19
sep
10

pensadores latinoamericanos: haya de la torre

Haya de la Torre: el nacionalismo burgués

Julio A. Louis – Profesor investigador

Para avanzar en la más que necesaria reseña histórica y teórica se debe reiterar que en vísperas de la Primera Guerra Mundial, los buenos precios de las materias primas, la masiva afluencia de capitales y la rivalidad interimperialista, mejora la situación de algunos países como los rioplatenses, posibilitando experiencias reformistas (batllismo e irigoyenismo). En términos globales en esos años se suaviza la lucha de clases de Europa occidental pero se agudiza a nivel mundial. Son ejemplos la Revolución Rusa de 1905, las luchas en los Balcanes, la Revolución Mexicana de 1910, los levantamientos nacionalistas de la India, la caída de la monarquía imperial y la instauración de la República China con Sun Yan-sen como presidente, las huelgas y el crecimiento anarquista en el Río de la Plata. El centro de la tempestad revolucionaria se desplaza hacia la periferia colonial y dependiente. Mientras se dirime la Primera Guerra Mundial (1914-1918), la Revolución Rusa de 1917 (en dos fases: la de marzo y la bolchevique de noviembre) sacude al mundo y brinda un ejemplo influyente para el proletariado, la intelectualidad y las masas populares. Esa Revolución sumada a la crisis social de posguerra de los años 20, abona el terreno para el socialismo con ricos debates internacionales. Es célebre el de la Tercera Internacional (comunista) con dos pensadores de altísimo nivel: Lenin y Roy, líder de India. Y en “nuestra América” es en Perú -uno de los “países retardados” al decir de Mariátegui, en relación a los sudamericanos del Océano Atlántico o Chile, más modernizados y con tradición socialista- que la polémica ideológico-política alcanza su cenit. Víctor Raúl Haya de la Torre (1895-1979) funda el APRA (Alianza Popular Revolucionaria Americana, 1923 ) y José C. Mariátegui (1895-1930) el Partido Socialista de Perú (1928) adherido a la Tercera Internacional.

La Reforma Universitaria de Córdoba (1918) aflora latinoamericanista, popular, nacionalista, socializante. El APRA es un fruto político trascendente de ella, pues rebasa al Perú e influye sobre otros partidos y líderes, como Rómulo Betancourt y Acción Democrática en Venezuela o José Figueres en Costa Rica. Propone una estrategia nacional-antiimperialista y una táctica para construir un partido de masas. Haya, si bien sostiene que el capitalismo coexiste con el feudalismo -que supone preexistente- cree que el capitalismo es introducido por el imperialismo, que cumpliría en América Latina el papel histórico de la modernización capitalista de los países de Occidente. El capitalismo es una etapa “que no puede pasarse por alto”. “En estos países la primera forma del capitalismo moderno es la del capital extranjero imperialista.” (“El anti-imperialismo y el APRA”. 1936) Así hace la apología del imperialismo y sería errónea la concepción de Lenin de que el imperialismo estrangula y deforma el desarrollo; por el contrario, sería un agente progresista transformador del atraso.

El imperialismo en América Latina, efectivamente moderniza la comercialización, las comunicaciones, los transportes y la urbanización, con vistas a la exportación de materias primas. Mas dicha modernización no se concibe para desarrollar relaciones armónicas en los países dependientes, sino para vincular los centros de producción con los puertos de embarque. El capitalismo en las metrópolis universaliza el salario, crea un mercado interno interrelacionado, forma un capital nacional reproductivo, interconecta el territorio e independiza el comercio exterior. Pero esa red tejida no es la que impone en América Latina.

Para Haya la liberación nacional se alcanzaría por una revolución antiimperialista y antifeudal. La herramienta sería un movimiento policlasista dirigido por las capas medias (el APRA). A través de un capitalismo de Estado se reactivaría la economía y estimularía la industria nacional y el desarrollo agrario. Propone nacionalizaciones de las principales empresas en manos del capital monopólico, reivindica los derechos de las comunidades, proyecta una Federación de Estados Latinoamericanos. La futura evolución social crearía condiciones para la revolución socialista. Esa división en ‘etapas’ o compartimentos estancos de la revolución burguesa y la revolución socialista era la del menchevismo y la del stalinismo. Mas desde la contrarrevolucionaria década del 30, Haya y el aprismo retroceden hacia la conciliación con el imperialismo: apoyan la política de F. D. Roosevelt del “Buen Vecino”, reclaman la paternidad de la “doctrina Rodríguez Larreta” de intervención contra la Argentina peronista y acentúan su anticomunismo.

Después los desarrollistas, los cepalianos y los que apuestan a la inversión extranjera como principal factor del “despegue” serán sus discípulos. Ahora aquella polémica se reedita entre quienes creen posible el desarrollo nacional dirigido por “las capas medias” en el sistema capitalista y los que sostenemos que la liberación nacional sólo se logrará en la medida que se combine con las tareas anticapitalistas lideradas por los trabajadores.

About these ads

0 Responses to “pensadores latinoamericanos: haya de la torre”



  1. Dejar un comentario

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: