditoría ciudadana de la deuda griega debe servir a preparar el terreno.

Traducido por Griselda Piñero y Raúl Quiroz


Notas
|1| ”Deutsche Auslandsschulden”, 1951, pp. 7 y sig., in Philipp Hersel, El acuerdo de Londres de 1953 (III), http://www.lainsignia.org/2003/enero/econ_005.htm
|2| Véase el texto completo en francés del Acuerdo de Londres 27 de febrero de 1953: http://www.admin.ch/ch/f/rs/i9/0.946.291.364.fr.pdf
|3| El dólar US valía en esa época 4,2 DM. La deuda de Alemania occidental después de la reducción (o sea, 14.500 millones de DM) equivalía a 3.450 millones de dólares.
|4| Los acreedores se negaron siempre a incluir cláusulas de este tipo en los contratos con países en desarrollo o países como Grecia, Portugal, Irlanda, y los de Europe centrale y oriental.
|5| ”Deutsche Auslandsschulden”, 1951, pp. 64 y sig., in Philipp Hersel, El acuerdo de Londres de 1953 (IV), 8 de enero de 2003, http://www.lainsignia.org/2003/enero/econ_010.htm
|6| En el 2000, los PED desembolsaron 325.000 millones de dólares en pagos de deuda externa (publica y privada), en 2005, 400.000 millones de dólares y en 2012, 660.000 millones de dólares
|7| La mayor parte de la Ayuda Oficial al Desarrollo se queda en los países del Norte.
Eric Toussaint, doctor en ciencias políticas, es portavoz de la red internacional CADTM y miembro del consejo científico de ATTAC Francia. Es autor de los libros Banco mundial: El golpe de Estado permanente Proceso a un hombre ejemplar, 2014 ; Una mirada al retrovisor. El neoliberalismo desde sus orígenes hasta la actualidad , Editorial Icarias, 2010. Proximo libro : Bancocratie, Aden, 2014.

Fuente: http://cadtm.org/La-anulacion-de-la-deuda-alemana

08
sep
14

salud … atención primaria

Atención Primaria de la Salud
La inequidad de los sistemas de salud
Viento Sur
 

[Numerosos análisis han comparado los Sistemas Sanitarios Públicos organizados en base a una Atención Primaria de Salud (APS) y los que no cuentan con este nivel asistencial, y la evidencia parece respaldar que se consiguen mejores indicadores de salud, mayor satisfacción de la población con sus sistemas sanitarios, y menores costes del conjunto de los servicios cuando el eje de los mismos es la APS 1y 2.

La OMS en el año 2008 en su informe anual sobre la salud mundial, “La atención primaria de salud: Más necesaria que nunca”, volvió sobre la importancia de la APS 3, exponiendo la necesidad de mejorar los sistemas de salud mediante la disminución de las inequidades e ineficiencias de los mismos. Precisamente en ese año se cumplían 30 años de la “Declaración de Alma-Ata (1978)” que puso en la agenda política internacional la equidad sanitaria. Igualmente el Observatorio Global de Salud (2009) en su “Informe alternativo sobre la salud mundial” insta a los gobiernos, instituciones internacionales y a la sociedad civil a reafirmar los contenidos de dicha Declaración sobre la APS.

En los últimos años se han intensificado las privatizaciones de los sistemas sanitarios públicos. Estas ya se habían iniciado con la aplicación de las políticas neoliberales desde la década de los noventa, lo que en la práctica está suponiendo un desmantelamiento planificado de los mismos. A esto hay que sumar los recortes presupuestarios para disminuir los déficit y el pago de la deuda (Plan de Estabilidad). El resultado es que ha desaparecido la cobertura universal, que los impedimentos en el acceso a la atención sanitaria crezcan, lo que, junto a los copagos instaurados, está haciendo imposible el tratamiento para numerosos enfermos, sobre todo para los grupos de población más vulnerables.

No es solo que estemos asistiendo al desmoronamiento de los servicios públicos de salud, sino que en el nuevo enfoque de las políticas sanitarias no tiene cabida la APS. Solo hay que repasar el documento que los ‘expertos’ han realizado para la Comisión Europea (Expert Panel on Effective ways of investment in Health). Su objetivo es el de prover de información y asesoramiento científico a la Comisión sobre las formas más efectivas de invertir en salud. En el capítulo sobre APS viene a decir que hay que abandonar el tufo prehistórico que tiene la misma.

Contra estas políticas se han levantado partidos de izquierda, sindicatos, y numerosas organizaciones en la gran mayoría de países. En el Estado español la lucha actual en los servicios de salud es la defensa de su universalidad y de su provisión y gestión 100% públicas, recuperar lo ya entregado a empresas privadas, desarrollar nuevas normativas que garanticen los derechos de la ciudadanía y acabar con el mecanismo de dominación social que constituye el pago de la deuda.

Estos movimientos contra la privatización de la sanidad están desarrollando nuevos ‘planes alternativos’, tanto por parte de las Mareas Blancas, como por parte de las organizaciones sindicales y profesionales.

Necesitamos orientaciones para establecer políticas alternativas desde abajo para conseguir servicios de salud que respondan a las necesidades reales de la población. Es decir, no basta con un servicio sanitario público, sino que tendrá que dotarse de una planificación y organización tal que tenga como objetivo la mejora de la salud de la ciudadanía mediante la disminución de las desigualdades en salud. Pues de lo contrario los grupos que menos se benefician de estos servicios son precisamente los que más lo necesitan, los más vulnerables. O dicho de otra forma la distribución de los recursos de los servicios públicos tiene que llevarse a cabo con verdadera equidad, proporcionando más a quien más lo necesite.

Hace poco publicamos en VIENTO SUR una entrada sobre los mecanismos de participación de la sociedad en el control y gestión de los servicios de salud. Este artículo de Barbara Starfield (*) plantea una discusión sobre las bases que fundamentan el papel central de los equipos de atención primaria en la salud de las poblaciones y en la de los grupos social y económicamente vulnerables.

Barbara Starfield ha señalado que la atención primaria tiene cuatro funciones 4, y las cuatro tienen que estar presentes para poder garantizar una buena atención primaria. La primera es que la gente tiene que saber que pueden tener acceso a su médico de atención primaria cuando tienen un nuevo problema. La segunda es que la atención tiene que estar centrada en la persona y no en la enfermedad. La tercera, es la integralidad; eso significa que la atención primaria tiene que poder abordar todas las necesidades más frecuentes en la población. Y la cuarta función es la de integrar la atención: dado que la gente tendrá que ir a especialistas cuando padezcan problemas poco frecuentes o poco usuales, es el trabajo de un/a médico/a de atención primaria integrar esta atención especializada en una atención basada en una continuidad de cuidados.

Este artículo desarrolla la segunda de las funciones, dando respuesta a la pregunta ¿una medicina centrada en la persona o en la enfermedad?

Por último, un aspecto a resaltar es el tipo de planteamiento utilizado para fundamentar el papel y el funcionamiento de los servicios de salud. Se trata de la combinación de principios éticos -aquí la equidad- y evidencia científica. Esta última, por sí sola, es un elemento necesario pero no suficiente.

Notas:

1.Starfield B. “Is primary care essential?” Lancet 1994;344:1129-33.

2.Macinko J, Starfield B, Shi L, “The contribution of primary care systems to health outcomes within Organization for Economic Cooperation and developmente (OECD) countres, 1970-1998”. Health Serv Res 2003; 38:831- 65.

