Archive Page 2

16
ago
14

lacalle pou

Nadie te obliga

Por algo no quieren hablar de economía

escribe: Jorge Pasculli

 

“Por la positiva” parece querer decir: hablo de lo que me conviene, no contesto lo que no me conviene pero hago hincapié en que no contesto porque estoy sólo para proponer. Pero critico lo que me conviene y no digo lo que a su vez haría. Redondito.

El economista Ignacio De Posadas no puede con su genio. Se siente un “pura sangre” y así se expresa. Ha estado siempre asociado al poder económico y político(en este caso sólo hasta el 2004) y esto lo incomoda y no lo oculta. Porque es de los que están acostumbrados a tener la sartén por el mango y el mango también. Claro representante del neoliberalismo, fue ministro de Don Luis Lacalle(padre), gobierno que se caracterizó por eliminar los consejos de salarios y llevar adelante una política que posibilitaba que los sectores más poderosos se movieran a sus anchas. (¿Inclusión social? No estaba en su diccionario).

Por lo que está acostumbrado a hablar en voz alta. Por supuesto que de los gobiernos del FA le gusta muy poco. O nada. Días pasados escribió otro de sus editoriales en El País. Dos fragmentos de su nota dicen así: “La “inversión social”, en un 70-80% consiste en darle o pagarle plata a diversos grupos de personas: pensiones, jubilaciones, salarios o subsidios.

Ahora bien, más allá de qué tanto se justifican los distintos casos y qué provecho tenga eso para la sociedad, la “inversión social”, 1º no genera recursos con que pagar el déficit (manejarlo, digamos) y, 2º se transforma en demanda” subrayó De Posadas, agregando en su análisis que el déficit va de la mano de la inflación.

Sostuvo que el gasto público “no explica la alta inflación” y advierte que “por un momento pareció que el gobierno reconocía a la presión salarial como fenómeno inflacionario, al aconsejar la desindexación en las negociaciones salariales, pero como eso levantó flor de polvareda…” A sus palabras le contestó muy bien Alvaro García.

La receta está bien clara: nada de “inversión social”, nada de salarios que se acompasen con la economía. Por algo los que compiten en las elecciones no quieren hablar de economía. Capaz que alguna promesa rápida al aire tiran, pero para hablar de verdad está De Posadas. Aunque para los que quieren llegar al gobierno sería mejor que no se salga de “Por la positiva”… ¿O no?

14
ago
14

Artigas … el ovidado del norte

Un espejo que era entrega pura

escribe: Patricia Ayala / Intendenta de Artigas

 

En estos años de gobierno frenteamplista es mucho lo realizado aunque aún restan cosas por hacer, pero lo importante es saber que dentro de lo hecho estamos colaborando al desarrollo que se traduce en una mejor calidad de vida para todos, en especial los más humildes.

En los últimos años de gobierno frenteamplista, se ha venido avanzando en políticas sociales que han mejorado la vida de los uruguayos: hoy ya casi no tenemos en el país indigentes, sí aún hay personas que viven en la pobreza, que aún no cuentan con su trabajo o vivienda propia, pero sí es sabido por todos que aquella idea de nuestro presidente de que todo uruguayo comiera su plato de guiso, hoy es realidad.

La gente hoy ha levantado su nivel de exigencia justamente porque cuenta con determinadas necesidades básicas colmadas. No quiero que se entienda con esto que ya todo está, que no se necesita más; todo lo contrario, una primera parte se ha logrado, pero falta mucho más. Más vivienda, más trabajo, más y mejor educación, más salud. Por eso es que estamos convencidos de que la llegada del FA al gobierno nacional y departamental (en aquellos departamentos que así lo logró) ha sido lo mejor para todos.

Es verdad que muchos que por ahí leen este artículo dirán “a mí no me tocó aún”, pero también es verdad que queremos que también a ti te toque.

Cuando escribimos estos artículos, cuando hablamos a través de un medio de prensa, no sabemos bien quién lo leerá o escuchará. Quizás no a todos a quienes queremos que les lleguen las reflexiones, las cuales siempre tienen el objetivo de compartir, pensar, opinar, discutir para generar un cambio, personal o colectivo, que son los cambios que pretendemos o perseguimos desde hace mucho.

Hace pocos días atrás en Artigas falleció Rosalino “Bebe” Da Silva, un veterano frenteamplista, referente para muchos de nosotros en todo sentido: como persona, padre, esposo, militante, compañero, ejemplo de vida, quien dedicó su vida a lo social, a darle una mano al otro. Era de los pocos “viejos” que van quedando, que crearon y construyeron esta herramienta que fue y sigue siendo tan vigente y necesaria: el Frente Amplio. Amigo de Pocholo, de Dolores, de Pablo y de muchos más. Veteranos que sirven de espejos limpios para poder reflejarnos los más jóvenes. Ejemplos que daban de sí todo lo mejor, porque estaban convencidos de que así se lograría una sociedad más justa y solidaria, pero no para estar en algún cargo o lugar en una lista, sino que era entrega pura.

Tomemos su ejemplo, continuemos su camino, tenemos que trabajar para continuar logrando los cambios necesarios para construir esa sociedad anhelada históricamente por los frenteamplistas, que al llegar a la institucionalidad hemos avanzado, pero no podemos dejar de recorrer las rutas militantes del diario vivir, colaborando para que surjan grupos de gente organizada, (barriales, laborales, rurales, deportivas, etc.), donde aportemos para construir la demanda y la contrapartida. Donde pongamos de nosotros lo que tengamos que poner para que la sociedad civil organizada por un lado y las instituciones por otro podamos aunar esfuerzos y recursos para elevar la apuesta.

Para que lo que ellos vivieron en el pasado, por lo que estamos haciendo en el presente, valga la pena, debemos redoblar esfuerzos juntos, más unidos que nunca, trabajando con esta hermosa herramienta que ellos todos nos brindaron. Está en nosotros mantenerla, reforzarla, cuidarla, protegerla, pero sobre todo hacerla funcionar rescatando todos aquellos valores que a ellos los hizo crearla.

¡El Frente unido jamás será vencido!

¡Juntos por tercera vez!

¡Hasta la victoria siempre!

12
ago
14

hugo chavez

 
Chávez, 60 años
 
Si yo me callo, gritarían las piedras de los pueblos de América Latina que están dispuestos a ser libres de todo colonialismo después de 500 años de coloniaje.” (Hugo Chávez, entrevista radiofónica, 10 de noviembre de 2007)

 

En el día de hoy, 28 de Julio, Chávez habría cumplido 60 años. Prematuramente hemos sido privados de uno de los “imprescindibles” en la dura y larga batalla por la Segunda y Definitiva Independencia de Nuestra América. Más allá de la discusión que subsite al interior del campo antiimperialista –no siempre lo suficientemente sabio como para distinguir con claridad amigos de enemigos- lo cierto es que Chávez marca un antes y un después en la historia de América Latina y el Caribe. Si Fidel fue el gran estratega de tantas batallas libradas contra el imperialismo y el colonialismo, en Nuestra América como en África y Asia, Chávez fue su eximio mariscal de campo a la hora de encarar, en Mar del Plata, en Noviembre del 2005, la batalla decisiva que hundiría el más ambicioso y largamente acariciado proyecto del imperialismo norteamericano en el hemisferio para todo el siglo XXI: el ALCA.

Nutrido por las enseñanzas de Simón Bolívar y por su amigo y maestro cubano (Fidel fue para Chávez lo que Simón Rodríguez fuera para Bolívar); por su inagotable voracidad intelectual que lo hacía estudiar y leer día y noche; y por las lecciones extraídas de sus luchas contra la oligarquía y el imperialismo, el bolivariano fue completando su formación política hasta convertirse, también él, en el gran estratega de la resistencia y la ofensiva antiimperialista en Nuestra América. La UNASUR y la CELAC tienen el sello indeleble de Chávez, como también lo tienen el ALBA, el Banco del Sur, Petrocaribe, TeleSUR –amén de los por ahora frustrados Petrosur y el Gasoducto del Sur- y tantas otras iniciativas continentales surgidas de su patriótico latinoamericanismo. Al principio aquellas fueron descalificadas por muchos políticos e intelectuales de la región como producto de una incontenible megalomanía de Chávez, o de su exaltada “imaginación tropical”. Pero a poco andar, con el fragor de la lucha de clases y la guerra mediática, económica, política y cultural desatada por el imperialismo para reconquistar el control de nuestros países y regresarlos a la condición semicolonial existente en vísperas de la Revolución Cubana aquellos proyectos se revelaron como las únicas alternativas realistas ante las pretensiones de dominio de Washington. Chávez logró con su prédica y con sus acciones que se hiciera carne en este continente la idea de que la unidad de los países latinoamericanos y caribeños era condición ineludible, inexorable, de su supervivencia como entidades independientes. Que de persistir en la desunión astutamente azuzada por el imperialismo nuestro destino no sería otro que el de ser devorados por él, perdiendo no sólo nuestras riquezas sino nuestra independencia, nuestros valores, nuestra lengua, nuestra cultura. Todo, incluyendo nuestra dignidad.

A esta clarividencia político-estratégica Chávez sumaba una fuerza de voluntad excepcional, una sobrehumana capacidad de trabajo y un carisma y simpatías personales que lo tornaban un interlocutor irresistible y un protagonista político de primer orden. Tenía todo lo necesario para llevar exitosamente a la práctica un proyecto de unidad latinoamericana y caribeña, y por eso nuestros enemigos: el imperialismo y sus aliados, percibieron con claro instinto de clase el peligro que entrañaba su protagonismo continental. Por si lo anterior fuera poco fue Chávez quien, en medio de la noche neoliberal, reinstaló en el debate público latinoamericano -y en gran medida internacional- la actualidad del socialismo. Más que eso, la necesidad del socialismo como única alternativa real, no ilusoria, ante la inexorable descomposición del capitalismo, denunciando las falacias de las políticas que procuran solucionar su crisis integral y sistémica preservando los parámetros fundamentales de un orden económico-social históricamente desahuciado.

Por eso pusieron en marcha un plan para acabar con Chávez, como antes lo hicieron con el Che, con Jaime Roldós, con Omar Torrijos, con Juan José Torres, con los generales democráticos chilenos Carlos Prats y René Schneider, con Patrice Lumumba en el Congo y con tantísimos otros líderes políticos que tuvieron la osadía de desafiar los designios del imperialismo. Más pronto que tarde sabremos la verdad de las causas de su muerte. Ya aparecerán nuevas revelaciones de los documentos secretos del gobierno de Estados Unidos en donde los detalles de tan perversa operación salgan a la luz del sol. Pero si acabaron con su vida no pudieron hacerlo con su ejemplo y su legado, que se fortalecen día a día. Ocurrirá con él lo que con el Che: su muerte, lejos de borrarlo de la escena política agigantará su presencia y su gravitación en las luchas de nuestros pueblos. Por una de esas paradojas que la historia reserva sólo para los grandes, su muerte lo ha convertido en un personaje inmortal.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

10
ago
14

izquierda en latino america

 
La nueva izquierda en la era neoliberal
 
Las referencias fundamentales para entender el mundo contemporáneo vienen de la hegemonía imperial estadunidense y del modelo neoliberal dominante. Ser de izquierda en la era neoliberal es luchar por un mundo multipolar y por la construcción de un modelo de superación del neoliberalismo, de uno posneoliberal.Son referencias globales que afectan a todos nuestros países y pueblos, cualquiera que sea el continente donde se encuentren. El final de la guerra fría resultó en un mundo unipolar bajo la hegemonía imperial estadunidense, que ya no encontraba límites para ejercer su dominación. El tiempo de la Pax Americana es de más guerras que afectan la vida de gente de todos los continentes, de forma directa o indirecta. Es el tiempo de un poder que busca militarizar los conflictos para tratar de resolverlos por medio de la fuerza.

El modelo neoliberal surgió del agotamiento del patrón de desarrollo industrial comandado por las grandes corporaciones, que marcó el ciclo del más grande periodo de expansión económica del capitalismo.

La izquierda se reorganizó para resistir al modelo neoliberal y a la acción imperial estadunidense, con éxitos distintos. Si el neoliberalismo había tenido en América Latina el continente donde más se había propagado y en sus modalidades más radicales, fue justamente ahí que la resistencia y la reacción fue más fuerte. Después de las crisis de México en 1994, de Brasil en 1999 y de Argentina en 2001/2002 –las economías más grandes–, el fracaso del modelo neoliberal y las luchas de resistencia permitieron elegir gobiernos posneoliberales en Venezuela, Brasil, Argentina, Uruguay, Bolivia y Ecuador, gobiernos que siguen dirigiendo a sus países hasta hoy.

Se constituyó así una nueva izquierda que ha incorporado la comprensión de las nuevas condiciones de lucha en el contexto de las grandes y regresivas trasformaciones por las que había pasado el mundo al final de la guerra fría y en el ascenso del modelo neoliberal. Líderes como Hugo Chávez, Lula, Néstor Kirchner, Evo Morales y Rafael Correa pertenecen a esa nueva izquierda.

No sucedió lo mismo en otros países de la región; el caso más significativo es México, una de las naciones pioneras en la introducción del neoliberalismo en Latinoamérica. A pesar de todos los daños que el país sufrió y sigue sufriendo, su izquierda no ha logrado todavía llegar al gobierno. Fue una que no logró –al contrario de otras naciones del continente– colocar el modelo neoliberal y sus fracasos en el centro del debate, favoreciendo que la alternancia entre los partidos de derecha se diera, en lugar de alcanzar una victoria.

Esos gobiernos y fuerzas de izquierda de América Latina viven cierto nivel de aislamiento a escala internacional, a pesar del reconocimiento de sus éxitos, aun en el contexto internacional de sobrevivencia del neoliberalismo, que es uno de los elementos de debilidad de esos gobiernos, pero que no dependen de sí mismos, sino de que la comprensión que esas fuerzas han tenido se propague hacia otras regiones del mundo, especialmente hacia la izquierda europea.

Esta fue una víctima concentrada de las trasformaciones que ha vivido el mundo. Con el fin de la URSS, sus efectos sobre las alianzas en la izquierda, así como en la adhesión de la socialdemocracia al modelo neoliberal, ha desfigurado completamente la izquierda como históricamente se había constituido en décadas anteriores en Europa. El resultado es una debilidad que como nunca la izquierda había tenido desde mucho tiempo. Sea la incomprensión del papel de la hegemonía imperial estadunidense, sean las trampas en que ha caído respecto del neoliberalismo, lo cierto es que la izquierda del siglo XXI, posneoliberal, da ahora sus primeros pasos para constituirse en países como Grecia y España, entre otros.

Del fortalecimiento, constitución y la articulación entre los distintos sectores de la nueva izquierda –la del siglo XXI, la posneoliberal– dependen la superación de la hegemonía imperial estadunidense y el modelo neoliberal.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2014/07/26/index.php?section=opinion&article=019a1pol

06
ago
14

tabaré vázquez

TABARÉ EN LOS BARRIOS

Mano a mano con los vecinos

escribe: Dari Mendiondo

El inicio del mano a mano con los vecinos de Montevideo fue en Paso de la Arena, punto de reunión: escenario Carlos Caffa, el emblemático vecino que el Municipio A y el Concejo Vecinal decidieran incorporar en la memoria histórica del Barrio. Zona urbana y rural, más lo segundo que lo primero, lo reciben con alegría y calidez.

De ahí al Cerro, a la Terminal. Junto a Raúl Sendic se sube a un ómnibus 137, generando una imagen insólita en una campaña electoral. Tabaré, el candidato, de pasajero, dialogando con el guarda y el pasaje. Esas imágenes recorrieron el Uruguay y el mundo, marcando desde el pique una distinción. Como dijera Tabaré (ante los empujes y presiones de los otros candidatos opositores y, por supuesto, los grandes medios interesados en el “cash” ¿cómo no va a haber debate?) el debate lo haré con tres millones de uruguayos y uruguayas.
Y así, Plaza Lafone, caminando, comiendo y compartiendo una torta frita que le obsequió una señora que las vende. Luego el reencuentro con su niñez: la escuela, sus condiscípulos, Romero y los nombres de sus varios hermanos, el histórico tejano “pinchazo” Bagnado y sus anécdotas de pesca en el Pantanoso de antaño, en bote de remos, un primus, una sartén y aceite para hacer la “fritata”.

Y las banderas que firma, y luego el encuentro con el alcalde y los concejales municipales; todo es firma, compañerismo y adhesión, fotografías, también reclamos que escucha, porque sabe escuchar. Él es médico, sus oídos escuchan, siempre escuchará, atento, sensible; siempre en él está una mirada lúcida, esa especie de remanso de las aguas del río en el atardecer.
Tiene el don de atraer y brindar confianza y la gente responde; ahí le habla Daniel, el pizzero que estaba en el Bar La Razón y hoy está en L.A. de Herrera y Gualeguay: viene a buscar la firma para la bandera del FA, y a agradecer que tiene vivienda -“aquí, en La Unión”- y eso fue por el Plan de Viviendas del gobierno de Tabaré. Gilberto Castro, hijo de la mártir María del Carmen Díaz, internado en el 2do. piso del Hospital Pasteur, no puede allegarse hasta la Plaza Restauración, pero cuenta entusiasmado la anécdota de cómo los médicos y enfermeras se asomaban a los ventanales para celebrar la presencia de la fórmula del Frente Amplio, Tabaré-Sendic; y en el barrio San Antonio, donde 327 hogares fueron realojados, ahí en Instrucciones y Propios, Tabaré camina, se detiene, le hacen preguntas, visita las viviendas, le explican que las hay de 1, 2, 3 y 4 dormitorios, y a la vez dialoga con los niños, firma tarjetas, papelitos… “no, este no te lo firmo porque es el cuaderno escolar”.