3.http://www.who.int/whr/2008/es/

4.An Evidence Base For Primary Care: A Conversation with Barbara Starfield. http://www.globalfamilydoctor.com/site/DefaultSite/filesystem/documents/starfield/an%20evidence%20base%20for%20PC%20interview%20with%20starfield%202008.html

G. Marín, VIENTO SUR]

La inequidad de los sistemas de salud

La falta de equidad es la presencia de diferencias sistemáticas y potencialmente evitables entre grupos de la población definidos en función de sus características sociales, económicas o geográficas/1 y /2. No es lo mismo que la desigual, que es un término mucho más amplio, que se utiliza generalmente en el campo de los derechos humanos para describir las diferencias entre los individuos, algunas de los cuales no son remediables (al menos con los conocimientos actuales) (…) Algunas personas usan el término “injusticia” para definir la inequidad, sin embargo, la injusticia no es medible y, por tanto, no es un término útil para elaborar o evaluar las políticas. (Ver nota del traductor)

La inequidad puede ser horizontal o vertical. La inequidad horizontal indica que las personas con las mismas necesidades no tienen acceso a los mismos recursos. Existe inequidad vertical cuando las personas con mayores necesidades no cuentan con mayores recursos. Cuando las encuestas de población muestran un uso similar de servicios en los diferentes subgrupos de la población lo que nos están mostrando es la falta de equidad, porque estos subgrupos diferentes de población no tienen las mismas necesidades, algunos tienen más necesidades que otros. Lo que se suele considerar como equidad (un uso igual de los servicios de asistencia en todos los subgrupos de población) es, en realidad, inequidad.

La mayoría de los países industrializados han logrado equidad horizontal y vertical en el uso de los servicios de atención primaria, lo que significa que las personas con mayores necesidades de salud reciben más servicios de atención primaria. Aunque algunos países también han logrado equidad horizontal en el uso de servicios especializados, son muy pocos los que han logrado la equidad vertical porque las poblaciones socialmente desfavorecidas tienen menor acceso a los servicios especializados de lo que sus necesidades requieren.

No hay estadísticas sobre inequidad en salud en diferentes países. Todas las estadísticas de salud estándar describen promedios o la salud “media” en la población – la esperanza de vida, mortalidad infantil, tasas de mortalidad por varias enfermedades, y similares. Los indicadores que se utilizan para describir los distintos aspectos de la salud de la población y el impacto de los servicios en ellos también son útiles para la evaluación de la equidad en salud. Su producción sólo requiere estratificar la población según los indicadores de tipo social, económico o geográfico y determinar si existen diferencias en las tasas del indicador de salud entre los diferentes estratos. Como la equidad es una prioridad internacional, todos los países deberían recopilar los datos sobre las inequidades existentes entre los grupos de la población.

Aunque la equidad en el uso de los servicios es un imperativo en todo el mundo, un desafío aún más importante es el que plantea la forma de entender la enfermedad y el impacto que se deriva de ella. Las bases mismas en que se fundamentan los servicios de salud de hoy en día no son equitativas.

Los sistemas de salud occidentales están dominados por un modelo de enfermedad que considera las “enfermedades” como el elemento básico de la patología /3. A partir de Vesalio, el anatomista del siglo 17, la enfermedad llegó a ser considerada en términos de anomalías en los órganos del cuerpo, un punto de vista en el que cada anomalía se añade, de forma lineal, para constituir la medida de la enfermedad. La medicina se sigue practicando de esta manera; cada enfermedad requiere conocimientos especiales y un abordaje especializado para su asistencia, y el cumplimiento de cada directriz de tratamiento de la enfermedad se suma linealmente para dar la calidad total de la atención prestada. En este esquema anticuado, no hay lugar para ver que las enfermedades no son entidades biológicas distintas que existen por sí mismas y de forma independiente de la persona. Hace un siglo, los médicos que saben reflexionar sobre su práctica (como Sir William Osler) han reconocido que es más importante saber “qué tipo de paciente tiene una enfermedad que saber qué tipo de enfermedad tiene el paciente/4. El único cambio que podría hacerse a este dicho, un siglo más tarde, sería el de sustituir “enfermedad” por enfermedades, factores de riesgo y efectos adversos.

Una visión de la enfermedad “orientada al paciente como un todo” es más rigurosa que una visión orientada a la enfermedad misma. También es más equitativa. Las enfermedades ocurren con mayor probabilidad y son más graves en las personas socialmente desfavorecidas /2 y /5. Esta mayor probabilidad de ocurrencia, de gravedad, y de padecer efectos adversos se agrava aún más por el padecimiento de múltiples enfermedades, de múltiples enfermedades graves, y de una mayor probabilidad de efectos adversos de intervenciones terapéuticas que son en realidad incompatibles. Sólo una visión de la morbilidad centrada en la persona (en lugar de una enfocada en la enfermedad), en la que múltiples enfermedades interactúan de maneras diversas, puede representar con exactitud el mayor impacto de la enfermedad entre las personas socialmente desfavorecidas y la naturaleza de las intervenciones que se requieren para manejar adecuadamente las interacciones entre las enfermedades y disminuir la mayor vulnerabilidad a las mismas.

El desarrollo histórico de las estadísticas de salud, las cuales están basadas en los informes de anatomía patológica que realizan los forenses a partir de las autopsias, se ha derivado de la visión de las enfermedades como entidades patológicas distintas y sin relación entre sí. Por lo tanto, desde el principio, las estadísticas de salud se recogieron en función de los distintos sistemas corporales, lo que hace que la enseñanza de la medicina moderna se lleve a cabo a partir de los especialistas en los sistemas del cuerpo: cardiólogos, neumólogos, urólogos, cirujanos vasculares, etc. La medicina basada en sistemas de órganos es cada vez más disfuncional porque la mayor parte de los padecimientos en la actualidad se basan en múltiples enfermedades (multimorbilidad) – afectando a todas las enfermedades, tipos de enfermedades y sistemas de órganos. Pero, a pesar de ello, la información sobre los problemas de salud se recoge enfermedad por enfermedad. Y al hacerlo de esta forma se enmascaran las necesidades más importantes de las personas en los subgrupos de la población que son más vulnerables a padecer más tipos de enfermedades diferentes y de combinaciones de padecimientos. La medicina orientada a la enfermedad, ya sea a través de guías de tratamiento clínico o a través de un enfoque sobre enfermedades crónicas específicas y sobre su manejo, conduce a una alta falta de equidad ya que no puede garantizar que las intervenciones sean las adecuadas cuando la gente padece muchos problemas.

La inequidad está integrada en los sistemas de salud – especialmente en los sistemas de salud occidentales que se basan en una visión “enfermedad por enfermedad” de las necesidades de salud. Por lo tanto, se subestiman los beneficios de la atención primaria, la cual está orientada hacia las personas y las poblaciones en lugar de estar centrada en la enfermedad. La información empírica proporciona evidencia no sólo de su beneficio a las poblaciones, sino también de su beneficio preferencial para las personas socialmente desfavorecidas /6. El aumento de las tasas de derivación desde atención primaria a la atención especializada supone un problema especial para los grupos de población socialmente desfavorecidos a menos que exista una atención primaria fuerte, ya que su mayor probabilidad para enfermar les lleva a ser derivados a más tipos de especialistas diferentes, con el consiguiente aumento de la probabilidad de una mala coordinación, de más efectos adversos y de costes innecesariamente altos (algunos de los cuales a cargo directo del paciente). Los especialistas en enfermedades no son capaces de hacer frente a las interacciones entre tipos de enfermedades diferentes; su utilidad principal está en asesorar o en realizar intervenciones limitadas en el tiempo (ya sean diagnósticas o terapéuticas) durante la evolución de un padecimiento. La atención primaria debe asumir inevitablemente cada vez mayor importancia en los sistemas de salud, ya que es muy superior en el trato de la multimorbilidad a lo largo del tiempo. Esto es una parte de la explicación de su contribución cada vez mayor a la salud en las sociedades modernas.