Y ¿qué decir del histórico Ombú, donde la gente lo acompaña hasta la novel sede para el Club Miramar Misiones?
Y también en el Buceo, allí donde estaban antiguamente las cinco canchas de fútbol de la Liga del Buceo -del Colegiales, del Bustamante, Avanzar, Misterio y el San Ramón- donde hoy están las viviendas de Ignacio Rivas; y más arriba, hacia Propios, donde existía el Cementerio Viejo, también ahí se construyeron edificios de apartamentos. Buceo, barrio del “macho lungo”, del “negro” Fausto, de Burgueño, de añoranzas negras, tamboriles y Rosa Luna, barrio de ranchos de obreros, pescadores, lavanderas y picapedreros, en la frontera de La Mondiola (hoy Pocitos Nuevo) con su emblemático tango Garufa; todas ellas historias del ayer humilde de una zona laboriosa, aunque hoy distinguida por el privilegio de estar de cara al mar.

Sí, Tabaré en los barrios; del Buceo a Lezica, al Complejo América, donde es recibido con algarabía, y así transcurren las caminatas de Tabaré en su Montevideo, que lo vio nacer y que con alma y fe en 1989 agarró en ruinas, siendo el primer intendente de izquierda en Uruguay. Entre otras cosas, a 25 años de gobierno frenteamplista, se puede decir que Montevideo es la primera capital del país y América Latina que le brindará saneamiento en 2015 al 95% de la población; no es casualidad que no tengamos cólera.

Y podríamos seguir así, relatando que cuando fue intendente entabló amistad con Nin Novoa, en ese entonces intendente de Cerro Largo, y hoy Rodolfo está en el Frente Amplio y alcanzó a ser vicepresidente de la República, incluyendo en la política de izquierda su veta wilsonista.

Tabaré no es, como dice maliciosamente la oposición, una figurita quemada. Tabaré fue, es y será -ahora por segunda vez- el Presidente de los Uruguayos, y así seguir construyendo un país cada vez mejor.

¡Ah! Ya lo dijo: los estancieros tendrán que pagar el impuesto de Primaria; es decir, la ley pareja para todos ¿está claro?

04
ago
14

luis batlle berres

En 1966 Gestido llegó al gobierno apoyado por exsenadores de la 15

Fragmentación del Batllismo tras la muerte de Luis Batlle

 
 

escribe: Luis Casal Beck

La muerte de Batlle Berres (15/7/1964) provocó un lucha por su sucesión en su sector, Hubo internas en la lista 15, que ganó su hijo Jorge Batlle Ibañez. Se apartó Amílcar Vasconcellos, que era contrario a la reforma constitucional presidencialista que impulsaba Batlle Ibañez. Rompieron con la 15, varios legisladores (Segovia, Roballo, Flores Mora), que formaron un Frente Colorado de Unidad, con cuyo apoyo, el general Oscar Gestido, se impuso en las elecciones de 1966.

En 1958 los blancos llegaron al gobierno después de casi un siglo, imponiéndose por una diferencia de 120 mil votos a sus tradicionales rivales, los colorados (49,68 % contra el 37,70 %); en 1962, retuvieron sus posiciones de poder, pero por una diferencia de solo 24 mil sufragios (46,54 %; 44,51 %).

Todo hacía pensar que en las elecciones de 1966, el Partido Colorado cuyo líder más popular desde la segunda mitad de la década de 1940 era Luis Batlle Berres –el caudillo renovador, de la lista 15-, recuperaría el timón estatal.

Pero en julio de 1964, Batlle Berres, de 66 años, falleció inesperadamente a causa de un infarto al corazón. Estaba en plena batalla. Conducía la fracción más poderosa de su partido (dos Consejeros Nacionales, 8 senadores, 26 diputados, el control de varios gobiernos departamentales, como Montevideo); dirigía un diario (“Acción”), y una radio (“Ariel).