Lo que hace que ciertas personas y ciertas poblaciones tengan mayores costes no es que padezcan más enfermedades crónicas. Es que padecen más tipos de enfermedades /7 y /8 (Shadmi E, Balicer RD, Kinder K, Abrams C, Starfield B, Weiner JP: La morbilidad y el uso de los recursos de la atención sanitaria: más allá de los recuentos de condiciones crónicas). En estos últimos años, se han realizado estudios bien diseñados que muestran que cuando las poblaciones se caracterizan de acuerdo con sus cargas de morbilidad, los mayores costes de la atención NO son el resultado del padecimiento de enfermedades crónicas costosas. Es porque son vulnerables y padecen más tipos de enfermedades diferentes. Las enfermedades no son entidades únicas; se producen mayores diferencias en la necesidad de usar recursos dentro de cada categoría de enfermedad que entre categorías diferentes. Las enfermedades no existen de manera aislada; padecer una enfermedad predispone a otras /9. La gente tiene problemas de salud, pero las enfermedades son sólo una explicación parcial de sus problemas de salud. Los problemas que causan malestar y discapacitan a las personas, como el dolor crónico por ejemplo, merecen mayor atención debido a que muchos de estos problemas no se pueden relacionar con enfermedades específicas. Tenemos que saber cuáles son los problemas de salud que padecen las personas, con independencia de las etiquetas diagnósticas que les han aplicado los profesionales sanitarios. La mejora y la resolución de los problemas (y, por el contrario, su empeoramiento, el cual es a menudo un resultado de los efectos médicos adversos) son medidas legítimas de los resultados, y los profesionales que identifican y tratan mejor los problemas deben ser recompensados ​​por ello. Necesitamos guías de tratamiento que sean apropiadas para los cuidados centrados en la persona, no para aquellos centrados en la enfermedad. Sólo los médicos de atención primaria pueden entender este planteamiento porque no se centran en los sistemas de órganos particulares y porque experimentan estas realidades todos los días en sus consultas. Los médicos de atención primaria y, sobre todo, los médicos de familia tendrán que continuar abogando por unos sistemas de salud centrados en la atención primaria, ya que es la única esperanza de lograr una mayor equidad a través de la provisión de intervenciones médicas adecuadas. Y tienen una responsabilidad aún mayor, la de llamar la atención sobre la locura que significa atender enfermedad por enfermedad. Hay sistemas para caracterizar a las personas en función de su carga de morbilidad – combinaciones diversas de tipos de enfermedades diferentes. Todos los sistemas de salud que tienen capacidad electrónica deberían recoger la información que posibilitara el cálculo de la carga de morbilidad a partir de los datos sobre cada enfermedad individual; la tecnología para hacerlo ya la tenemos.

Es hora de que los y las médicos de atención primaria lideren el cambio de la atención médica a donde tiene que estar: a la atención de los pacientes y de las poblaciones y no a la atención de las enfermedades. Es no sólo biológicamente correcto hacerlo así – sino que también es más eficaz, más eficiente, más seguro y más equitativo.

Referencias

/1. International Society for Equity in Health. http://www.iseqh.org (accessed February 17, 2011).

/2. Venkatapuram S, Bell R, Marmot M. The right to sutures: social epidemiology, human rights, and social justice. Health Hum Rights. 2010;12:3–16.

/3. Kaplan RM. Disease, Diagnoses, and Dollars. New York, NY: Copernicus Books; 2009.

/4. Osler W. Remarks on specialism. Boston Med Surg J. 1892;126:457–9.

/5. Starfield B. Promoting equity in health through research and understanding. Developing World Bioeth. 2004;4:76–95.

/6. Starfield B, Shi L, Macinko J. Contribution of primary care to health systems and health. Milbank Q. 2005;83:457–502.

/7. Broemeling A, Watson D, Black C. Chronic Conditions and Co-morbidity among Residents of British Columbia. Vancouver, BC: University of British Columbia; 2005.

/8. Starfield B, Chang H, Lemke KW, Weiner JP. Ambulatory specialist use by non-hospitalized patients in US health plans: correlates and consequences. J Ambul Care Manage. 2009;32:216–25.

/9. Starfield B. In: Transforming Care for Canadians with Chronic Health Conditions: Put People First, Expect the Best, Manage for Results – Appendices. Nasmith L, Ballem P, Baxter R, et al, editor. Ottawa, Ontario, Canada: Canadian Academy of Health Sciences; 2010. Chronic illness and primary care. http://www.cahs-acss.ca/e/pdfs/cdm%… accessed January 24, 2011).

Nota del traductor:

El término “desigualdad” hace referencia a las diferencias en términos de salud/enfermedad en función de la pertenencia a grupos sociales diferentes (por ejemplo, las mujeres pueden tener mayor probabilidad que los hombres de padecer trastornos depresivos, e igual pasa cuando se comparan las personas que pertenecen a grupos de bajo y alto nivel socioeconómico). La “equidad” es la justa distribución de los recursos (http://www.euro.who.int/__data/asse…). El término “inequidad” hace referencia a las diferencias en términos de acceso a los recursos asistenciales en función de las diferencias en términos de necesidades relacionadas con la salud/enfermedad (un ejemplo de inequidad sería que las personas que padecen trastornos mentales graves reciban la misma o menor cantidad de atención que las personas con trastornos mentales menos graves; otro ejemplo de inequidad sería el de que las personas que pertenecen a grupos de nivel socioeconómico bajo, a los cuales se les puede atribuir una mayor probabilidad de enfermar que a las personas de los grupos socioeconomicamente privilegiados, pueden recibir igual o menores niveles de asistencia que las personas que pertenecen a grupos de nivel socioeconómico alto).

Este artículo fue publicado con el título de The hidden inequity in health care en la revista Int J Equity Health. 2011, 10: 15.

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/art…

Barbara Starfield (1932-2011) fue pediatra, epidemióloga y profesora universitaria. Impulsora de la Atención Primaria de Salud a nivel internacional. Prácticamente toda su vida académica y profesional estuvo vinculada a la Universidad Johns Hopkins. http://es.wikipedia.org/wiki/Barbar…

Más información:

06
sep
14

el filo hitlerismo europeo

 

 
El encubierto “factor Hitler” en Ucrania
Znet/Consortium News
¿Apoyaría EE.UU. cualquier tipo de “hitlerismo” en el esfuerzo del Departamento de Estado para convertir las clases políticas antirrusas de Europa Oriental en modelos de perfección de relaciones públicas que no puedan ser criticados, ni siquiera suavemente?

Fue francamente desconcertante ver al senador John McCain, republicano por Arizona, abrazando al líder del partido Svoboda, de extrema derecha, antisemita, pro fascista, en diciembre pasado. Fue inquietante saber de los elementos neonazis que suministraron la “fuerza” para la verdadera toma del poder de Maidan el pasado mes de febrero (Newsnight de BBC fue uno de los pocos importantes medios occidentales que se atrevieron a cubrir abiertamente ese hecho).

Lo más inquietante de todo ha sido el muro de un grado casi soviético erigido de alguna manera por los medios occidentales dominantes contra cualquier mención crítica del componente de extrema derecha de la historia de Ucrania en 2014, haciendo que cualquier pensamiento semejante fuera digno de ridículo en las páginas de opinión del New York Times durante la primavera pasada.

Lo más cómico fue la publicación en mayo de 2014 en el Times de un artículo de opinión editorial (obviamente escrito por encargo), programado por el Departamento de Estado, de la candidata presidencial ucrania Yulia V. Timoshenko que cita a Churchill escribiendo a Roosevelt “Dadnos los instrumentos, nosotros terminaremos la tarea”, explayándose sobre “la justa y abierta democracia que es el mayor legado de EE.UU. al mundo”.

Esto, de la política de extrema derecha que poco antes había expresado pensamientos genocidas hacia los millones de ciudadanos rusohablantes de su país, y quien fue, durante su período como primera ministra, una devota de primera clase del líder fascista durante la guerra, Stepan Bandera, cuya organización mató a decenas de miles (muchos historiadores hablan de cientos de miles) de ciudadanos polacos y judíos basándose en su etnia, en la ofensiva arianista a favor de un Estado étnicamente puro, basado precisamente en el modelo nazi.

Fue por lo tanto refrescante leer en el Times del sábado pasado un informe que contenía, aunque enterrada hacia el final, una sola línea informando a los lectores de que “una milicia activa en la campaña militar del gobierno de Kiev conocida como Azov, que se apoderó de la aldea de Marinka, enarbola como bandera un símbolo neonazi que se parece a una esvástica”. Al contrario, el periódico londinense Daily Telegraph, de centro derecha, publicó el lunes todo un informe titulado “La brigada neonazi que combate contra los separatistas pro rusos”, incluyendo la observación de que las fuerzas neonazis que son utilizadas por el gobierno ucranio para las tareas militares más pesadas “deberían causar escalofríos en la espina dorsal de Europa”.

Ese es el meollo de lo que se oculta a tantos lectores occidentales, especialmente estadounidenses. Putin –a pesar de todo su autoritarismo, tendencia antidemocrática y revanchismo– no es la causa del enigma ucranio (aunque ciertamente lo explota). Existe una genuina división en Ucrania entre un oeste dominado por nacionalistas y un este rusohablante.

Cualquiera que haya viajado por el país os dirá que esos “rusos” del este, y dondequiera se les encuentre, preferirían vivir en un país del tipo de la Unión Europea que en un país del tipo ruso. ¿Cuál entonces es el problema? No quieren vivir en un Estado dominado por ultranacionalistas que es antirruso en un sentido arianesco de los años 40 de ucranianismo étnica y lingüísticamente puro. A eso prefieren el Estado de modelo ruso.

Ahora esos valores antirracistas, incluyendo la veneración de la alianza anglo-estadounidense-soviética que derrotó a Hitler, y el desdén hacia las sociedades basadas en modelos de pureza racial, son de hecho valores estadounidenses. Pero esa afinidad entre valores occidentales y orientales nunca podría advertirse en la avalancha de información de Guerra Fría II que se nos suministra.

A propósito, algunos informes occidentales que caricaturizan el uso por la prensa putinista de la palabra “fascistas” para describir a los nacionalistas ucranios no aprecian el uso coloquial ruso cuando se refiere no necesariamente a matones enarbolando esvásticas sino incluso a la alta sociedad que estima a gente como Bandera y a otros fascistas nazistas de la Segunda Guerra Mundial como míticos “combatientes por la libertad” que deben ser honrados por el Estado en nombres de calles, estatuas, museos, etc.

Eso no quiere decir que los aliados de EE.UU. entre los nacionalistas ucranios occidentales sean todos pro fascistas. No lo son. Pero existen dos temas prominentes que van más allá de Ucrania y que cubren toda Europa oriental “antirrusa”, particularmente los nuevos Estados miembros de la OTAN y de la UE.

El primero es la aceptación despreocupada de elementos, simbolismo e ideología neonazis como parte de una corriente dominante supuestamente centrista. En Letonia y Estonia, esto es ilustrado por un apoyo estatal tácito (o no tan tácito) de honores para las divisiones de la Waffen SS de esos países. En Lituania, se puede manifestar en lugares de culto patrocinados por el Estado para los asesinos del Frente Activista Lituano (LAF) que desencadenaron el Holocausto contra vecinos judíos antes de la llegada propiamente dicha de los primeros soldados alemanes.

Pero existe un segundo tema que es mucho más profundo y que no tiene nada que ver con esos tipos más ostentosos de adoración nazi. El tema es la historia.

‘Historia viva’

Mientras la Segunda Guerra Mundial es ciertamente “historia” para Occidente, es ciertamente algo muy actual en Europa Oriental. Instituciones patrocinadas por el Estado especialmente en los tres países bálticos, Lituania, Letonia y Estonia, y también a veces en Croacia, Rumania y otros sitios, han invertido una fortuna en una especie de revisionismo del Holocausto que blanquearía la colaboración de sus propios nacionalistas con Hitler y convertiría a la Unión Soviética en el verdadero Hitler.

Conocido como “Doble Genocidio”, plantea la absoluta igualdad teórica de los crímenes nazis y soviéticos. Su constitución es la “Declaración de Praga” de 2008, de la cual la mayoría de los estadounidenses nunca han oído hablar, que usa la palabra “mismos” cinco veces al referirse a crímenes nazis y soviéticos. Menos estadounidenses todavía saben que una de sus demandas, que el mundo acepte un día unitario de recuerdo conjunto para víctimas de nazis y soviéticos, pasó desapercibida en la ley de apropiaciones militares del Congreso de junio pasado.

El tema omnipresente es la elección de las elites nacionalistas en Europa Oriental de construir mitos nacionales basados no en los méritos de los grandes artistas, poetas, pensadores y auténticos combatientes por la libertad, sino demasiado a menudo, sobre la base de colaboracionistas nazis cuya característica más conocida es que también fueron “patriotas antisoviéticos”.

La verdad es que casi todos los colaboracionistas de Hitler en Europa Oriental fueron “antisoviéticos”. De hecho, la Unión Soviética fue la única potencia que ofreció resistencia a Hitler en Europa Oriental. Si los soviéticos no hubieran hecho retroceder a los ejércitos nazis en la primavera de 1944, a costa del inmenso sacrificio de todos los pueblos soviéticos, no hubiera habido un Día D o la apertura de un frente occidental.

Sea el culto como héroes de Miklós Horthy de Hungría, de líderes de la hitlerista Ustasha de Croacia, de las divisiones de la Waffen SS en Letonia y Estonia, y de Bandera de Ucrania y su OUN y UPA, o de la Waffen SS, es una ofensa a los valores occidentales que un Estado de la OTAN o de la UE, o un Estado candidato a la OTAN/UE, desembolse fondos estatales para la distorsión de la historia, la confusión del Holocausto y la construcción de sociedades que admiran a los peores racistas de la historia.

Hacer algo semejante implica simplemente que todos los ciudadanos minoritarios que masacraron, o cuya masacre apoyaron, no eran dignos de seguir existiendo. A propósito, todos esos países tienen verdaderos héroes del momento más tenebroso de su historia: los que (a menudo la gente más sencilla) simplemente hicieron lo correcto y lo arriesgaron todo para rescatar a un vecino de la dirigencia colaboracionista con el establishment nazi de sus propios nacionalistas.

El punto más bajo

La tendencia alcanzó a un clímax indecoroso en 2012, cuando el Gobierno lituano financió la repatriación de Putnam, Connecticut, EE.UU., a Lituania de los restos del primer ministro títere nazi de 1941, Juozas Ambrazevičius Brazaitis, quien había firmado personalmente documentos confirmando primero órdenes nazis de que ciudadanos judíos de su ciudad, Kaunas, fueran enviados a un campo de concentración (que era en realidad un lugar de asesinato masivo), y unas pocas semanas después, de que el resto fuera encarcelado en un gueto dentro de cuatro semanas.

En lugar de protestar cortésmente, la embajada estadounidense en Vilnius ayudó a camuflar el evento con un simposio sobre la guerra y el Holocausto y ni siquiera mencionó lo que estaba ocurriendo.

Según algunos círculos del Departamento de Estado, el Gobierno de Obama, estremecido por la crítica de sus antiguos conflictos con los neoconservadores por Irak y Siria, y dolido por Libia, ha tratado de mostrar su fuerza y satisfacer el contingente encabezado por Robert Kagan y su esposa, Victoria Nuland, actual Secretaria Adjunta de Estado para Asuntos Europeos y Eurasiáticos, con una total unilateralidad respecto a Ucrania.

Es Nuland quien fue atrapada diciendo “¡que se joda la UE!”, –que hubiera preferido un cambio pacífico, democrático, en Ucrania– al embajador de EE.UU. en ese país. También estuvo conspirando respecto a qué político debería emerger como primer ministro en esa nación en la peor tradición neoconservadora de escoger al gobernante después del siguiente caso amañado de cambio de régimen.

En Ucrania, una solución negociada podría mantener la independencia y libertad de la nación para unirse a la UE pero no a la alianza militar de la OTAN (una alianza militar hostil que llegaría directamente a las fronteras rusas).

Cualquier solución viable tiene que considerar que se trata de un país profundamente dividido incluso sin (omnipresentes) engorros putinistas. Por ello tiene que considerar los millones de rusohablantes que se oponen al chovinismo racial de algunos miembros de la elite que se encuentra ahora en el Gobierno o cerca de él, y quienes tienen ideas muy diferentes sobre la historia del siglo XX.

Es el camino adelante, no la estupidez de la Guerra Fría II de hacer correr la voz de que los occidentales son puros ángeles y los orientales puros demonios, ni la estupidez neoconservadora de que la grandeza de EE.UU. depende de interminables desventuras militares en cambios de régimen que conducen a largos, impredecibles, e incontrolables ciclos de violencia.

El magnificiente legado que EE.UU. comparte con Rusia de haber derribado en tándem el imperio de Hitler es un patrimonio que vale la pena invocar para crear mejor entendimiento, no un hecho que deba enterrarse en deferencia a la revisión de extrema derecha de la historia del Holocausto que obsesiona tanto a gran parte de la Europa Oriental nacionalista.