En su última comparecencia electoral (1962), la quince había conquistado 277.259 votos, distanciándose del batllismo catorcista (Unión Colorada y Batllista, Oscar Gestido, electo Consejero Nacional, con 167.085), y la recién creada lista 99 de Zelmar Michelini y Renán Rodríguez (76.510).

La muerte de Batlle Berres desató una disputa por su sucesión, en aquella agrupación tan importante, que finalmente fue zanjada en internas (29/XI/1965), de las que emergió triunfador el hijo mayor del caudillo colorado: el abogado Jorge Batlle Ibáñez, que era diputado por Montevideo desde 1959, y tenía una dilatada trayectoria en la redacción política de “Acción”.

El nuevo conductor, que fue apoyado por uno de los dos Consejeros de Gobierno de la 15 (Alberto Abdala), simpatizaba con “el viejo liberalismo económico”, como llegó a señalar años después (lo que lo distanciaba de su progenitor, y su política estatista, de fuerte dirigismo), y defendía con calor una reforma constitucional presidencialista (ver “La Nueva Constitución”, de Julio Ma Sanguinetti y Alvaro Pacheco Seré, Alfa, julio de 1971).

En las elecciones de 1966, se postuló por primera vez al gobierno. Tenía 39 años. Era muy locuaz y propositivo.

Su corriente se denominó “Unidad y Reforma”. En aquel comicio, resultaron electos senadores Abdala (que pasó a la vicepresidencia de la República, al morir Gestido en 1967), Héctor Grauert, Luis Hierro Gambardella, Alfredo Lepro, Eduardo Paz Aguirre, Carlos M Fleitas. La lista 15 por Montevideo, estuvo encabezada por Julio Ma Sanguinetti.

En la quince, la desaparición de Batlle Berres en julio de 1964 provocó crispaciones, fuertes luchas de poder, y realineamientos varios. El otro Consejero de Gobierno del sector, Amílcar Vasconcellos, el número dos al Consejo Nacional en 1962 (ver recuadro), un batllista de concepciones colegialistas, rompió con la 15 de Jorge Batlle, formando una agrupación nueva (lista 315) integrada por algunos notables del “batlleberrismo” (caso de Alberto Zubiría, presidente del gobierno colegiado en 1956), parlamentarios (Jorge Vila, etc), miembros de los gobiernos departamentales (Ponciano Torrado), y de otras corrientes batllistas (de la 14, de la 99, como el senador Renán Rodríguez, otro colegialista); y tuvo el apoyo del diario “El Día”, fundado por José Batlle y Ordóñez en 1886.

La quince, sufrió asimismo una escisión de varios legisladores, que si bien eran partidarios de una reforma constitucional que pusiera término al ciclo de los gobiernos colegiados iniciado en 1952, no reconocían la autoridad de Jorge Batlle.

Entre ellos se encontraban los senadores Glauco Segovia, Alba Roballo, Justino Carrera Sapriza, Teófilo Collazo; diputados de mucha gravitación (Manuel Flores Mora. Luis Riñón Perret, etc), y otros dirigentes.

Todos ellos, integraron un Frente Colorado de Unidad, que en las elecciones de 1966 respaldó la candidatura presidencial de Oscar Gestido. Fue con el apoyo electoral proporcionado por estos exlegisladores de la 15, que Gestido le ganó a Jorge Batlle, en aquella instancia comicial, y desplazó a esa corriente del gobierno de Montevideo (Segovia resultó electo Intendente de la capital del país).

Al núcleo central del “gestidismo” (Unión Colorada y Batllista, cuya lista al Senado encabezó Augusto Legnani, con 126.477 votos), se sumó este “frente” de los exparlamentarios de la 15, que aportó 135.472 votos (cuatro senadores electos, entre ellos Roballo y Flores Mora).

Gestido, un militar retirado con fama de administrador honesto (exjefe del Ejército, uno de los pioneros de la aviación militar, titular en Pluna y en AFE, Consejero de Gobierno entre 1963 y 1966, por la minoría), ofreció la candidatura a la vicepresidencia a varios dirigentes colorados importantes (Michelini, que prefirió encabezar su propia fórmula; el embajador Julio Lacarte Muro, que se inclinó por acompañar a Jorge Batlle), hasta que se decidió por el diputado por Montevideo, Jorge Pacheco Areco, alejado de la dirección de “El Día”, por considerar que una reforma constitucional presidencialista era imprescindible.