Dovid Katz, es profesor de Estudios Yiddish en la Universidad Vilnius, es un investigador independiente nacido en Nueva York, residente en Vilnius. Edita DefendingHistory.com. Su web es www.dovidkatz.net.

Fuente: http://zcomm.org/znetarticle/the-hushed-up-hitler-factor-in-ukraine/

 

04
sep
14

brasil … candidatas/tos

 

Entrevista al cientista político Jose Correia Leite
“No se visualiza otro modelo de desarrollo entre los candidatos a la presidencia”
Correio da Cidadania / Correspondencia de Prensa
 
Pasados los días de luto por la trágica muerte del ex gobernador de Pernambuco y presidenciable Eduardo Campos, Brasil vuelve a la campaña electoral. Con la novedad de la entrada de Marina da Silva en escena, la ex ministra de Lula para el Medio Ambiente, que recibió 20 millones de votos en 2010, lo que, definitivamente, equilibra la disputa por el Palacio de Planalto. “Para un electorado difuso, los analistas la están presentando como la candidata que mejor expresa las Jornadas de Junio (de 2013), el clamor de las calles. Es una verdad parcial, porque si bien Marina consigue atraer a un electorado difuso, ella también es una líder política integrada al sistema, con contradicciones, principalmente en torno al modelo económico y de desarrollo”, dice el cientista político Jose Correia Leite*, en entrevista a Correio da Cidadania. -Correio da Cidadania: Marina es la gran “novedad” de la elección. ¿Qué piensas del hecho en sí, de ser electa para sustituir a Campos como candidata presidencial del PSB, luego de no poder ser la candidata de su partido, la Rede? José Correia Leite: Precisamos analizar el impacto que Marina provoca en la coyuntura y analizar tres elementos. El primer elemento importante, que marca la coyuntura política ya hace cierto tiempo, es la pérdida de legitimidad de Dilma (por lo menos es lo que muestran los grandes medios de prensa, aunque no sea así para las masas populares), y la dificultad de la economía brasilera. Brasil creció en el boom de los commodities durante el gobierno Lula, pero, con la coyuntura internacional desfavorable después de 2008, el impacto sobre la economía ya es muy fuerte. La economía brasilera depende mucho de China y el precio de los commodities no ha crecido como antes.

El segundo elemento de la coyuntura, que considero fuerte desde el punto de vista político, es la propia entrada en escena de Marina. Para tener un parámetro: en esta semana salió una nota diciendo que el banco de inversión BBH (Brown Brothers Harriman) evalúa que la chance de victoria de Marina en la elección es de más de 50%. Obviamente, después de 20 años entre tucanos (en alusión al PSDB de Fernando Henrique Cardoso) petistas en el gobierno, ella tiene un impacto considerable.

El tercer elemento en la coyuntura y el telón de fondo del proceso electoral: el descontento con el sistema político, que vimos claramente expresado en la manifestaciones de junio del año pasado. La población percibe una polarización PT-PSDB y una pérdida de legitimidad de los poderes legislativos, con aquella idea de que todo parlamentario es un ladrón. Por tanto, tales elementos de desgaste del sistema político están asociados a la función parlamentaria y a la polarización PT-PSDB. Allí es que se explica porque Marina entra con tanta fuerza en la disputa electoral. La encuesta de Datafolha la coloca por arriba de Dilma en una segunda vuelta, con 47% a 43% en la intenciones de voto. Marina atrae un electorado difuso, que estaba alienado del proceso electoral. Eran los votos en blanco, nulos e indecisos. En relación a lo que tenía Campos, un 8%, ella pasó al 21%. A ese electorado difuso, los analistas lo están presentando como el que mejor expresa las Jornadas de Junio (de 2013), como el clamor de las calles. Parece ser verdad solo parcialmente, porque si bien Marina atrae a ese electorado difuso, ella también es una dirigente política integrada al sistema, con contradicciones eso sí, principalmente en cuanto al modelo económico y de desarrollo.

-Correio da Cidadania: ¿Ese potencial de Marina, será impulsado de manera relevante por el elemento emocional causado por la muerte de Campos?

José Correia Leite: Marina tuvo el 20% de los votos en la última elección. La conmoción por la muerte de Eduardo Campos tiene dos elementos. De un lado, permitió que Marina fuese candidata; de otro lado, le dio a ella un partido político en condición de potenciar la candidatura. Pero eso no explica el índice electoral de Marina.

Lo que explica su chance electoral es que ella tiene, en la población, una imagen de liderazgo fuerte, carismático. Con conflictos y contradicciones con el sistema político. Diría más: si ella hubiese sido candidata desde el inicio – suponiendo que hubiera contado con el apoyo del PSB- podría tener los índices de votación que tiene ahora. Si ella no hubiera contado con ese apoyo, los índices electorales irían del 12%al 15%, y tal vez al 20%. Pero no se trata simplemente de un efecto emocional.

-Correio da Cidadania: ¿Existe alguna forma de proyecto político y de gobierno de Marina, que no solamente se remita a su área de mayor actuación, la ambiental, sino también a las vertientes económica, social y política? ¿Cuál es su proyecto?

José Correia Leite: Marina es una candidata del sistema, tal como está establecido hoy. Ella fue senadora por dos períodos, o sea, 16 años. De los cuales cinco años, fue ministra de Medio Ambiente del gobierno Lula. Ella siempre enfatizó, incluso en el proceso de formación de Rede: “mi política económica es la conjunción de las políticas económicas de Fernando Henrique y de Lula”.

El proyecto de ella no cuestiona al neoliberalismo. Es un proyecto que pone énfasis en el tema ambiental y allí marca una diferencia. Ella prioriza las cuestiones de sustentabilidad, pero de otro lado, lo hace con el respaldo de una fracción del empresariado -hasta progresista en relación a la fracción empresarial hegemónica-, pero que no deja de representar al gran capital. Son sectores del gran capital que buscan modernizar el capitalismo brasilero, como se ve en el CEBDS (Consejo Empresarial Brasilero para el Desarrollo Sustentable), donde están la Vale, la Fibria, que es la papelera…Todo el mundo que tiene que exportar hacia afuera está preocupado con la posibilidad del boicot, por cuenta de las cláusulas ambientales ligadas al bloqueo de las exportaciones brasileras.

Esa no es la base de sustentación electoral, es la base de sustentación política de la campaña de Marina, ya desde 2010. Ahora a situación se volvió mucho más complicada, porque a base de apoyo de Eduardo Campos envolvía a sectores del agronegocio. Su estrado, por más que quiera, estará junto a Alckmin en San Pablo, con Beto Richa en Paraná…Una candidata del sistema. Pienso que su candidatura es más viable que la de Eduardo Campos, con más chance electoral, como las encuestas ya lo demuestran. Puede ser que varíe en función de los ataques en la campaña. Pero ella es más viable como alternativa a Dilma, desde el punto vista electoral, de que Aécio Neves (PSDB). La cuestión ambiental entra como un factor no despreciable, pero no me parece el elemento central.

-Correio da Cidadania: ¿En cierto aspecto, hay alguna posibilidad de colocar el conjunto de ideas representadas por Marina como una tercera vía, o una alternativa a las fuerzas políticas dominantes en el cuadro actual?

José Correia Leite: Es una tercera vía dentro del sistema. Pero ella también es hegemónica, si consideramos que Eduardo Campos era gobernador de Pernambuco, que ella va a tener el apoyo de una fracción importante del agronegocio, del capital financiero, de la gran industria…

-Correio da Cidadania: Cómo ya se ha dicho aquí, Marina carga ambiguedades: dialoga con sectores progresistas y propone algunos temas ambientales, al mismo tiempo que transa con la vieja política y resbala en el mesianismo y fundamentalismo religioso. ¿Eso no puede perjudicar su campaña?

José Correia Leite: La base de apoyo de ella es el gran capital, con los esquemas más clásicos de la política brasilera, pero ahora con una fusión bastante peligrosa: la fusión de una fracción de la bancada ruralista con la bancada evangélica, el pastor Everaldo es un candidato de los sectores más radicales.

Hay una distinción entre su base de sustentación política y su base electoral. No se cuantificar, nadie lo sabe, pero hay una conjunción de gran parte del electorado evangélico, que es conservador, y una gran parte del electorado ambientalista urbano, más progresista. Por tanto, es una candidatura con un potencial muy amplio de atracción de votos. Y la base electoral progresista no es muy consciente del carácter conservador evangélico. Hay disonancia y escisión en la percepción de las dos cosas, muy bien operadas por Marina en la campaña de 2010, que ya tenía un electorado conservador y un electorado progresista. Ya el empresario, vota con dinero. No es numéricamente relevante. Es relevante políticamente, porque financia la candidatura.

-Correio da Cidadania: Quiere decir que esa red electoral contradictoria no apartaría un apoyo efusivo del gran capital…

José Correia Leite: De ninguna forma, especialmente del sector del capital que tiene reales preocupaciones ambientales. Ahora hay un conflicto, en la medida que ella se coloca como candidata del PSB, y tiene apoyo de sectores importantes del agronegocio, lo que dificulta la construcción de una imagen sustentable frente a otros sectores. Claro, ni Aécio ni Dilma van a atacarla por causa de eso, pero es una contradicción.

En verdad, la candidatura de ella tiene varias contradicciones para sintonizar con el movimiento difuso de junio de 2013. De un lado, ella es originaria del movimiento rural de Acre, no fue formada en las grandes ciudades y en el diálogo con las masas urbanas. En este punto ella es muy diferente a Lula, que se siente como en casa en esos ambientes. Marina no. De otro lado, tiene la contradicción de ser evangélica, de postura religiosa conservadora en relación a una serie de libertades, modos de vida, derechos. Ella tiene carisma, pero, de otro lado, mucha dificultad para trasladar se base de apoyo hacia un proyecto partidario. La dificultad para legalizar la Rede no se dio apenas por un problema de plazos. Estaba la dificultad de Marina, con un perfil de líder de carácter mesiánico, para lidiar con una estructura partidaria más tradicional.

Diría que esas contradicciones en la trayectoria personal de Marina ahora van a ganar relevancia y a ayudar a definir el carácter de la campaña tanto como el de un eventual gobierno suyo. Pero destaco que Marina percibe el problema de la sustentabilidad (ambiental) separado del modelo de desarrollo. Marina no tiene otro modelo de desarrollo. Se tragó sapos en la separación del IBAMA y de otras instituciones, como la fundación Chico Mendes, pero no estuvo en contra de Belo Monte. Ella estuvo en contra de algunos aspectos de las compensaciones ambientales y sociales. Esa era la crítica a Belo Monte.

En la cabeza de ella, no hay proyecto alternativo de nación, ni otro modelo de desarrollo. Y vemos que algunos países incorporan temas ecológicos y sustentables, desarrollando proyectos nacionales con otros rumbos. Incluso dentro de los marcos neoliberales. Alemania está abandonando la generación de energía de combustibles fósiles, nucleares, para apostar en la energía renovable, eólica y solar. China, a pesar de su enorme inversión en termelétricas a carbón, es el lugar donde más crece la energía solar y eólica. Tenemos la posibilidad, incluso dentro del sistema, de acelerar la ruptura con un modelo de desarrollo que podríamos llamar de “fosilista”. Nada de esto está en la reflexiones de Marina.

Brasil tiene su economía, principalmente, en conexión con el mercado mundial, atada en la producción y venta de soja, caña, ganado, eucalipto, mineral de hierro, petróleo. El único sector económico-industrial que todavía tiene pujanza en el país, por ejemplo, la industria automotriz, también es insustentable. Se precisaría otro modelo de desarrollo para confrontar el agronegocio, la industria extractiva (Vale, Petrobrás) y la industria automotriz, que son los pilares de la economía. Eso para pensar en otro modelos de ciudad, en una agricultura sustentable, en otro tipo de generación de energía…

Marina va a tensionar un poquito, pero no va a establecer cambios sustanciales en relación al agronegocio, a los exportadores, a la industria petrolífera, ni a las montadoras de automóviles. Y sin mover la matriz de transportes no para mejorar las condiciones de vida en las grandes ciudades. La cabeza de Marina no vislumbra un modelo de desarrollo más allá del actual. Principalmente, porque implicaría confrontaciones que ella ve como imposibles de ganar. Por tanto, ella representa una reforma dentro del modelo.

-Correio da Cidadania: Para finalizar, ante todo eso acabas de describir y con el escenario electoral que se reconfigura ¿cómo piensas que partidos políticos y fuerzas populares más progresistas podrían o deberían actuar?

José Correia Leite: Es el mismo problema que se le coloca a Marina. Para ir más allá de galvanizar el descontento a través de una iniciativa electoral, es necesario tener un proyecto de país. No me parece haya una ruptura clara con el modelo de desarrollo de parte, por ejemplo, del PSTU y del PCB.

La candidatura de Luciana Genro, del PSOL, tiene más apertura, pero también se mueve con dificultad en la cuestión del desarrollo. De un lado, tiene mucho diálogo con la lucha por derechos, pro libertades, elemento que le permite dialogar con las cuestiones de la agenda de junio del año pasado. Pero, para galvanizar un proyecto de nación con horizonte de futuro en Brasil, es necesaria una propuesta de reestructuración de la economía y de la sociedad, de cambio en la matriz de energía, cambio en la matriz de transportes, reorientación de las prioridades de diferentes sectores económicos, reposicionamiento de la agricultura, cambio de énfasis en el agronegocio por la agricultura orgánica y familiar…Todo precisaría de mucha iniciativa de gobierno. La elección es la posibilidad de construir eso. Es preciso tener proyectos de energía, de reforma urbana, de otra matriz económica.

La izquierda todavía está prisionera de un viejo desarrollismo. Incluso el PSOL, donde hay muchos elementos positivos, tiene bastante dificultad de transitar hacia un imaginarios que rompa con el actual desarrollismo, rumbo a una sociedad sustentable, autogestionada y estructurada en otro modo de vida.

 * Nota de Correspondencia de Prensa : Jose Correia Leite es también militante del PSOL (Partido Socialismo e Liberdade) y activista del Foro Social Mundial.

http://www.correiocidadania.com.br/

02
sep
14

eeuu … los crímenes “democráticos”

Suprema hipocresía

 

escribe: Robert Fisk (*)

No quiso bombardear el califato sangriento de Abu Bakr al Baghdadi, cuando estaba masacrando a la mayoría musulmana de chiítas de Irak. Pero Barack Obama va al rescate de los refugiados cristianos y los yazidis debido a un posible acto de genocidio . A bombardear. Y menos mal que los refugiados en cuestión no son palestinos.

Esta hipocresía casi nos deja sin aliento, sobre todo porque el presidente de Estados Unidos está todavía demasiado asustado por temor a disgustar a los turcos para usar la palabra G sobre el genocidio de 1915 de Turquía de un millón y medio de cristianos armenios, una masacre masiva a una escala que incluso los matones de Abu Bakr aún no han intentado. Vamos a tener que esperar otro año para ver cómo Obama se maneja con las conmemoraciones del 100º aniversario de esa particular masacre musulmana de los cristianos.

Pero, por ahora, Estados Unidos está llegando a ayudar en Irak con los ataques aéreos sobre los convoys de combatientes del Estado Islámico. Pero, ¿acaso no es eso lo que los estadounidenses protagonizaron contra los talibán en Afganistán, a menudo confundiendo bodas inocentes por convoys islamistas? Dejar caer paquetes de alimentos a la minoría de refugiados por el temor que le causan sus vidas en las laderas de las montañas desnudas del norte de Irak es exactamente la misma operación que las fuerzas estadounidenses llevaron a cabo para los kurdos casi un cuarto de siglo atrás; y al final tuvieron que poner soldados estadounidenses y británicos en el terreno para crear un refugio seguro para los kurdos.