En una campaña signada por este tema (la “culpa” de la crisis y de la inoperancia del gobierno, era atribuida, en buena medida al régimen colegiado; y no al modo en que funcionaban los partidos políticos, muy fraccionalizados, sin autoridades centrales, ni propuestas reales de cambio; que seguían recurriendo a practicas clientelísticas), se desarrolló la movilización electoral de 1966.

El proyecto de reforma interpartidario (papelete naranja), se impuso ampliamente el 27 de noviembre. Triunfó el Partido Colorado, y dentro de él, la fórmula Gestido-Pacheco Areco (262.040 votos); en segundo lugar, se ubicó el bonomio Jorge Batlle-Lacarte Muró (215. 642). Los quincistas disidentes resultaron claves para consagrar la victoria de Gestido, que estaría pocos meses en el gobierno. Falleció en diciembre de 1967, dando inicio a otra historia con Jorge Pacheco Areco como gobernante..

Últimas elecciones en las que intervino Luis Batlle (25 de noviembre de 1962)

Partido Colorado: 521.231 votos

Lista 15 (Batlle Berres) 277.259
UCB (Oscar Gestido) 167.085
99 (Michelini-Rodríguez) 76.510

–Candidatos de la 15 al gobierno colegiado

Luis Batlle Berres
Amílcar Vasconcellos
Alberto Abdala
José Acquistapace
Julio Lacarte Muró
Enrique Rodríguez Fabregat

Consejeros Nacionales electos

Amílcar Vasconcellos y Alberto Abdala, al renunciar Batlle que
optó por integrar el Senado

Los legisladores del quincismo ( 8 senadores, 26 diputados)

Senado: Batlle Berres, Carlos Fischer, Héctor Grauert, Alba Roballo, Luis Tróccoli, Glauco Segovia, Justino Carrere Sapriza, Teófilo Collazo.,

Diputados por Montevideo: Luis Hierro Gambardella, Manuel Flores Mora, Angel Panizza Blanco, Jorge Vila, Jorge Batlle Ibáñez, Luis Riñón Perret, Fernando Elichirigoity, Elsa F. de Borges, Julio Ma Sanguinetti, Dora C. de Millor, Donato Cartolano.

Autoridades departamentales. La 15, logró el control de varios gobiernos municipales. El más importante fue el Montevideo. De los 7 miembros de su Concejo Departamental, cuatro pertenecían a la 15: Ledo Arroyo Torres (presidente del cuerpo), Fermín Sorhueta, Ponciano S. Torrado, Elías Crocci.

Fuente: Senado de la República. Elecciones Uruguayas de 1962, por Julio T Fabregat. 1964

Victoria de Jorge Batlle y fractura de la lista 15

“La herencia populista”

En julio de 1965 murió (Luis) Batlle Berres, desatándose en la “15” una dura lucha por el liderazgo, que enfrentó a los consejeros (de Gobierno) del sector: (Alberto) Abdala, y (Amilcar) Vasconcellos y al hijo del líder, el entonces diputado Jorge Batlle Ibañez.

Este logró imponer su hegemonía tras las elecciones internas (de la 15) de 1965, con el sector denominado “Unidad y Reforma” (al que adhirió Abdala), produciéndose sucesivos alejamientos de la matriz quincista: Amílcar Vasconcellos, Alberto Zubiria, Ponciano Torrado, Carlos Queraltó, entre otros, conformaron un agrupamiento identificado con la lista “315”; Glauco Segovia, Manuel Flores Mora, Alba Roballo, Justino Carrere Sapriza y Teófilo Collazo, integraron un “Frente Colorado de Unidad”.
Las elecciones de 1966 encontraron al Partido Colorado excesivamente fragmentado y con reagrupamientos internos que nuevamente barrieron los alineamientos tradicionales, liquidando viejas identificaciones ideológicas, aunque apuntando –débilmente-, a intentos de defensa de la ortodoxia batlista.
Se presentaron cinco fórmulas presidenciales.

La que se impuso en el lema, fue la conformada por Oscar Gestido y Jorge Pacheco Areco (exdirector de “El Día”, del que se alejó al adherir al reformismo presidencialista; aceptó la postulación vicepresidencial luego de sucesivas negativas a integrar la formula gestidista de Zelmar Michelini, Héctor Luisi, y Julio Lacarte Muro), sustentada por la “Unión Colorada y Batllista” y el “Frente Colorado de Unidad” (conformado por los senadores ex quincistas), y que obtuvo 262.040 votos.

Le siguió en fuerza electoral la fórmula Jorge Batlle Ibáñez-Julio Lacarte Muró, levantada por “Unidad y Reforma”, que logró 215. 642 votos. En tercer término se ubicó la fórmula Amílcar Vasconcellos-Renán Rodríguez, articulada sobre la base de elementos de la “15” (Vasconcellos, Zubiría, Mastalli, Queraltó, Vila, Torrado), de la “99” (Renán Rodriguez), y de la “14” (Orestes Lanza, Bautista López Toledo); contó con el apoyo de “El Día” en virtud de su definición colegialista y su rechazo al proyecto de reforma(presidencialista) “naranja”, y logró 77.476 votos.

En cuarto lugar, estuvo la fórmula Zelmar Michelini-Aquiles Lanza, sustentada por la “99”, deteriorada electoralmente (solo alcanzó 48.022 votos), como consecuencia del alejamiento de algunas de sus figuras relevantes (Renán Rodriguez, Delfos Roche, entre otros), contrarias a la definición presidencialista del sector.

Por último, un reducido núcleo, también opuesto al reformismo anticolegialista, levantó la fórmula Justino Jiménez de Aréchaga-Nilo Berchesi, obteniendo apenas 4.064 votos (…)

Evaluando los resultados electorales, Vasconcellos emitió un juicio que si pudo parecer arriesgado en su momento, resultó confirmado por los acontecimientos posteriores: “fue un triunfo del Partido Colorado, pero una derrota del Batllismo”.

(“El Uruguay de Nuestro Tiempo 1958-1983, los partidos políticos”, Carlos Zubillaga, Romeo Pérez Antón. Centro Latinoamericano de Economía Humana (CLAEH), con los auspicios del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales,CLACSO, 1983)

02
ago
14

hospital maciel … uruguay

La transformación del Maciel

 

 

Durante casi toda su existencia, el hospital Maciel fue un pobre hospital para pobres. Ahora, sigue siendo un edificio histórico, pero dentro hay un hospital de primer mundo. Es pertinente ocuparse hoy de la gestión del Dr. Álvaro Villar al frente de él, porque en la semana acaba de inaugurar una serie de salas y mejoras tecnológicas.

Pero también, porque el episodio de sobrefacturación de limpieza en el pasado puede salpicarla inmerecidamente. En lo único que tuvo que ver Villar fue haber pedido que a su antecesor se lo trate con respeto, que es algo plausible.

El pasado jueves 17 fueron inauguradas salas de Alta Dependencia de Enfermería, denominadas “Dr. Francisco Soca”, que son únicas en el país. A estas se sumarán un comedor de funcionarios, los laboratorios de bacteriología y de microcirugías, y de hematología del hospital de Día, que estarán prontos en unos días.

Estas son solo algunas de las mejoras edilicias y de hotelería de la administración de Villar. Que se suman a las realizadas en materia médica, donde se cuenta con cátedras de la Facultad de Medicina para las principales especialidades. El histórico tercer piso fue reconstruido con quirófanos únicos en el país, hay sala de teleconferencias para la capacitación continua.

Las salas de alta atención de enfermería, con habitaciones semiprivadas, están diseñadas para ser polivalentes y desagotar los CTI de pacientes que requieren vigilancia pero no tanta tecnología, como operados que despiertan de la anestesia, pacientes que ingresan en emergencia o que tienen alguna crisis que requiere observación. Pero, como en invierno aumentan los cuadros respiratorios agudos, estas salas podrán servir como ampliación del CTI evitando tener todo el año una serie de camas ociosas en éstas unidades.

Por otro lado, agregamos para mostrar que todo el concepto mira al futuro, la sala está equipada con tecnología informática con conexión a Internet de alta velocidad, con la cual “los médicos podrán ingresar digitalmente las medicaciones y los tratamientos indicados para los pacientes mediante. Recetas electrónicas que así llegan al mostrador de Farmacia. O sea, son una avanzada de la historia clínica electrónica en tiempo real.

La reseña vale porque un político, que cuando fue ministro de Salud Pública no se caracterizó por haber hecho avanzar al Maciel, ha pedido la renuncia de Villar “por sensibilidad”. La sensibilidad de Villar está con sus pacientes. Si renuncia, perdemos todos.

De diario La República / Uruguay




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.