Tampoco Obama dijo nada acerca de su amigable aliado, Arabia Saudita, cuyos salafistas son la inspiración y la recaudación de fondos para las milicias sunnitas de Irak y Siria, al igual que lo fueron para los talibán en Afganistán. El muro entre los saudíes y los monstruos que crean y que Estados Unidos ahora bombardea se debe mantener tan alto como invisible. Esa es la medida de disimulo estadounidense en este último acto de duplicidad. Obama está bombardeando a los amigos de sus aliados saudíes y enemigos del régimen de Al Assad en Siria, por cierto , pero no lo dirá. Y sólo por si acaso, él cree que Estados Unidos debe actuar en defensa de su consulado en Erbil y la embajada en Bagdad.

Esa es la misma excusa que Estados Unidos utilizó cuando disparó sus cañones navales a las montañas Chouf del Líbano hace treinta años: que los jefes militares pro sirios del Líbano estaban poniendo en peligro la embajada estadounidense en Beirut. Que es tan poco probable que los islamistas tomen Erbil como que capturen Bagdad. Obama dice que tiene un mandato para bombardear del gobierno iraquí de Nouri al Maliki, el elegido pero dictatorial chiíta que ahora dirige a Irak como un Estado quebrado y sectario. La manera en que a los occidentales les encantan los mandatos desde el Tratado de Versalles de 1919, que atrajo a las fronteras de Oriente Medio para nuestros mandatos , las mismas fronteras que ahora el califato de Abu Bakr juró destruir. No hay muchas dudas acerca de la terrible e igualmente sectaria Isis que Abu Bakr está creando.

Su amenaza a los cristianos de Irak conviértanse, paguen impuestos o mueran ahora se ha vuelto contra los yazidis, la pequeña secta inofensiva cuyas raíces persas-asirias, rituales cristianos-islámicos y perdonando a Dios los han condenado como a los cristianos. Los kurdos étnicos, los pobres viejos yazidis creen que Dios, cuyos siete ángeles supuestamente gobiernan la Tierra, perdonó a Satanás: así que, inevitablemente, este antiguo pueblo llegó a ser considerado como adoradores del diablo. De ahí que sus 130 mil refugiados al menos 40 mil de los cuales viven en las rocas de la montaña en por lo menos nueve lugares alrededor del Monte Sinjar cuentan historias de violación, asesinato y matanza de niños a manos de los hombres de Abu Bakr. Por desgracia, todo puede ser verdad.

Los yazidis probablemente son descendientes de los partidarios del segundo califa omeya Yazid el Primero; su represión de Hussein, el hijo de Ali cuyos seguidores son ahora los chiítas de Medio Oriente , podrían teóricamente haber encomendado los yazidis al ejército musulmán sunnita de Abu Bakr. Pero sus rituales mezclados y su negación del mal nunca iban a encontrar el favor de un grupo que como Arabia Saudita y los talibán cree en la supresión del vicio y en la propagación de la virtud . En las fallas geológicas que se encuentran en el antiguo Kurdistán, Armenia y lo que era la Mesopotamia, la historia les dio a los yazidis una mala mano.

Pero por ellos, y los nestorianos y otros grupos cristianos, Obama ha ido a la guerra. Los franceses, con sus viejos espíritus de cruzados revividos, le pidieron al Consejo de Seguridad que reflexione sobre este pogrom cristiano. Pero la pregunta persiste: ¿Estados Unidos habría hecho lo mismo si los refugiados pertenecientes a minorías miserables del norte de Irak hubieran sido palestinos? ¿O la última campaña de bombardeos de Obama simplemente proporcionará una bienvenida distracción de los campos de exterminio de Gaza?

(*) Periodista de The Independent de Gran Bretaña.

31
ago
14

lacalle pou … el liberal y su careta

La nueva motosierra

escribe: Esteban Valenti (*)
(*) Periodista, escritor, director de UYPRESS y BITACORA. Uruguay.

 

Lo que hay que brindar a los ciudadanos es información de calidad para que puedan decidir y optar en las elecciones de la mejor manera posible, con la mayor libertad. No es una tarea simple, pero es fundamental.

Estas elecciones serán una gran batalla entre dos concepciones políticas y democráticas: por un lado los que creen (no solo nosotros en la izquierda) que aún con visiones parciales e interesadas hay que informar, hablar de la realidad y está la otra concepción, la que conociera que hay que concentrar todo en el mensaje, para simplificar: todo en el marketing.

Este choque de concepciones se manifestó integralmente en las internas, incluso dentro del Partido Nacional. A Jorge Larrañaga le ganaron con ese mecanismo, aplicado en especial en Montevideo y el área metropolitana. Y vaya si a Luis Lacalle le dio resultado.

En general la derecha utiliza ese método para presentar un candidato de afuera del sistema, generalmente un empresario exitoso y dinámico con un razonamiento simple y efectista: lo mismo que logró en sus empresas lo puede lograr en el manejo del país. En Uruguay eso es imposible, por la propia estructura política nacional, su proceso electoral y la propia densidad política de la sociedad. Así que eligieron a Lacalle Pou. En Chile utilizaron a Sebastián Piñera. Al finalizar su mandato la derecha obtuvo el peor resultado de su historia. Todo un balance.

El punto de partida en Uruguay es su juventud, como gran novedad y a partir de eso es instalar la renovación. Para que ese discurso funcione hay que ocultar prolijamente el pasado debajo de toneladas de palabras, videos, slogans, jingle y eventualmente discursos de autoayuda.

”Por la positiva” es el resumen de esa estrategia. Lo insólito es que el candidato de la oposición pudo elegir esa consignar porque el país funciona, avanza, obtiene resultados, como dijo Danilo Astori en una reciente columna. En ninguna elección anterior nadie de la oposición o incluso oficialista hubiera podido utilizar esa consigna. Por la positiva, es el reconocimiento más claro de que lo POSITIVO, es la situación general del país. Es la mayor operación de encubrimiento marketinero electoral que yo haya visto.

Incluso con un giro realmente insólito, el último video elaborado por la campaña de Lacalle se apropia de todo lo que hicieron los gobiernos frenteamplistas, mientras algunos compañeros siguen casi por la misma senda del malhumor. Cuando se despierten del gobierno en disputa, será tarde.

No hablar del pasado, no hablar de economía y hacer gestos. La designación de la contadora Azucena Arbeleche, ex directora de la unidad de deuda del Ministerio de Economía y Finanzas es una de esas movidas-gesto, simbólicas. Si se la analiza en profundidad, el tema asume otras características.

Nadie duda que es una excelente profesional especializada en el manejo de deuda del estado y que demuestra que los dos gobiernos del FA que crearon por primera vez una Oficina profesional de ese tipo tenían una actitud de apertura y de utilización de todas las capacidades nacionales, al servicio de una política económica y social y de un Proyecto Nacional. Es una designación que quiere reforzar la idea de que la conducción económica es una cuestión ”técnica” y que en el fondo todos estamos de acuerdo en el manejo ”macro económico”

Primero, nunca entendieron ni van a entender que por encima de la macro economía, está el macro país, su sociedad, su estrategia, la relación con la producción y el trabajo. Es la confirmación de una visión supuestamente técnica, pero profundamente política y conservadora. Es la economía desde la óptica de la deuda. Pero no de la deuda social, de la deuda productiva, de la deuda, laboral, de la deuda educativa y de la inversión pública. Es la estrecha visión desde las finanzas.

Una buena funcionaria, sin ningún peso ni experiencia política. Es toda una definición.

La economía, su estrategia y su relación con el Proyecto Nacional, lo hizo el gobierno. Es más se pudo aplicar una política de manejo de deuda que dio muy buenos resultados, porque el macro país funcionó, creció el PBI, creció el consumo porque la gente tuvo más plata y hubo más gente que se incorporó al consumo y al empleo (300.000 personas más).

Es la mejor síntesis de una visión de la política económica y sus prioridades en un hipotético gobierno blanco y colorado. La macro economía por encima e imponiéndose al macro país.

Los gestos de Lacalle, que algunos consideran un error, son parte de la estrategia se lo joven contra el pasado. No hay pasado, no hay responsabilidades, hay ”Ahora”. Y ese es el mensaje fundamental que transmitirán durante todos los próximos días. El marketing por encima de la política, es más, el marketing  contra la política.

Si alguno en la izquierda considera que nosotros tenemos que chocar en el mismo terreno, está muy equivocado, tenemos que chocar en el terreno de la realidad, no de la ficción y la imagen. Eso no quiere decir que tengamos que hacer una campaña de mala calidad. Al contrario, la realidad permite a hacer cosas mucho más profundas, serias y convincentes. Bien hechas.

Lacalle Jr. Dijo que se vendió la motosierra y compró fertilizante. Podría haber dicho abono En realidad comienza a aparecer la motosierra rejuvenecida, refulgente. Es una motosierra camuflada de fertilizante, pero tiene hoja de sierra rotativa y corta lo mismo o peor, aso si acompañada de una buena musiquita y de rostros sonrientes porque no saben la que se viene. Y se viene.

Es la motosierra tratando de cortar todo el tema de los derechos humanos, como ya lo hicieron antes. Hay que olvidar, en eso el herrerismo tiene una historia llena de contradicciones para olvidar.

La política económica y social actual se cortará por lo más importante, por lo social y por lo laboral. Porque el costo laboral hay que cortarlo de raíz en el proyecto ”Positivo”, como hay que cortar las ceibalitas hasta dentro de diez años, o las transferencias para políticas sociales, como buscarán el sistema de debilitar las empresas públicas y hacerlas lo más raquíticas posibles.

Ajustar la economía desde esa visión obliga nuevamente a transformar el empleo, las leyes sociales y por lo tanto salarios y jubilaciones en el factor de ajuste. Ellos, los filósofos del liberalismo proponen reducir el déficit fiscal y reducir impuestos. Y eso no solo es imposible, es falso, esa es edulcorada la receta que nos llevó al desastre.

El gobierno de Jorge Batlle en el 2004, creció el PBI en el 7% por el rebote contra el piso de la crisis y sin embargo, ese mismo año 50 mil uruguayos cayeron en la indigencia y por lo tanto en la pobreza y alcanzamos el 39.6% de pobreza, 4 de cada 10 uruguayos eran pobres y entre los menores de 18 años la pobreza alcanzó el horror de 6 de cada 10 uruguayitos en la pobreza y la indigencia.

Lo que ustedes no verán en la publicidad de Lacalle, es hablar de igualdad, de derechos, de justicia social, de políticas sociales.

Las campañas electorales a veces convocan a la simplificación y a veces hasta la truculencia, pero lo más peligroso es que se transformen en grandes mentiras disfrazadas desde la política con envases engañosos y falsos. Ese es el mayor peligro de estas elecciones.

Lacalle es la vieja tradición conservadora, hasta por su propia experiencia personal, educativa y política empaquetada con un buen envase por la publicidad y la adaptación de todo, del discurso, de las propuestas, de los gestos a ese envase.

Entre otras cosas también van a ocultar el pasado de su propio partido. No hay más herrerismo y wilsonismo, todo es ”ahora”. Es el relato de un país nacido de un repollo, sin sociedad, sin historia, sin pasado y sin responsabilidades. Un relato falso de un país que no existe y que el 1 de marzo obligatoriamente volverá a la realidad. De nosotros depende que la realidad no sean cinco años de motosierra en nuestras vidas, en nuestros derechos, en la sensibilidad hacia los más débiles y que no vuelva a sobrevolar sobre el Uruguay la oscura nube de la desconfianza y de la duda, la peor de todas: si el país es viable.

Aún las verdades de a puño, necesitan defensores, promotores, luchadores.

PD. La idea de la motosierra no es original, me surgió escuchando a dos vecinas de La Teja. Me comentaron que ellas tenían preocupación por un eventual gobierno de Lacalle por la motosierra, una en su plan social de vivienda y la otra en el aumento constante de su jubilación durante los gobiernos progresistas.

 
30
ago
14

eeuu y la democracia

 

 
¿Democracia con estado policiaco?
 

Más allá del asesinato por un policía del joven negro desarmado Michael Brown hay causas más profundas para las protestas ocurridas por casi dos semanas en la pequeña ciudad de Ferguson, estado de Misuri. Causas conocidas hace tiempo por los que buscamos fuentes alternativas de información y no nos creemos el cuento de la democracia estadunidense.

¿Gobierna allí el pueblo? Los datos de la propia Ferguson lo niegan. Con dos tercios de población afroestadunidense, 95 por ciento de su fuerza policial está formada por blancos, el alcalde y cinco de seis concejales son blancos y también los siete miembros de la junta de educación.

También es negativa la respuesta si observamos la conducta de la autoridad posteriormente a la primera protesta por la muerte de Brown. Vemos un alcalde y un gobernador que, en lugar de usar la fuerza policial para garantizar los derechos ciudadanos a la protesta pacífica y de dar oportunidad al diálogo, la emplean como ejército de ocupación en su propio territorio y permiten que se niegue a rendir cuentas de sus actos. Con tal de no hacerlo, lanza una campaña de lodo contra el joven asesinado acusándolo de hechos como el robo de cigarros en una tienda o el hallazgo de mariguana en su sangre, que suponiendo que fueran ciertos en nada atenúan los seis disparos del policía contra un hombre desarmado y en actitud de rendición, según el resultado de una autopsia.

La virulenta campaña de la fuerza pública contra Brown y el uso desproporcionado de la fuerza contra las protestas pacíficas fueron el gatillo de la indignación que provocó el estallido de ira y violencia en Ferguson. La académica Chauniqua Young, del Centro de Estudios Constitucionales y testigo de las protestas, afirma que muchos de los que huían de los gases lacrimógenos eran padres con sus niños en carriolas.

El mismo patrón de conducta acaba de repetirse con la muerte de un joven negro que supuestamente portaba un cuchillo a manos de dos policía de San Luis, a unos siete kilómetros de donde fue muerto Brown.

Las policías de Estados Unidos tienen un largo historial de uso arbitrario de las armas de fuego, especialmente contra negros o latinos. Pero esto se ha visto agravado seriamente por la guerra contra las drogas iniciada por Nixon y más aún, por la guerra contra el terrorismo de Bush.

En 1997 una ley autorizó al Pentágono a entregar gratuitamente material sobrante a los cuerpos de policía de todo el país. Desde entonces las pequeñas ciudades de Estados Unidos son patrulladas por policías dotados de armas y arreos de guerra que tripulan exactamente los mismos blindados que usan las fuerzas armadas en escenarios como Afganistán e igual las grandes urbes son controladas por policía militarizada. De ello son muestra elocuente las no tan lejanas pero olvidadas imágenes de brutal represión contra el movimiento Occupy Wall Street. Los allanamientos, cateos y arrestos sin justificación con derroche de violencia se han incrementado, sobre todo en las comunidades negras, latinas y pobres.

Tampoco es nueva la muerte de afroestadunidenses desarmados por agentes del orden en un país donde 40 por ciento de la población carcelaria es negra pese a constituir sólo 12 por ciento de la población total. El número de negros en las prisiones superaba ya en 1997 al de esclavos existente en 1850, vísperas de la Guerra Civil. Un estudio del Movimiento de Base Malcolm X muestra que 313 hombre negros fueron muertos extrajudicialmente en 2012 por policías, guardias de seguridad o autodenominados vigilantes.

Ello, en un contexto de grave y generalizada violación de los derechos constitucionales básicos, incluido el espionaje masivo de los ciudadanos. Estadísticas muestran que una persona tiene ocho veces más posibilidades de ser asesinada por un agente de policía que por un terrorista. Señales de un nuevo fascismo se multiplican en Estados Unidos y la creciente desigualdad y desempleo, las constantes guerras y la crisis general del imperio hacen de combustible propicio.

Fred Branfman, que reveló la destrucción de Laos por la fuerza aérea de Estados Unidos durante la guerra de Vietnam ofrece una respuesta a quienes se preguntan cómo un presidente negro liberal y profesor de derecho constitucional puede encabezar ese estado de ilegalidad. “Bajo Obama Estados Unidos está lejos de ser un estado policiaco… pero ningún presidente ha hecho más por crear la infraestructura de un estado policiaco”. Branfman se quedó corto.

Twitter: @aguerraguerra

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2014/08/21/index.php?section=opinion&article=026a1mun




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.